Si Queremos Paz Social, es Imperativo un Nuevo Enfoque Económico

0
255

Ya no sirve el crecimiento ni la acumulación, este modelo está agotado, crece, pero no reparte. El reclamo generalizado en  distintas partes del mundo es en contra de un modelo que está generando cada día más protestas sociales. No es por la construcción de un estadio más o de otra alza del pasaje de micro. El descontento va mucho más allá de eso, la ciudadanía ve que el modelo es injusto  que existe mala distribución de la riqueza. La gente quiere que no existan más estas tremendas brechas entre ricos y pobres.

En nuestro país por ejemplo 26 personas o grupos empresariales integran el ranking con las mayores utilidades en el país durante el primer trimestre del 2013 y los medios de comunicación, utilizan planas y planas para elogiar los logros de unos pocos, sin embargo nada dicen sobre aumento de salarios, implementación de bonos de productividad o la generación de empleos de buena calidad por parte de estas mismas empresas, ya que a decir verdad no hay mucho que reportar, pues nada hay en ese respecto, sino todo lo contrario.

Estos verdaderos “centros de poder” chocan con la realidad de la gente común, son los sectores medios los que han terminado por salir a la calles en distintas ciudades del mundo con la lógica sensación de insatisfacción ante un sistema que no responde a sus necesidades de estabilidad económica, pues el modelo no ha respondido a la gran promesa de que el crecimiento es bueno para todos, toda vez que los beneficios nunca llegan los sectores medios y bajos.

Solo unos pocos se sirven de esta economía que crece o se mantiene, estamos llegando a la meta del progreso, aumentan las utilidades de las empresas pero los salarios siguen bajos y la cantidad de pobres se mantiene o aumenta, y los sectores medios, siempre están con el miedo de caer al abismo financiero.

Me parece relevante crear  medidas de carácter tributario para que los que tienen más tributen más y esos fondos fiscales puedan ser utilizados en políticas sociales, educación de calidad, mejorar la salud y pensiones dignas y suficientes para los sectores más desposeídos ya que en Chile, desde la dictadura de Pinochet, no se han tocado las bases que sostienen el modelo que permite el tremendo acaparamiento de unos pocos.

Los chilenos requieren de un régimen de tributos diseñado para no encubrir los ingresos y eludir el pago de impuestos como lo es el FUT y un modelo de relaciones laborales que tenga entre sus derechos la negociación colectiva y el derecho a Huelga efectivo para todos los trabajadores sin distinción.

(*) Secretario General Central Unitaria de Trabajadores

DEJA UNA RESPUESTA