Proyecciones del Banco Central Confirman Desaceleración pero Descartan Recesión o Crisis

0
232

En el senado, el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara entregó el Informe de Política Monetaria (IPOM) y confirmó una baja en las proyecciones de crecimiento para este año entre 1,75% y 2,25% y un leve aumento de la inflación, que podría alcanzar hasta un 4% en el año. 

Aun cuando las informaciones del instituto emisor confirman una desaceleración de la economía, no se trata, en ningún caso de una recesión o una grave crisis tal como quiere verla la derecha y los medios de comunicación afines al empresariado.

El senador Ignacio Walker aclaró que el informe del Banco Central da cuenta de una desaceleración “no es recesión ni crisis”, “es una situación que viene hace un tiempo y que ha afectado a diversos países latinoamericanos debido al ciclo de los comodities”. Por ello llamó a mantener “un tono adecuado de discusión como gobierno y oposición para encarar los grandes desafíos en materia de desarrollo”.

A su turno, el senador García Ruminot, calificó el informe como una “mala noticia porque se reducen las expectativas de crecimiento a casi la mitad de la estimación que se hizo hace casi un año”. Y reflexionó respecto a “qué fue lo que ocurrió en un año”, haciendo énfasis en la necesidad de resolver los problemas de fondo porque “esta desaceleración tiene rostro en la gente que sale a buscar trabajo y no lo encuentra y en los emprendedores  que no pueden sacar adelante sus proyectos”.

El senador Coloma  consultó respecto a las señales que inciden en la baja de las proyecciones del crecimiento y la inversión ya que “no veíamos este panorama tan adverso desde la crisis Sub prime 2008, con la diferencia que hoy no existe un escenario internacional tan hostil”. Añadió que “resulta ingenuo pensar que cambios tan radicales en materia de políticas públicas sean neutras”.

Por su parte, el senador Zaldívar llamó a temperar las apreciaciones sobre esta rebaja en las estimaciones de crecimiento y manifestó que “si bien las expectativas pueden causar ruidos, sabemos que la disminución en la inversión no se produce por hechos contingentes, pues son decisiones que se adoptan con anticipación y lo que sabemos es que se terminó un ciclo en la inversión minera que incide en el crecimiento”. Además llamó a poner en acento en una agenda pro crecimiento de modo de reactivar los temas de infraestructura y el desarrollo energético.

El senador Carlos Montes valoró el informe del Banco Central y si bien señaló que el diagnóstico es “preocupante”, consideró que se da en medio de un mercado laboral con menor dinamismo, pero con tasas de desempleo bajas. Asimismo, señaló que lo que ocurre se da en medio de un proceso de desarrollo externo que viene de antes y que es necesario mirar al resto de los países de la región que se están viendo afectados por procesos similares. Indicó que es necesario estar atentos a los riesgos, para ver cómo revertirlos, y señaló que en materia de expectativas hay que generar condiciones para crear seguridad.

En tanto, el senador Alejandro Navarro dijo que es inoficioso señalar que la reforma tributaria incidió en la situación económica del país y si bien las cifras no son las esperadas, señaló que Chile tiene una economía sana, hay ahorro, no hay mayor endeudamiento, están ordenadas las finanzas y se puede estar frente a una crisis transitoria, pero no terminal. Agregó que es fundamental ver el impacto que tiene el tema energético en la economía.

A su turno, el senador Hernán Larraín señaló que la percepción de los empresarios y los consumidores es que caen las ventas, las demanda y el crecimiento económico, y en ese escenario el Banco central habla de un deterioro mayor. En su opinión la economía chilena “se ha pegado un frenazo”, razón por la cual se ha solicitado una sesión especial sobre reactivación para ver cómo se puede cooperar en revertir el tema. Agregó que el país está sano y tiene capacidad de recuperación, pero que es fundamental encontrar un piso de acuerdo que permita recuperar la confianza del sector económico.

En tanto, el senador Eugenio Tuma señaló que aun cuando las cifras entregadas por el BC no son buenas, esto es un estado transitorio que debe entregar tranquilidad al país. En su opinión no hay un “frenazo”, sino que un proceso de desaceleración. Agregó que hay que acompañar los cambios con políticas de certidumbre y abrir canales de participación a los ciudadanos, a objeto de generar mayor confianza.

DEJA UNA RESPUESTA