Según Abogado Querellante en Caso “Caravana de la Muerte”: Cheyre ‘Remató’ a un Detenido Político

0
105

En conversación con el programa Medianoche de TVN,  el abogados querellante  por el llamado caso “Caravana de la Muerte”, Cristián Cruz, aseveró que de acuerdo a antecedentes entregados por un testigo, ex oficial del ejército de Chile, Cheyre habría “rematado” a un detenido en el cuartel del ejército en La Serena.  Ante la pregunta del periodista que si en virtud de aquello,  Cheyre era un asesino, el abogado asintió afirmativamente. En otro plano, lea el sabroso “fuego amigo” que le descerrajan a Cheyre desde el pinochetismo rabioso.

Al mismo tiempo mostró en dicho programa y en otros, los documentos que según ellos, Cheyre habría participado en los Tribunales de Guerra donde se sabe fueron sentenciados millares de chilenos a la pena de muerte.

En el documento mostrado en cámara, se refiere a un detenido político condenado a 30 años de cárcel y cuya sentencia estaría firmada por el capitán de la época Juan Emilio Cheyre, ex general en Jefe del Ejercito y ex director y miembro del Consejo Electoral (Servel)

Anteriormente en “El Informador” de TVN fueron enfrentados Cheyre y  Ernesto Lejderman, victima argentina de solo 2 años de edad  a la época,  cuyos padres fueron asesinados por el Ejército de Chile en presencia del niño, que luego fue encontrado por las patrullas militares aferrado a su madre totalmente ensangrentado.

Lejderman luego en un programa de CNN, transcurridas varias horas, afirmó que la presencia de Cheyre “solo pretendía limpiar su imagen y defender a las FFAA de los atropellos a los DDHH”, luego agregó “no mostró una verdadera y profunda convicción de contribuir con la justicia a esclarecer con la verdad, no solo sobre lo que ocurrió con mis padres, sino además la verdad sobre el paradero de los desaparecidos”.

A cuarenta años del golpe militar, Lejderman se encontró con el militar que lo entregó, siendo un infante, a un convento y no a su familia en Argentina, y que niega pese a haber sido capitán y haber sido director de los Tribunales de Guerra, de conocer “nada, ni una solo palabra” que pueda ayudar a esclarecer los episodios denunciados.

Lejdemar le recordó al ex general que “no accedió a reunirse con él el año 2004, como  le pidió por todos los medios y ahora ante la presión de la ciudadanía y de los familiares de las víctimas de la dictadura, no solo dice no saber nada, sino se transforma en una víctima”

Quién es la víctima, comentó Leydemar a los medios “Cheyre y los militares genocidas o él que fue una víctima con solo dos años”.

Ernesto Lejderman señaló  a CNN “no fue fácil la previa al encuentro con Cheyre ya que él condicionaba su participación en el programa “El Informador” de TVN a que se hiciera acompañar por un abogado, lo que significaba según Leyderman, disponer de “un periodista que más se cargaba a Cheyre que a él y de un abogado, de manera que rechace rotundamente esa condición”.

Luego de estos episodios, Juan Emilio Cheyre renunció primero como Director del Servel para luego hacerlo como miembro de esa Institución como pedía la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, ya que según ellos  “Es un contrasentido que no contribuye al fortalecimiento de la democracia”, dijeron.

La vicepresidenta de Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Mireya García, emplazaron “al ex comandante del Ejército, Juan Emilio Cheyre y al actual Jefe del Ejército de Chile el general de Ejército Juan Miguel Fuente-Alba Poblete a entregar antecedentes sobre paradero de hijos de 9 militantes de izquierda que se encontraban embarazadas y encarceladas y que fueron desaparecidas, sin que se sepa que hicieron con los bebes de esas madres, además de todos los detenidos desaparecidos que aún no son entregados a 40 años del golpe de Pinochet”, afirmaron.

Fuente: Claves Magazine

La versión de Cheyre, de que no sabía del asesinato de los padres de Ernesto Lejderman, y que creía que se habían autoeliminado de un dinamitazo, no sólo no es creible para el ámbito de los defensores de los derechos humanos. Tampoco lo es para el pinochetismo rabioso y recalcitrate. A continuación, reproducimos una columna firmada por Máximo, en el blog Los Valientes Soldados del 73 de Chile, la misma que fue sacada de circulación.

No le Creo

Anoche me encontré de casualidad con el programa “El Informante”, lo vi casi completo. Siempre he tenido una mala impresión de Cheyre, lo encuentro zalamero, de doble cara, me da la impresión de ser una de esas personas que saben manejarse en aguas turbulentas quedando bien con todos.

Hay que decir a favor de Cheyre, que él, tal como el resto de sus compañeros veinteañeros del ’73, “estuvo ahí”; algunos como él contaron con la fortuna de ser el junior de un superior, seguramente daba recados, iba a comprar cigarros, y entregaba guaguas en los conventos; otros no corrieron con la misma suerte, les tocó fusilar a algún terrorista, o fueron destinados a la DINA o la CNI.

Es como el juego de la viroca, al que le toca le toca. También es posible que Cheyre haya hecho algo más de lo que cuenta sin que lo pillaran, o tal vez lo pillaron y consiguió inmunidad a cambio de hacer lo necesario para ello. Su bendición al informe Rettig seguramente fue una traición que le salvó el pellejo…………..hasta ahora.

No le creí a Cheyre anoche. Dio muchas explicaciones, habló mucho para decir poco y nada, no le creo que no supo nada de nada el ’73, ni en los ’80, ni que ni se enteró de lo que decía el informe que el mismo ayudó luego a validar, no le creo que sea una pobre ave perdida en la inmensidad de la vida. No le creo que lo que él supuso fue un suicidio de un par de extremistas le “marcara la vida”, tampoco puede repetir tantas veces que no compara su supuesto dolor con el del huérfano, si eso es lo que intentó hacer durante toda la entrevista.

Cheyre ha tratado de convencer a la gente que fue él quien dio la cara por el ejército.

Falso,  lo que ha hecho Cheyre es dejar que sus compañeros den la cara por él. Salvó su pellejo ayudando a condenar al resto, se llama traición,  y para poder llevarla a cabo antes hay que perder el honor.

A Cheyre le llegó su hora, tendrá que renunciar al Servel ante la presión comunicacional que está viviendo, y no sé si como un simple civil podrá mantener por mucho tiempo el blindaje que consiguió diciendo lo que hay que callar, y callando lo que hay que decir.

Máximo

DEJA UNA RESPUESTA