Así se Financia el Estado Islámico

0
168

La habitual franqueza de Vladímir Putin ha puesto el dedo en la llaga sobre la razón de ser del Estado Islámico. «La financiación de Estado Islámico proviene de 40 países, entre ellos varios del G-20», afirmó este lunes el presidente ruso en la reunión del G-20 en Antalya (Turquía). ¿A qué países se refiere Putin? ¿Cómo se ha convertido en pocos años el Estado Islámico en la organización terrorista más rica del mundo, según la revista Forbes?

A pesar de que su existencia es relativamente reciente, Estado Islámico cuenta con unos ingresos estimados de 1.864 millones de euros anuales, que proceden en su mayoría del tráfico de petróleo y del robo de bancos, pero que también incluye donaciones particulares.

«Tradicionalmente se ha dicho que las petrofortunas del Golfo han financiado a grupos salafistas, entre ellos al Estado Islámico en su génesis. Cuando Putin hace referencia a esos 40 países que financian a Daesh se entiende que está hablando de las donaciones procedentes de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Kuwait o Qatar», explica Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor de la Universidad de Alicante y experto en Oriente Medio de la Fundación Alternativas. Estas donaciones privadas suponen un tercio del total de sus recursos económicos disponibles; si bien, se encuentran en retroceso frente a otros ingresos emergentes como el petróleo.

En 2014 se rompe «el cordón umbilical»

A partir del verano de 2014, no en vano, la organización terrorista vivió su particular metamorfosis, lo cual le permitió «romper el cordón umbilical» con los países del Golfo. «Al conquistar amplios territorios en Irak y Siria adquieren flujos de ingresos propios y empiezan a tomar decisiones incluso más radicales al no depender de otros», apunta Álvarez-Ossorio. Lo primero que les facilitó las conquistas de territorios fue acceder al dinero guardado en los bancos nacionales y a un patrimonio artístico que han comercializado en el mercado negro. Las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí elevan la cantidad robada el año pasado en los bancos de Mosul hasta los 1.000 millones de dólares (755 millones de euros).

Pero más allá de esos ingresos extraordinarios, tener bajo control un país con aproximadamente cinco millones de personas les ha permitido desde entonces poner en marcha diferentes impuestos e incluso hacerse con su propia hacienda.

«El EI ha reclutado a contables y otros profesionales financieros para mejorar la gestión de sus ingresos y minimizar pérdidas», señala un reciente informe del Grupo de Acción Financiera (Gafi), el organismo intergubernamental encargado de la lucha contra el blanqueo de capitales. La organización terrorista cobra impuestos a los trabajadores de sus territorios e impone tarifas a quien pretende transportar bienes, moverse de una región a otra –lo cual afecta sobre todo a los refugiados– o demanda determinados servicios.

La otra fuente constante de dinero llega a través del tráfico de petróleo. Las autoridades estadounidenses creen que el grupo terrorista puede obtener más de 37,5 millones de euros mensuales gracias a la producción y exportación de petróleo en las áreas que controla en Siria e Irak. Por esta razón, mientras Putin insinuaba que son muchos los países que compran petróleo a los terroristas, las fuerzas americanas bombardearon este lunes por primera vez un total de 116 camiones cisterna que se cree que Estado Islámico usaba para transportar crudo. «Se han atacado por primera vez las líneas de suministro, pero no se han atacado los campos de petróleo porque las autoridades esperan recuperarlos algún día para explotar ellos esos recursos», recuerda Álvarez-Ossorio, que considera factible atacar estos campos si la coalición internacional realmente lo quisiera.

¿Quién compra el petróleo yihadista?

Se sabe que en el pasado incluso el régimen sirio compró petróleo a los yihadistas, pero resulta muy complicado identificar a las multinacionales y a los países que se están haciendo con este crudo, cuyo precio de venta no alcanza ni la mitad de lo que se cotiza en los mercados internacionales. Lo que sí se puede confirmar a ciencia cierta son los puntos de salida al exterior de estos recursos energéticos: el petróleo se exporta desde Turquía y desde algunos puntos de Irak. «La mejor forma de combatir las vías de financiación del Estado Islámico es instaurar controles económicos más eficaces y arrebatar los puestos fronterizos de las manos terroristas», añade Álvarez-Ossorio.

Por su parte, el informe de Gafi reclama «aumentar la cooperación público-privada en la prevención del blanqueo de capitales y la lucha contra la financiación del terrorismo» y aconseja, por encima de todo, desarrollar unidades de inteligencia financiera con este fin. La colaboración internacional de los distintos países y el hecho de que compartan información, destaca, será clave para cortar el brazo financiero del terrorismo y evitar nuevas amenazas.

Todavía más difícil se presenta cortar el grifo que supone el pago por secuestros a los yihadistas, tanto a nivel local como internacional, así como la extorsión criminal. Según datos proporcionados por EE.UU, el terrorismo islamista –Al-Qaeda y el EI principalmente– ha recaudado unos 208 millones de euros en rescates entre 2008 y 2014. «Sabemos que existe un intercambio constante de secuestrados entre las milicias locales, que venden a las personas al mejor postor, el cual normalmente es Estado Islámico. Luego ellos negocian directamente con los gobiernos el precio», precisa Álvarez-Ossorio.

Dentro de lo que puede clasificarse como ingresos por extorsión aparecen también los impuestos que determinadas ONG se ven obligadas a pagar para seguir trabajando en las zonas calientes.

Las fuentes de financimiento del Estado Islámico

El autodenominado Estado Islámico (EI) es probablemente el grupo radical más rico del mundo. La organización que se atribuyó los ataques en París, que dejaron 129 muertos y centenares de heridos, controla actualmente un amplio territorio en Irak y Siria, donde aspira a establecer un califato gobernado bajo la estricta ley islámica sharia. Y su abrumador avance hubiera sido imposible sin recursos monetarios.

Tal es su poderío económico y financiero que ha eclipsado al de Al Qaeda. De hecho, muchos miembros del EI son disidentes de la organización que lideró el fallecido Osama bin Laden, a la que no consideran suficientemente radical. Pero, ¿cómo ha amasado Estados Islámico su fortuna? ¿Quién lo financia?

1. Donaciones

Donantes ricos privados y organizaciones benéficas islámicas en el Medio Oriente –en particular en Arabia Saudita y Qatar– fueron su fuente inicial de ingresos. Sus benefactores sunitas donaban con el fin de derrocar al presidente de Siria, Bashar al Assad, que pertenece a la secta alauita del islam.

Aunque el dinero de esas fuentes todavía financia los viajes de los combatientes extranjeros a Siria e Irak, ahora el grupo se autofinancia en buena medida.

2. Petróleo

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos estima que en 2014, EI pudo haber ganado hasta varios millones de dólares por semana, hasta US$100 millones en total, de la venta de petróleo crudo y productos refinados a los intermediarios locales, quienes a su vez los contrabandeaban a Turquía e Irán, o los vendían al gobierno sirio.

“El grupo no se plantea destruir las fuentes energéticas que conquista militarmente. El objetivo es usar los beneficios para la construcción del Estado Islámico o califato”, asegura Mariano Aguirre, director del Norwegian Peacebuilding Centre (NOREF). Pero se cree que los ataques aéreos contra la infraestructura del petróleo ahora han disminuido esos ingresos.

3. Secuestro

El secuestro también generó al menos US$20 millones en pagos por rescates en 2014. Un desertor del EI reveló que la organización dispone de un departamento entero dedicado a los secuestros, llamado “Aparato de Inteligencia”.

Su blanco favorito son los periodistas extranjeros en el momento en que ponen un pie en las ciudades cercanas a la frontera con Siria. El secuestro también le sirve la organización como una valiosa herramienta de propaganda.

4. El robo, el saqueo y la extorsión

EI obtiene varios millones de dólares mensuales a través de la extorsión a quienes viven en las zonas bajo su control total o parcial, de acuerdo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Los pagos se extraen de los que pasan por la zona, hacen negocios o simplemente viven allí, a cambio de la prestación de servicios o la “protección”. EI también se beneficia del asalto de bancos, el saqueo y venta de antigüedades, así como de robar o controlar las ventas de ganado y cosechas.

5. Impuesto sobre las minorías religiosas

Las minorías religiosas se ven obligadas a pagar un impuesto especial, llamado “jizya”. El año pasado, fue leído en las mezquitas en la ciudad iraquí de Mosul un comunicado emitido por EI llamando a los cristianos a convertirse al islam, pagar jizya o enfrentar la muerte si no abandonaban la ciudad.

“Nosotros les ofrecemos tres opciones: islam; el contrato dhimma, que implica el pago de jizya, si se niegan esta no tendrán nada sino la espada”, indicó la declaración de EI.

6. La esclavitud

Estado Islámico también ha recaudado fondos mediante la venta de niñas y mujeres secuestradas como esclavas sexuales. Cuando el Estado Islámico tomó la ciudad de Sinjar, en el norte de Irak, la minoría religiosa yazidí denunció que miles de sus mujeres y niñas fueron tomadas como prisioneras y muchas fueron utilizadas como esclavas sexuales.

Una mujer yazidí, Hannan, le contó a la BBC que había sido llevada con otras 200 mujeres y niñas a un mercado de esclavos, dónde los combatientes escogían a sus mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA