Prueba Simce: Estancamiento en los Resultados y Prevalencia de Factores Socioeconómicos

0
247

La Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer este martes los resultados de las pruebas Simce aplicadas en octubre de 2014 a escolares de segundo, cuarto y sexto básico, que en términos generales no mostraron variaciones significativas, lo que es interpretado como un «estacamiento» por los analistas. «Es increíble la diferencia de resultados que existe por nivel socioeconómico. Es, sin lugar a dudas, lejos, el desafío más relevante que hoy tiene nuestro país en el ámbito educacional,» dijo la Subsecretaria de Eduación, Valentina Quiroga. Por su parte, la CONES calificó la prueba SIMCE como parte del problema. 

 

Carlos Henríquez, secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, dijo a conocer este martes los resultados de las evaluaciones de aprendizaje y de los indicadores de desarrollo personal y social de los alumnos. En cuarto básico el puntaje de Matemática se mantuvo en 256 puntos, respecto al año pasado, y en sexto básico fue de 249 (bajó un punto).

Según Henríquez, en áreas como matemática la tendencia muestra que en los últimos 10 años los puntajes subieron y luego se estabilizaron.

Un ejemplo de esto es que el test aplicado a cuarto básico no registró variación entre 2013 y 2014, y el puntaje promedio se mantuvo en 256 puntos, mientras en sexto básico cayó sólo un punto, de 250 a 249.

En tanto, la prueba de Comprensión de Lectura anotó en segundo básico un alza de un punto (254 a 255), mientras en sexto bajó 10 puntos (250 a 240) en comparación con 2013, aunque, de acuerdo a la Agencia, este resultado no es plenamente comparable, pues entre ambas mediciones se efectuaron cambios curriculares y en el test se incluyó una parte escrita.

La prueba de Historia, Geografía y Ciencias Sociales aplicada a los alumnos de cuarto básico tuvo un promedio de 255 puntos (con un alza de cinco puntos desde el año 2008) y la de Ciencias Naturales para sexto básico (que se realizó por primera vez) promedió 250 puntos.

«Los promedios efectivamente muestran una estabilidad que, como Gobierno, nos preocupa. Ésa es la razón por la cual estamos haciendo una reforma educacional: para generar una tendencia positiva en la mejora de los aprendizajes de las niñas y niños», afirmó la subsecretaria de Educación, Valentina Quiroga, al asistir a la presentación de los resultados, realizada en un acto en la Escuela República de Panamá, en la comuna de Santiago.

La Agencia resaltó que durante la última década más de 1.050 escuelas han logrado mejorar sus resultados en lectura y matemáticas. De éstas el 57 por ciento son establecimientos

El Simce (Sistema Nacional de Evaluación de la Calidad de la Educación) también midió indicadores de desarrollo personal y social de los estudiantes, como clima escolar, motivación académica, vida saludable y participación ciudadana; que se asocian con mejores resultados de aprendizaje, según las autoridades.

«Tenemos cuatro elementos para que las escuelas focalicen su accionar: convivencia escolar, que es central y crítica para el mejor aprendizaje; que los profesores no se preocupen sólo de calificar, sino que vean el proceso de retroalimentación del aprendizaje; que haya papás involucrados y que haya directivos líderes al interior de sus comunidades educativas. Eso en cada escuela», explicó Carlos Henríquez, destacando que hay diferencias de hasta 42 puntos entre un colegio donde hay un buen ambiente y otro en el que sucede lo contrario.

La prueba mostró, además, que al controlar por grupo socioeconómico, no existe diferencia significativa entre establecimientos de distinta dependencia, y que el nivel socioeconómico redunda en diferencias de hasta 76 puntos entre los estudiantes, como se constató en la prueba de matemáticas de sexto básico.

«Es increíble la diferencia de resultados que existe por nivel socioeconómico. Es, sin lugar a dudas, lejos, el desafío más relevante que hoy tiene nuestro país» en el ámbito educacional, reflexionó Valentina Quiroga, afirmando que el objetivo de la reforma es «es tener igualdad de oportunidades y educación de calidad para todos».

La alcaldesa Carolina Tohá, también presente en la actividad, comentó los resultados a través de su cuenta de Twitter, señalando que «resultados generales d SIMCE muestran estabilidad. Sin embargo, entre colegios q mejoran el 54% son municipales lo cual es una buena noticia».

«Si se controla el factor socioeconómico no hay diferencias relevantes del SIMCE entre educción privada, particular subvencionada y pública», acotó la jefa comunal PPD, que también apuntó que «hay mejor SIMCE donde hay mejor convivencia, involucramiento de padres y liderazgo de directores».

Actualmente la prueba evalúa las asignaturas de Lenguaje y Comunicación (lectura y escritura), Matemática, Ciencias Naturales, Historia, Geografía y Ciencias Sociales, Inglés y Educación Física a estudiantes de segundo, cuarto, sexto y octavo básico, además de segundo y tercero medio, aunque no todas las asignaturas son evaluadas en todos los cursos. Además, se evalúan las habilidades en Tecnologías de la Información que se aplica muestralmente a algunos estudiantes de segundo medio.

Los resultados obtenidos por cada colegio en segundo, cuarto y sexto básico en el Simce 2014 se pueden revisar en la página web de la Agencia de Calidad de la Educación (haz clic aquí).

Según advirtió en su página web la fundación Educación 2020, «la interpretación de los resultados Simce debe hacerse a la luz de la propia escuela, identificando sus avances, retrocesos y tendencias respecto de mediciones anteriores».

Asimismo, «es fundamental considerar los Otros Indicadores de Calidad, de modo de contar con una visión integral de los logros de aprendizaje que considere el desarrollo social y personal de los y las estudiantes, así como el contexto socioeconómico».

«Si un sostenedor o escuela quiere tener una visión comparativa de sus resultados, la forma adecuada es analizarlos considerando escuelas de similar nivel socio- económico y dependencia», agrega Educación 2020, que se ha manifestado con fuerza contra prácticas como «el ránking de los mejores colegios según el Simce».

En conversación con Cooperativa Mirentxu Anaya, directora ejecutiva de 2020, destacó la manera «como fueron anunciados estos resultados Simce», respecto de lo cual consignó «un cambio y un giro bastante histórico».

«En general hemos tenido problemas con el tema de la ‘semaforización’: en algún minuto se daban puntajes absolutos –’este colegio sacó tantos puntos’ y se hacía un ránking-, y hoy día el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad (…) parte presentando los indicadores de desarrollo personal y social, y luego señala cuáles son las trayectorias de mejora Simce de los últimos 10 años. Por lo tanto, la mirada ya no es una foto de un puntaje de cada uno de los colegios, sino mirar la trayectoria de mejoramiento escolar», explicó.

En la medición «además se consideran como importantes otros indicadores de calidad, (…) no sólo si los niños saben leer o sumar, sino que nos importan los indicadores de desarrollo social y personal: la autoestima de los estudiantes, su interés y motivación por aprender, cómo perciben el clima del aula y los hábitos de vida saludable que tienen, y se considera que estos factores son determinantes para la mejora del Simce».

«Yo encuentro que hay un cambio de paradigma bien importante en cómo se están dando estos resultados y a nosotros, desde Educación 2020, nos parece tremendamente importante y clave, así que estamos muy contentos con la manera en que se presentaron estos resultados. Creemos que leídos de esta manera se contribuye realmente al mejoramiento escolar, y a no estigmatizar o a jugar al ránking de los colegios», señaló la socióloga.

En la contraparte, la presentación de «las trayectorias de mejora» -que fue «novedosa»- muestra una cara «preocupante» al constatar «que las trayectorias son estables y estancadas, y eso incluye a los colegios que tienen altos puntajes Simce», indicó Mirentxu Anaya.

«Una escuela mejora cuando va realmente progresando en sus resultados Simce, y la mayoría de nuestras escuelas mantienen trayectorias estancadas», lo que implica que «más o menos el 50 por ciento de nuestros niños se encuentra en un nivel elemental o insuficiente de aprendizaje», señaló la experta.

«¿Qué significa eso? Que en lectura, en cuarto básico, no logran saber lo que deberían para su curso: es decir, están en cuarto básico, pero están dominando contenidos de segundo o tercero: no comprenden lo que leen, no logran inferir y, por ejemplo, no reflexionan para poder emitir opiniones, lo que es fundamental para el pensamiento crítico», ejemplificó.

«El otro elemento que nos parece importante destacar es la brecha de equidad, que ya no es ninguna novedad y es, entre los factores externos, el que más influye en las diferencias de resultados Simce, que en algunas pruebas da una diferencia de 76 puntos entre los niños más ricos y los más vulnerables de nuestro país. En eso hay que seguir insistiendo», finalizó la directora ejecutiva de Educación 2020.

CONES: SIMCE es parte del problema y no de la solución

Ricardo Paredes señaló su preocupación con los resultados del SIMCE que indican una fuerte relación entre aprendizajes y nivel socioeconómico del estudiante, estableciendo a esta misma prueba como “parte del problema y no de la solución”.
 
En horas de esta mañana la Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer los resultados de la última evaluación de aprendizajes SIMCE realizada el año 2014 para los segundos, cuartos y sextos básicos, donde se estableció una fuerte relación entre el nivel socioeconómico y el aprendizaje del alumno, además de no detectarse cambios significativos en las distintas materias respecto a la medición anterior.  

Las reacciones no se hicieron esperar y Ricardo Paredes, vocero de la CONES, comunicó su preocupación con esta última medición, acusando a la prueba de ayudar al desprestigio de la educación pública a pesar de que los resultados centrarían el problema en la desigualdad socioeconómica.

«El SIMCE es parte del problema y no de la solución. Hoy detecta que los colegios privados no son mejores que los públicos dado que las principales diferencias de aprendizaje están entre grupos socioeconómicos, sin embargo esto ocurre luego del desprestigio que ha producido esta prueba a la educación pública durante muchos años», señaló Ricardo Paredes.

En esa misma dirección el dirigente estudiantil solicitó que el uso de los resultados sea apropiado y no atente contra la imagen de la educación pública, ya que las diferencias en los puntajes no se explicarían por una peor calidad en estos colegios sino que por las desigualdades sociales.

«Hago un llamado al MINEDUC para que den un uso apropiado a estos resultados y no ayuden a alimentar una imagen equivocada de la educación pública, ya que el problema real es la grave desigualdad que persiste en nuestra sociedad», señaló Paredes.

Finalmente el dirigente estudiantil hizo hincapié en la necesidad de volver a poner en el centro la reforma educacional con el fin de resolver los problemas que conlleva la segregación en la educación chilena, cuestión por lo cual reiteró el llamado a movilización para este jueves.

“La única solución para esto tiene nombre y apellido, se llama reforma educacional y estamos seguros que no saldrá adelante como corresponde si no la reubicamos en el centro de la discusión mediante la movilización social”, concluyó el vocero de la CONES.

DEJA UNA RESPUESTA