Jeremy Corbyn Elegido con 59,5% de los Votos: Partido Laborista Británico Vuelve a la Izquierda

0
277

El Partido Laborista ha anunciado este sábado la victoria del diputado Jeremy Corbyn en las primarias para elegir a su nuevo líder, confirmando así el triunfo del principal favorito, que ha movilizado a las bases por encima del criterio de líderes históricos. En 1999, Corbyn apoyó activamente la campaña para extraditar a España a Augusto Pinochet, convirtiéndose en uno de sus principales adversarios en Londres.

 

Corbyn, un veterano parlamentario de 66 años y relativamente desconocido hasta hace unos meses, ha logrado imponerse con un mensaje a los otros tres aspirantes, más moderados: Andy Burnham, Yvette Cooper, y Liz Kendall. El vencedor aboga por un giro a la izquierda con un marcado mensaje antiausteridad.

Corbyn ha logrado el 59,5% de los votos, ampliamente por encima del 19% obtenido por Burnham, el 17% de Cooper y el 4,5% de Kendall.

Por otra parte, Tom Watson, también miembro de la Cámara de los Comunes, ha sido elegido como el ‘número dos’ de la formación, que intenta superar con estas primarias la debacle electoral sufrida el mayo. El Partido Conservador obtuvo entonces la mayoría absoluta en el Parlamento.

Fuentes laboristas citadas por los medios británicos han confirmado que un 76,3% de los afiliados y simpatizantes registrados, alrededor de 423.000 personas, han votado para elegir a los nuevos líderes del partido.

Horizonte 2020

El objetivo del Partido Laborista pasa por volver al poder en los comicios parlamentarios previstos para dentro de cinco años, algo que Watson ha mencionado expresamente en la parte final de su primer discurso. “Ganaremos en 2020?, ha proclamado ante un público entusiasta.

Sin embargo, la perspectiva de un regreso a las raíces socialistas ha agitado los temores entre quienes consideran que los laboristas perderán el voto moderado y, por tanto, cualquier posibilidad de superar a los ‘tories’ a nivel global.

Corbyn y el caso Pinochet

Jeremy Corbyn, el nuevo líder del laborismo británico tiene estrechos vínculos con Chile. En 1999 apoyó activamente la campaña para extraditar a España a Augusto Pinochet, convirtiéndose en uno de sus principales adversarios en Londres.

Corbyn se casó en 1987 con la exiliada chilena Claudia Bracchita, con la que tuvo tres hijos y de la cual se divorció doce años más tarde. Sobrina de Oscar Soto, médico cardiólogo de Allende, Bracchita acompañó a Corbyn a Chile en 1991, en uno de los tantos viajes del político británico al país.

En este contexto, Corbyn se vinculó con políticos chilenos como los senadores Alejandro Navarro, Juan Pablo Letelier e Isabel Allende.

Así lo confirmó en una entrevista en LND:

«Mi primera visita a Chile fue en 1969, cuando era una solitaria democracia rodeada por gobiernos militares (…) Después de 1973 trabajé en la campaña de solidaridad con Chile, y como concejal en Londres Norte hice todo lo que pude por ayudar a las familias chilenas exiliadas. Durante el arresto de Pinochet formamos un grupo parlamentario informal y una red muy eficiente en Londres, con muy buenos contactos como (Alejandro) Navarro y (Juan Pablo) Letelier. Cuando viajó a Londres una delegación para apoyar la campaña legal contra Pinochet, los invité a todos a mi casa».

«Yo defendí con energía el proceso de extradición, y asistí a todas las audiencias judiciales y a las manifestaciones frente al Parlamento, así como a las que se hacían cada sábado frente a su residencia temporal en Reino Unido. Pero estaba al tanto de las presiones a las que estaba siendo sometido el gobierno británico para permitir su regreso, sobre la base de que la democracia chilena sería protegida si Pinochet volvía», apuntó.

En el año 2000, Corbyn viajó a Chile para presenciar el juicio de Pinochet por su responsabilidad en la llamada «Caravana de la Muerte».

En ese entonces, el parlamentario dijo a El Mostrador que “aún si se pierde este caso vendrán docenas más. Hay mucho terreno que recorrer. El hecho es que la era Pinochet ha sido condenada ante el mundo».

En esa fecha, según consignó ese medio de comunicación, Corbyn elaboraba un informe sobre el caso judicial en contra de Pinochet para presentarlo ante la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento británico, y redactaba el primer borrador para pedir al gobierno de Gran Bretaña que desclasificara sus archivos sobre la venta de armas en Chile.

«Aún estamos muy lejos de una condena en Chile, pero sí se ha abierto espacio para que las víctimas de Pinochet desarrollen sus argumentos políticamente y también para posibles reformas constitucionales en Chile», expresó.

DEJA UNA RESPUESTA