Sobre el Atentado a Pinochet y las Acusaciones contra Guillermo Teillier

0
277

El vicepresidente de Renovación Nacional, Juan Pablo Camiruaga, ha sostenido que el diputado Guillermo Teillier debería estar en el penal de Punta Peuco pues, a su juicio, “es increíble que uno de los autores intelectuales del atentado contra Pinochet siga impune”. Opinión que no es la primera de este tono, ya Carlos Larraín y Patricio Melero, presidentes de RN y la UDI, respectivamente (y “cómplices pasivos” de las violaciones a los derechos humanos en Chile) han manifestado dichos similares, por ejemplo, respecto a Carrizal. Pues bien, ante estas acusaciones es necesario especificar algunas cosas.

No sé si Guillermo Teillier fue o no fue el cerebro del fallido ajusticiamiento al genocida general Pinochet o el cerebro de Carrizal. Además eso no es lo central cuando se debate al respecto.

Lo central y verdadero es lo siguiente:

1) En 1973 se impuso una tiranía militar a sangre y fuego que torturó, ejecutó, asesinó e hizo desaparecer miles de chilenos (ver informes Rettig y Valech).

2) Los militares establecieron una política genocida, ejecutada por agentes del Estado, con pleno conocimiento y autorización de Pinochet y la junta militar.

3) Entre las atrocidades cometidas por los servicios represivos (DINA y CNI) más otros estamentos, está el haber entrenado perros para violar a los prisioneros, desollar, quemar, aplicar corriente a mujeres y niños, etcétera. Leer -entre otros- los libros Las letras del horror (Manuel Salazar, LOM Ediciones); El despertar de los cuervos (Javier Rebolledo, CEIBO Ediciones) y Villa Grimaldi (Gabriel Salazar, LOM Ediciones).

4) Ante hechos como estos, la defensa propia es absolutamente legítima, y es un derecho universal defenderse por todos los medios de lucha, armas incluidas. Por lo tanto, quienes ejercieron ese derecho –entre ellos el Frente Patriótico Manuel Rodríguez y el MIR- actuaron en consecuencia y con la legitimidad que da “la decencia del hombre libre”. La legitimidad para defenderse, por todos lo medios de lucha, asumida por el FPMR y el MIR, fue la misma legitimidad que tuvieron la Resistencia Francesa y los Partisanos que lucharon contra los nazis de Hitler durante la segunda guerra mundial. Ni más ni menos.

Las acusaciones de la derecha contra la Izquierda son actuar como “el ladrón detrás del juez” ¿Qué haría cualquier ciudadano si su casa es asaltada por delincuentes armados que pretenden torturar a sus hijos y violar a sus hijas y esposa? ¿Se quedaría mirando o tomaría un arma para defenderlos?, pues bien, eso pasó en 1973, un grupo de delincuentes uniformados se organizaron para asaltar la casa de todos: Chile. Y ante eso los sectores más conscientes políticamente respondieron usando el derecho a la legítima defensa propia.

No hay otra verdad.

Fuente: Clarín

DEJA UNA RESPUESTA