Tras su Gran Hazaña, Philae Se queda sin Energía antes de Tiempo

0
197

 

Aunque la sonda llegó con energía suficiente para funcionar dos días y medio en  la superficie del cometa 67P/Churyamov-Gerasimenko, a 510 millones de kilómetros de la Tierra, su misión podría no ser tan exitosa como esperan los científicos debido a que su aterrizaje se produjo en un espacio rodeado de  paredes rocosas que le dan sombra y los paneles  no están recibiendo suficiente luz solar para cargar las baterías.Ello , pese que los 10 instrumentos científicos de la Philae estan en funcionamiento.

 

Luego  desprenderse de la nave Rosetta, Philae aterrizó en el punto previsto, en una maniobra espacial de gran precisión el miércoles último, 12 de noviembre, pero al llegar al suelo, no se dispararon los arpones que debían fijarla allí y rebotó dos veces (en el primer salto se elevó hasta un kilómetro y se desplazó otro tanto), logrando al tercer intento anclarse en el suelo.

El equipo de ingenieros de la sonda Philae trabaja contra reloj para obtener todos los datos científicos tomados por el robot en el suelo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y, al mismo tiempo, busca estrategias que puedan alargar un poco su vida  para cumplir a cabalidad su misión.

“Esperamos volver a tener un contacto esta noche, pero no es seguro“, dijo a la prensa en Darmstadt (Alemania) Stephan Ulamec, responsable de la empresa aeroespacial alemana DLR que fabricó el robot de la sonda espacial europea Rosetta.

Stefan Ulamec, jefe del equipo de la sonda, explicó que aún “ no sabemos exactamente dónde está la Philae”, lo que esperan conocer en las  siguientes comunicaciones  con el robot, siempre a través de la nave Rosetta, en órbita del cometa.

Los expertos contemplan la posibilidad de rotar un poco la sonda para que reciba algo más de luz solar.

Satisfacción y Entusiasmo

Pese a los acontecimientos imprevistos  la  operación de la sonda ha causado enorme satisfacción y el entusiasmo no decae ni en la ESA ni entre los centros científicos participantes en la misión. “Tenemos la Philae en el cometa y funcionando”, expresó Andrea Accomazzo, director de vuelo en el centro de control ESOC, en Alemania. También los especialistas de la NASA, que han aportado tres instrumentos científicos, se mostraron muy satisfechos. “Todos aquí estamos encantados. ¡Felicidades!”, dijeron, desde EE UU, Gordon Johnston y Jeff Grossman, especialistas de la misión.

¿Cómo se sabrá que ya no hay energía a bordo? Sencillamente cuando la Philae se quede muda, cuando no se reciban más datos.En cuanto a Rosetta, está funcionando muy bien, es sólida como una roca y mantiene perfectamente las comunicaciones con la Philae, con un contacto muy estable , dijeron los expertos .

El viaje espacial  ha durado una década,  con un costo de 1.300 millones de euros  y es la primera cez que un artefacto fabricado por el ser humano ha logrado posarse por sobre un cometa, a más de 500 millones de kilómetros de la Tierra.
El robot del tamaño de un frigorífico —que pesa 100 kilos en la Tierra y apenas un gramo en el cometa donde casi no existe la fuerza de gravedad— está repleto de instrumentos de observación, aunque carece de autonomía de movimiento.

Desde el miércoles, Philae está posado en la superficie del cometa de cuatro kilómetros de diámetro 67P/Churyumov-Gerasimenko, a más de 510 millones de kilómetros de la Tierra. Funciona correctamente y envía información sobre el cuerpo celeste.

El robot del tamaño de un frigorífico —que pesa 100 kilos en la Tierra y apenas un gramo en el cometa donde casi no existe la fuerza de gravedad— está repleto de instrumentos de observación, aunque carece de autonomía de movimiento.

“¡Hola Tierra! Tuve una noche muy activa en el cometa. Estoy de nuevo en contacto con mi equipo”, dijo Philae el viernes en su cuenta de Twitter gestionada por la ESA. Pero luego volvió a perderse el contacto y se teme que sus horas de vida estén contadas.

Según los científicos de la ESA, aunque ello suceda, la “cosecha” de información científica obtenida por Philae ya es muy rica: suministró entre 70% y 80% de los datos previstos. “Miremos más bien lo que ha logrado, que es único, y seguirá siéndolo para siempre”, insistió el director de vuelo de la ESA, Andrea Accomazzo.

Los cometas son agregados de polvo y hielo primordial, escombros restantes del proceso de formación del Sistema Solar ocurrido hace 4.600 millones de años.

Por eso Philae intenta analizar directamente con sus instrumentos —incluyendo seis cámaras fotográficas, un tomógrafo y un espectrómetro— el núcleo del cometa y descifrar las claves para comprender cómo los planetas se formaron alrededor del Sol, importante información para el conocimiento humano.

DEJA UNA RESPUESTA