Tsipras está Destinado a Fracasar: los Verdaderos Vencedores en Grecia son los Prestamistas

0
210
merkel, tsipras y hollande

Alexis Tsipras ha arrancado una victoria resonante de las fauces de la humillante rendición de julio ante la Troika de los prestamistas de Grecia. Desafiando a los partidos de la oposición, a las encuestas de opinión y a los críticos presentes en sus propias filas (entre ellos, quien esto escribe), se ciñó a un gobierno con una mayoría reducida, aunque manejable. La pregunta es si puede combinar seguir al frente del gobierno con estar en el poder.

 

Los mayores perdedores fueron los partidos menores que ocupan los extremos del debate que siguió al referéndum. La Unidad Popular fracasó de modo increíble a la hora de explotar la aflicción que sintió una mayoría de los votantes del “No” después del giro radical que dio Tsipras en favor de un acuerdo que recortaba aún más la soberanía nacional y que incrementaba los niveles ya despiadados de austeridad.

Potami, partido que se ubica a modo de niña bonita reformista de la Troika, tampoco logró reunir el voto, más reducido, del “Sí”. Con un victorioso Tsipras ahora firmemente al timón con el programa de la Troika, los partidos pro-Troika de última moda no tenían nada que ofrecer.

La gran ganadora es la Troika misma. A lo largo de los últimos cinco años, las proyectos de ley firmados por la Troika se aprobaron en el Parlamento con mayorías absolutamente exiguas, lo que dejó noches sin dormir a sus responsables.

Hoy, los proyectos necesarios para apuntalar el tercer rescate pasarán con cómodas mayorías, pues Syriza está comprometida con ellos. Casi todos los diputados de la oposición (con excepción de los comunistas del KKE y los Nazis de Amanecer Dorado) se encuentran también de acuerdo.  

Por supuesto, para llegar a este punto, la democracia griega ha tenido que verse profundamente herida (1,6 millones de griegos que votaron en el referéndum de julio no se molestaron en acercarse a las urnas el domingo pasado), lo que no supone una gran pérdida para los burócratas de Bruselas, de Frankfurt y Washington D.C., para los que la democracia parece ser, en todo caso, un inconveniente.

Tsipras debe ahora poner en práctica una consolidación fiscal y un programa de reformas que estaba destinado a fracasar. Las pequeñas empresas sin liquidez, sin acceso a los mercados de capital, tienen ahora que pagar anticipadamente los impuestos del año que viene sobre la base de una proyección de sus beneficios para 2016.

Los hogares tendrán que apoquinar escandalosos impuestos sobre la propiedad de los apartamentos sin ocupar y de las tiendas, que ni siquiera pueden vender. El aumento de la tasa del IVA hará que se dispare la evasión del IVA. Semana sí, semana no, la Troika irá exigiendo medidas políticas más recesivas muy antisociales: recortes de pensiones, prestaciones infantiles más reducidas, más ejecuciones de hipotecas.   

El plan del primer ministro para capear este temporal se fundamenta en tres compromisos. En primer lugar, el acuerdo con la Troika es un asunto por cerrar, lo que deja lugar para nuevas negociaciones de importantes detalles; en segundo lugar, el alivio de la deuda llegará pronto; y tercero, se afrontará la cuestión de los oligarcas griegos.

Los votantes apoyaron a Tsipras porque parecía el candidato que con más probabilidad podía realizar estas promesas. El problema es que su capacidad de llevarlas a cabo se ve gravemente circunscrita por el acuerdo que ya tiene firmado.

Su capacidad de negociación es desdeñable, dada la condición clara del acuerdo de que el gobierno griego debe “acordar con la Troika todas las acciones pertinentes para el logro de los objetivos del memorándum de entendimiento” (nótese la ausencia de todo compromiso de acuerdo por parte de la Troika con el gobierno griego).

Llegará el alivio de la deuda, pero no será terapéutico. El alivio de la deuda resulta importante, en el sentido de que permita menos austeridad (es decir, menos objetivos de superávit primario) para impulsar la demanda y agitar los instintos animales de los inversores. Pero ya hay acuerdo un sobre la severa austeridad (absurdos superávits primarios del 3,5% del PIB de 2018 en adelantes) que disuade a inversores sensatos.

La tercera promesa resulta clave para el éxito de Tsipras. Habiendo aceptado un nuevo préstamo de los de ampliar y fingir que limita la capacidad del gobierno de reducir la austeridad y cuidar de los más débiles, la razón de ser que sobrevive en una administración de izquierdas consiste en enfrentarse a los nocivos intereses creados.

Sin embargo, la Troika es la mejor amiga de los oligarcas, y viceversa. Durante los primeros seis meses de 2015, cuando poníamos en tela de juicio el monopolio de la Troika sobre la facultad de dictar medidas políticas en Grecia, sus mayores partidarios dentro del país eran los medios informativos en manos de los oligarcas y sus agentes políticos.

La misma gente y los mismos intereses que se han adherido hoy a Tsipras. ¿Puede volverse él contra ellos? Yo creo que sí lo quiere, pero la Troika ya ha inutilizado sus principales armas (obligándole, por ejemplo, a disolver la unidad de delitos económicos, la SDOE).

En 2014, el primer ministro conservador Antonis Samaras se encontró en un callejón sin salida similar, teniendo que aplicar un programa fallido de la Troika. Recurrió a similar lealtad a la Troika mientras hacía una labor de zapa y presentaba peticiones de laxitud, para que no ganara Syriza.

¿Tendrá más éxito Tsipras a la hora de fingir un compromiso con otro fracasado programa de la Troika? Las perspectivas no son luminosas, pero no deberíamos descartarlo.

Su suerte depende de que su nuevo gobierno siga vinculado a las víctimas de su acuerdo con la Troika, aplique reformas de verdad para dar cierta confianza a las empresas de buena voluntad para que inviertan y utilice el recrudecimiento de la crisis para exigir concesiones reales a Bruselas. Sería una hazaña. Pero, al cabo la victoria, por dulce que sea, no es la cuestión. La cuestión estriba en marcar la diferencia.

Hablando de diferencias, los conservadores hicieron todo lo posible por proyectar una imagen más suave durante la campaña. Pero, ay, por desgracia para ellos la crisis de los refugiados obligó a su misantropía a salir a la luz. El contraste entre el recibimiento que se le brindó a millares de personas en semanas recientes y los campos que construyó el gobierno de Samarás explica por qué los progresistas decepcionados se inclinaron por volver a Syriza en los colegios electorales.

En raros momentos de inexplicable optimismo, me gusta imaginar que la gentileza hacia los desconocidos en apuros puede ser presagio de una renovada campaña del gobierno griego contra la distópica visión de Europa a ojos de la troika.

(*)  Reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional; ex Ministro de finanzas del primer gobierno de Syriza.

Fuente: Sin Permiso

Syriza gana elecciones y repetirá coalición con independientes

Con el 99% de los votos ya escrutado, Syriza gana con claridad estas elecciones que se esperaban reñidas. Concretamente, el partido de Alexis Tsipras obtiene el 35,46% de los votos, el equivalente a 145 escaños (hay que recordar que al más votado se le suman directamente 50 escaños). De esta forma, este partido se sitúa a 6 escaños de la mayoría absoluta y tan sólo necesita un socio para formar Gobierno.

El líder de la formación izquierdista agradeció a los ciudadanos que le hayan dado un mandato claro “para cuatro años” y afirmó que las elecciones celebradas hoy lanzan el claro mensaje a Europa de que “Grecia es sinónimo de lucha y dignidad”.

“Dimos una batalla difícil y estoy muy contento porque el pueblo nos dio un mandato claro para seguir luchando en el interior y el exterior”, dijo Tsipras en un céntrica plaza de Atenas, tras alzarse nuevamente con la victoria en estas segundas elecciones anticipadas en lo que va de año.

Tsipras repetirá coalición con Kamenos

Ya está confirmado que Tsipras repetirá coalición con los nacionalistas Griegos Independientes. Panos Kamenos, líder de Griegos Independientes ha asegurado en la red social Twitter: “Con Tsipras como primer ministro avanzaremos con una nueva coalición”.

Después Kamenos ha realizado una declaración y ha dicho que se reunirá esta noche con Tsipras para empezar “a partir de mañana” el “nuevo esfuerzo” de formación de Gobierno. En su intervención tras conocerse la victoria de Syriza, Kamenos ha señalado que los griegos confiaron “en el futuro”, lo que permitirá la creación de un Gobierno que persigue “la salida del memorando, de la austeridad y del desempleo”.

Estos resultados suponen el respaldo al actual Gobierno de Tsipras, a pesar de haber aceptado el tercer rescate y las duras reformas que conlleva y que se deberán poner en práctica en los próximos meses.

El segundo partido más votado es Nueva Democracia (28,09%) y la distancia entre ambas formaciones se amplía respecto de los sondeos y es ya de más 7 puntos. El líder conservador Vanguelis Meimarakis ha reconocido la derrota de su partido y ha felicitado a Tsipras.

“Dimos la batalla con seriedad, al parecer el resultado da la victoria a Syriza y a Tsipras. Le felicito, el resto lo discutiremos”, afirmó Meimarakis en declaraciones a los medios a su llegada a la sede de la formación, cerca del centro de Atenas.

Tsipras, quien llegó a la sede de Syriza alzando el brazo en señal de victoria, fue aclamado por la multitud que se encontraba en la calle.

En tercer lugar, están los neonazis Amanecer Dorado (6,99%), seguidos de los socialistas PASOK (6,28%), los comunistas KKE (5,55%), To Potami (4,09%), Griegos Independientes (3,69%) y Unión de Centristas (3,43%).

De momento, hasta ocho partidos consiguen más del 3% de los votos, el mínimo indispensable para tener representación parlamentaria.

La formación que se quedaría a las puertas del Parlamento es la escisión de Syriza, Unidad Popular, que obtendría el 2,86% los apoyos (en los sondeos lograba más del 3%, veremos si varía su situación conforme avance el recuento).

La participación ha sido de apenas el 55,38 %, la más baja registrada nunca en unas elecciones nacionales, en un país donde el voto es obligatorio. Cerca de diez millones de griegos estaban llamados hoy a votar en estos segundos comicios adelantados en lo que va de año.
Unos comicios marcados por la abstención

La clave de estas elecciones es la abstención, que rondó el 45%, la mayor registrada en Grecia, donde el voto es obligatorio. Esto es, 10 puntos más que en enero. Cabe recordar que en Grecia el voto es obligatorio, pero en la práctica no se sanciona a quienes incumplen este deber. Hay que tener en cuenta que esta es la tercera vez en este año que los griegos han sido llamados a las urnas, la primera fue en enero para unas elecciones generales, la segunda en junio para votar el referéndum por el rescate y ahora, de nuevo, para unos comicios parlamentarios. En este contexto, se debe enmarcar la fata de interés o el desánimo del electorado griego y que hasta el 14% de los votantes reconozca en las encuestas que ha ha decidido hoy a quién apoyar.

El Gobierno de coalición que ha resultado de estos comicios, Syriza y Griegos Independientes, deberá desarrollar el tercer programa de rescate de la economía griega, por valor de 86.000 millones en tres años.

Los sondeos mostraban un parlamento más fragmentado

Los sondeos a pie de urna mostraban un resultado más ajustado y un parlamento más fragmentado. Concretametne, daban la victoria a Syriza, el partido liderado por el actual primer ministro griego, Alexis Tsipras, con un porcentaje de votos de entre el 34% y el 30%.

En segundo lugar se situaba Nueva Democracia (ND), a sólo 1,5 puntos porcentuales, con una horquilla entre el 28,5% y el 32,5%.

Seguidamente se colocaban los comunistas con un 5,5%-7%, un porcentaje igual al de la coalición Pasok-Dimar. En el sexto lugar, según los sondeos, se colocan los centristas de To Potami, con entre un 4% y un 5,5%. Estas dos últimas formaciones son los favoritos para formar coaliciones de Gobierno, ya sea con Syriza o ND.

El hasta ahora socio de Syriza en el Ejecutivo, Griegos Independientes (derecha nacionalista), obtendría entre un 3% y un 4%. La Unión de Centristas irrumpiría en el Parlamento, tras dos décadas en el ostracismo, con entre un 3,2% y un 4,2%. La barrera para entrar en el Parlamento se sitúa en el 3%. La escisión de Syriza, Unidad Popular, se movía en los sondeos en el filo de ese porcentaje mínimo, con entre el 2,5% y el 3,5% de los apoyos.

Si finalmente estos nueve partidos hubieran conseguido representación, el resultado sería el Parlamento griego más fragmentado desde 1950.

DEJA UNA RESPUESTA