Sernapesca Confirmó Renuncia de Torturador de Isla Dawson

0
552

El Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca, confirmó que Jaime Weidenslaufer fue apartado de sus funciones como director regional ara Arica y Parinacota, luego que Juan Luis Ansoleaga Bengoechea, director nacional de la Institución le pidiera la renuncia. El motivo fue una serie de denuncias por violaciones a los derechos humanos durante su paso por el centro de prisioneros de Isla Dawson.


La noticia fue dada a conocer por el diputado PC Hugo Gutiérrez, quien a través de su cuenta de Twitter expresó: “Un torturador menos en la administración pública. Hoy Weidenslaufer renunció a Sernapesca ¿Y quien lo nombró?”.

El nombre de Jaime Weidenslaufer salió a la palestra pública en los últimos días, luego que una investigación realizada por El Dínamo diera cuenta de su actuación en el centro de prisioneros de Isla Dawson, donde sus sobrevivientes dieron cuenta de la ferocidad mostrada por el entonces subteniente.

La noticia fue confirmada esta mañana por fuentes de la Institución. “Efectivamente el director nacional le pidió la renuncia al señor Jaime Weindeslaufer el día de ayer, hoy durante la tarde el departamento de comunicaciones entregara más información”, explicaron.

Otros antecedentes de Weindeslaufer aparecen en la demanda “Juicio de hacienda de ex prisioneros políticos de Isla Dawson y Magallanes contra el Estado de Chile” que fue presentada en enero de 2008  por Elie Valencia, Miguel Loguercio, Baldovino Gómez y Héctor Avilés en representación de 31 ex presos políticos y  patrocinada por el abogado Víctor Rosas.

En algunos de sus párrafos,  se cita la función del ex subteniente Weindeslaufer y el terror que imponía en el campo de concentración. Allí, todos le temían porque se sabía que venía del centro Cochrane, donde se aplicaban torturas.

Según lo relatado en la demanda, Weidenslaufer llegó el 20 de marzo de 1974 al campo de concentración junto con Mario Tapia, otro subteniente.

Los infantes de marina estaban a cargo del teniente Eduardo Carrasco y tenían una muy mala reputación por su supuesta experiencia en otros campos de detención.

Esta guardia de jóvenes  infantes de marina fue designada “guardia de castigo” para los prisioneros de Río Chico. Allí se vuelve hacer hincapié en la dureza de Weindeslaufer, quien implantó un alto grado de represión y la vuelta a trabajos forzados que debieron realizarse con más intensidad.

DEJA UNA RESPUESTA