Como las Ratas: Jadue Huyó Amparado en la Oscuridad

0
405

Haya sido una fatal coincidencia, o un oscuro presagio, el hecho es que en la noche del martes, mientras la selección chilena de fútbol mordía el polvo de la derrota, un desencajado y balbuceante Sergio Jadue, ahora ex Presidente de la ANFP, escapaba por la puerta de atrás, arropado en las sombras, como las ratas, dejando tras sí una espesa estela de rumores, especulaciones y conjeturas. La chiva de que se fue de vacaciones con su familia, no se la creyó ni su señora.

Entre los rumores, el más plausible es que viaja a Estados Unidos a declarar en calidad de testigo protegido, es decir, acogido a la figura de la delación compensada, en la investigación que lleva una Fiscalía norteamericana, por sobornos y fraudes perpetrados por los peces gordos de la FIFA.

Si esto es así, significaría que Jadue está vendiendo a sus ex compinches para salvar el pellejo, un honor más que dudoso, por decir lo menos.

No en vano, el ministro del Interior, Jorge Burgos sentenció:

“Lo que empieza espurio, termina espurio, y esto comenzó bien espurio”.

Dentro del torbellino de dudas, hay al menos una certeza: nadie lo va a echar de menos.

Su “obra” y su “legado” se reducen a haber sido el peón adelantado de la maniobra que sacó de la dirección técnica de la selección chilena de fútbol a Marcelo Bielsa.

Era que no: la ANFP le aceptó la renuncia

El directorio de la ANFP, aceptó de manera unánime, la renuncia presentada por Sergio Jadue antes del partido de Chile frente a Uruguay, confirmó la tarde de este martes el vicepresidente del organismo, Jaime Baeza, quien asume de manera interina hasta que se llame a nuevas elecciones.

En un comunicado aclarando los hechos, señaló:

“Esta mañana se ha reunido de manera extraordinaria el Directorio de la ANFP para conocer de la renuncia que nos hiciera llegar con fecha de hoy, el señor Sergio Jadue Jadue a su cargo de Presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional”.

Al respecto, debemos informar que el jueves pasado, al regreso al país del señor Jadue, le solicitamos reunirnos  en forma urgente y extraordinaria con el fin de aclarar las interrogantes que circulaban respecto de los hechos investigados por la Fiscalía Norteamericana.

Dicha reunión se llevó a cabo el mismo jueves, y en virtud del que el señor Jadue no dio respuesta ni aclaró  las inquietudes planteadas, se le solicitó, que diera un paso al costado por el bien de la industria y del fútbol chileno”, agregó.

“El señor Jadue no estuvo dispuesto a renunciar y presentó un permiso de 30 días para considerar su situación (de acuerdo a lo permitido en el artículo 15 de los Estatutos de la Corporación), y a partir de ese momento se alejó de cualquier función dentro de la ANFP, asumiendo quien les habla en calidad de presidente subrogante.

El Directorio, no conforme con el permiso presentado, le reiteró que presentara su renuncia a más tardar el día posterior al partido de Chile en Uruguay, lo cual finalmente se materializó hoy”, confirmó.

Esto ocurre un día después de que el calerano abandonara el país con destino a Estados Unidos, en un viaje que se dio al mismo tiempo que la Selección Chilena enfrentaba a Uruguay en Montevideo.

Cabe recordar que el jueves pasado Jadue había descartado renunciar después de regresar de un viaje a Brasil. “No tengo motivos para hacerlo”, dijo en aquella oportunidad.

Por otro lado, Baeza se refirió a la situación del dirigente Nibaldo Jaque. Al respecto dijo que  el “secretario general de la ANFP, dejará de participar en las reuniones de Directorio hasta que no realice sus descargos, a través de una interpelación promovida por el Directorio en el Consejo de Presidentes, a realizarse la próxima semana,  por los préstamos otorgados  a los  clubes de la ANFP y no autorizados por el Directorio”.

“A partir de hoy, además se entra en un proceso profundo de evaluación de todos los funcionarios y áreas de la ANFP”, cierra el texto tral el que Baeza no aceptó ningún tipo de preguntas.

Cabe recordar que los hechos se fueron desencadenando la semana pasada luego de que Jadue partiera al extranjero en un viaje expreso del que no se enteró ni su familia, como él mismo admitió.

Las primeras versiones apuntaban a que el ex dirigente de La Calera había ido a declarar a Estados Unidos por el caso sobornos de la FIFA.

Ante la escalada de rumores, la ANFP tuvo que salir al frente y entregar una versión oficial.

“Sergio dijo que viajó urgente porque el 27 de noviembre hay comité ejecutivo de la Conmebol y fue a hablar con Marco Polo del Nero (presidente de la CBF investigado por el FBI) para pedirle su cupo en el Comité Ejecutivo de la FIFA. Del Nero va a renunciar, al igual que (Luis) Bedoya (timonel de la Federación Colombiana). Sergio no renuncia y no fue a EE.UU. a declarar en la Fiscalía de Nueva York”, fue lo publicó el organismo del fútbol chileno a primera hora del jueves.

Horas más tarde, de vuelta a Santiago, Jadue habló desde el mismo Aeropuerto Pudahuel:

“Es algo súper burdo, un cahuín típico chileno, lamentable, inventado por un dirigente de un equipo de mayor convocatoria que da boletas ideológicamente falsas a Aguas Andinas y que inventó todo esto. Descarto una renuncia, no tengo motivos, no hay razón para hacerlo, pedirle disculpa a mi familia, porque ni siquiera a ellos les avisé de este viaje”.

Ese mismo día, y cuando el asunto parecía haberse aclarado, el ex presidente de la AFP tiró una licencia médica de 30 días, con lo que las especulaciones retomaron su curso. A esas alturas ya se hablaba de que Jadue no volvía de su licencia.

Al día siguiente, ya terminando la semana, otro hecho agravó las cosas: efectivos de la PDI se hicieron presentes en la sede de la ANFP para notificar a Jadue y otros tres dirigentes (Nibaldo Jaque, Antonio Martínez y Jorge Fistonic), claro que por un causa instalada en la Fiscalía de Peñalolén, y que no tiene nada que ver con las coimas en la FIFA.

El fin de semana transcurrió entre una dirigencia en vilo y la incómoda espera en ese contexto del partido con Uruguay.

Cuando ya faltaban pocas horas para el duelo que Chile terminó perdiendo por 3-0 trascendió lo que era un secreto a voces, y lo que Jadue había desmentido tajante, el dirigente dejaba su cargo en la ANFP para irse por unos meses con su familia a Miami, Estados Unidos.

De ahora en adelante, y según los estatutos del fútbol, la ANFP tiene 60 días para llamar a elecciones y de esa manera nombrar a un nuevo presidente que termine el periodo vigente, el que se extiende por tres años.

“Lo que comienza espurio termina espurio y esto comenzó bien espurio”, comentó más temprano el ministro del Interior, Jorge Burgos, frase que quedó dando vueltas en la cabeza de muchos y que hizo abrir el baúl de la memoria para recordar lo que dijo Marcelo Bielsa el día que abandonó la Roja, afirmando que no podía trabajar con Jadue.

Comunicado

Esta mañana se ha reunido de manera extraordinaria el Directorio de la ANFP para conocer de la renuncia que nos hiciera llegar con fecha de hoy, el señor Sergio Jadue Jadue a su cargo de Presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

El Directorio, en forma unánime, ha decidido aceptar la renuncia del señor Jadue.

Al respecto, debemos informar que el jueves pasado, al regreso al país del señor Jadue, le solicitamos reunirnos  en forma urgente y extraordinaria con el fin de aclarar las interrogantes que circulaban respecto de los hechos investigados por la Fiscalía Norteamericana.

Dicha reunión se llevó a cabo el mismo jueves, y en virtud del que el señor Jadue no dio respuesta ni aclaró  las inquietudes planteadas, se le solicitó, que diera un paso al costado por el bien de la industria y del fútbol chileno.

El señor Jadue no estuvo dispuesto a renunciar y presentó un permiso de 30 días para considerar su situación (de acuerdo a lo permitido en el artículo 15 de los Estatutos de la Corporación), y a partir de ese momento se alejó de cualquier función dentro de la ANFP, asumiendo quien les habla en calidad de presidente subrogante.  

El Directorio, no conforme con el permiso presentado, le reiteró  que presentara su renuncia a más tardar el día posterior al partido de Chile en Uruguay, lo cual finalmente se materializó hoy.

También debo informarles que a partir de esta fecha  el Director  señor Nibaldo Jaque Zúñiga, secretario general de la ANFP, dejará de participar en las reuniones de Directorio hasta que no realice sus descargos, a través de una interpelación promovida por el Directorio en el Consejo de Presidentes, a realizarse la próxima semana,  por los préstamos otorgados  a los  clubes de la ANFP y no autorizados por el Directorio.

Además, en un afán de transparencia total y de garantizar la institucionalidad de la ANFP, este Directorio pedirá al referido Consejo de Presidentes que amplíe sus atribuciones a la auditoría que está realizando el ex Contralor General de la República, señor Ramiro Mendoza, sobre la administración completa  de la ANFP y no solo reducida a la parte financiera de Copa América, como era su encargo original.

Este Directorio, como es obvio y necesario, dio la orden expresa a las distintas áreas de la Asociación para que aceleren la entrega de toda la documentación adicional requerida de manera completa y oportuna, pues necesitamos los resultados de estas auditorías a la brevedad posible.

A partir de hoy, además se entra en un proceso profundo de evaluación de todos los funcionarios y áreas de la ANFP.

Finalmente, en el mencionado Consejo de Presidentes se informará el próximo proceso de elecciones en conformidad a los artículos 10 N° 1, 15 y 24 de los Estatutos, en relación al Reglamento de la Corporación.

Queremos reiterar a la opinión pública que este presidente junto a su Directorio, ha asumido en plenitud la administración de la Corporación, otorgándole  completa gobernabilidad  hasta que asuma el nuevo Directorio, que será elegido por el Consejo de Presidentes.

El sombrío final de Jadue

D. Fernández, Ch. González y F. Contreras

Con la mirada perdida, extraviada, y una expresión facial desvaída, en la que costaba esfuerzo adivinar emoción alguna,  Sergio Jadue  hacía su aparición en el Aeropuerto de Santiago. Eran las 21.20 de la noche, y mientras en Montevideo la selección chilena claudicaba con estrépito ante Uruguay  en el Estadio Centenario, el presidente de la ANFP se disponía a dar sus últimos pasos como timonel del máximo organismo del fútbol criollo.  

Diez minutos antes, su mujer, María Inés Facuse, acompañada de los dos hijos de la pareja, Nicolás y Sabja, había llegado al terminal. Lo había hecho a bordo de otro vehículo, y esbozando una leve sonrisa, consciente, tal vez, de que la suya no era una huida.  Quizás por eso, el contraste resultó tan grande cuando Jadue arribó a Pudahuel. Porque aunque en su rostro no podía leerse a primera vista atisbo alguno de culpa, o de arrepentimiento, sí que podía intuirse el miedo. Y sobre todo  el deseo de huir en una fuga desesperada de sí mismo, de su propia sombra poderosa que lo persiguió hasta la misma puerta de embarque.

Fueron apenas cien metros de travesía, menos de dos minutos de terrible espantada bajo la lluvia de micrófonos y flashes y cámaras.  Con ropa sport, como si en cualquier momento fuese a salir corriendo, pero caminando casi a cámara lenta, escoltado por dos policías al principio, y después por tres, ya en el piso superior de embarque preferente. Así fue la sombría despedida de Jadue, su particular descenso a los infiernos.

El del hombre elegante y trajeado, el del pez gordo de la ANFP, convertido ayer en una mera caricatura de sí mismo. Pálido, con rictus cadavérico, encogido, asustado, abrumado por la situación y la multidudinaria presencia de los medios, moviendo los labios pero sin alcanzar a decir palabra -o diciéndola en voz muy baja, como si no hicieran falta ya más excusas-, el presidente ponía rumbo a Estados Unidos, con primera escala en Miami.   “Sólo quiero descansar, estar con la familia”, acertaba a murmurar como respuesta más o menos genérica a un sinfín de interrogantes.

Una caída fulgurante, que se concretó en cinco días, los que pasaron desde su enérgica reacción el jueves pasado al regreso vía Sao Paulo de un enigmático viaje (“no voy a renunciar, no tengo motivos”), a su salida del país por la puerta de atrás en la noche de ayer.  Sin esperar siquiera a que la ANFP oficilizara su adiós, lo que se espera hoy.

Así quedaban atrás cinco exitosos años, también polémicos – y posiblemente turbios- al frente del fútbol chileno. En el camino, la licencia médica del mismo jueves con la que dejó el cargo de forma provisional y la renuncia que aceptó el pasado domingo, como “salida digna”, con la condición de no hacerla oficial hasta que la Roja acabara su compromiso en Montevideo. El fin a una era.

Los billetes de la familia Jadue hablaban de Miami, con vuelta en mayo de 2016, pero ni una cosa ni la otra son referencias definitivas. El destino del ex timonel era Nueva York, según un miembro del consejo de presidentes, donde permanecerá por tiempo indeterminado.

Jadue concretaba con su viaje el abandono de un cargo que ejercía desde el 7 de enero de 2011, cuando, con el amplio apoyo de los clubes de Primera División, venció en los comicios a Ernesto Corona. La renuncia, fijada para después del partido ante Uruguay, la dieron por pactada en el directorio desde el pasado domingo.

En sus últimas horas en Chile, el dirigente tuvo escaso contacto con sus otrora cercanos colaboradores. La mayoría de ellos estaba en Uruguay acompañando a la Selección, una función que Jadue acostumbraba a ejercer.

Hasta última hora, desde Quilín desconocían el nuevo rumbo de Jadue y se desligaban de la situación.  “No hemos hablado mucho. Sergio está tranquilo. Quiere iniciar una nueva vida, alejado de la presión que hay sobre él en este momento en Chile. Obviamente también su viaje a Estados Unidos es para colaborar en la investigación que lleva adelante el FBI por el tema FIFA”, aseguraba el mismo director de la ANFP.

El desplazamiento se suma al que el dirigente había realizado a Brasil la semana pasada. Los presidentes están convencidos de que Jadue ha prestado declaraciones en el marco de las indagatorias que realiza la justicia estadounidense por actos de corrupción en el fútbol centro y sudamericano. Ese misterioso viaje terminó por quebrar su relación con el resto de sus directores, a quienes les negó su salida del país y les escondió los motivos y propósitos de la misma cuando se conoció.

En Pudahuel, a Jadue lo esperaban todos. Un enjambre de cámaras, micrófonos y periodistas. Una situación que resultó por momentos  tan caótica que los funcionarios del aeropuerto llegaron a exigir con antelación la salida de los profesionales de la zona de chequeo y embarque.

Al final nadie pudo evitar la tormenta  y Jadue huyó volando del temporal.

Ministro del Interior: lo que comienza espurio, termina espurio

En el marco de la inauguración del Día de la Competencia, organizado por la Fiscalía Nacional Económica, el Vicepresidente Jorge Burgos se refirió a la situación de Sergio Jadue, pidiendo que se aclare su viaje a Estados Unidos y su salida de la ANFP.

“Yo espero que la nueva conducción clarifique las cosas, que le aclaren al país por qué se fue”, pidió el ministro del Interior.

Si bien, no entregó una postura del Gobierno, si brindó su opinión personal al respecto, asegurando que lo que comienza de mala forma termina igual:

“Esto lo digo como una persona le preocupa lo que pasa en Chile y en el fútbol, porque estoy vinculado al fútbol, me gusta, me gusta el club más importante de este país que es Universidad de Chile: Lo que empieza espurio, termina espurio, y esto comenzó bien espurio, recuerden ustedes”.

DEJA UNA RESPUESTA