Por Derechos de los Estudiantes: Inédita y Dura Polémica entre Director de Carabineros y Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos

0
56

En una inédita y dura polémica, el general director de Carabineros, Gustavo González Jure, le envió una carta a la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fries, en la que  le manifiesta su preocupación “respecto de la imagen que pudiere generarse al no promover la Institución que Ud. dirige, la real función de Carabineros como promotor y ente encargado de colaborar en garantizar el real ejercicio de los derechos fundamentales, sino que por el contrario, existe una evidente tendencia a resaltar sólo casos específicos negativos de la actuación policial”. Esto, por la inclusión en el informe sobre derechos de los estudiantes, donde se señala: “las detenciones en las marchas han sido un elemento de represión que ha utilizado Carabineros para evitar la reunión libre de las personas que luchan por sus derechos”.

 

 

El general director de Carabineros, Gustavo González Jure, acusó la existencia de un sesgo del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) al momento de referirse al actuar de los funcionarios policiales.

“Existe una evidente tendencia a resaltar sólo casos específicos negativos de la actuación policial”, dice la misiva, dirigida personalmente de González a la abogada Lorena Fries, directora del INDH.

“Me preocupa en mi calidad de General Director de la institución, que en el legítimo y autónomo ejercicio de sus funciones el Instituto Nacional de Derechos Humanos que usted dirige, no reconozca en su real dimensión los esfuerzos y sacrificios del personal institucional que, para velar por el respeto de los derechos de la ciudadanía, resulta muerto o lesionado grave y en muchos casos con secuelas de por vida”, agrega.

Tras aludir a múltiples casos de carabineros heridos y al asesinato del cabo Alejandro Rodrigo Gálvez Gálvez durante los disturbios por el “Día del joven combatiente”, la carta finaliza señalando que “los derechos humanos son de todos y todas, sin excepción.

La misiva tiene fecha del 2 de abril, pero fue difundida públicamente -a través de la cuenta oficial de Twitter de Carabineros- ayer sábado:

Carta a Instituto Nacional De Derechos Humanos enviada por el General Director de Carabineros

Sra.
Lorena Fries Monleón
Directora
Instituto Nacional de  Derechos Humanos
PRESENTE

De  mi especial consideración:

Junto con saludarle, me   dirijo a  Usted en  mi   calidad  de General Director de  Carabineros de Chile con el objeto de manifestarle mi  especial preocupación sobre el siguiente asunto:

La Constitución Política de  la República, en su  Capítulo XI, referente a “Fuerzas Armadas, de  Orden y Seguridad Pública”, específicamente en su artículo 102, inciso segundo, prescribe que “Las Fuerzas de  Orden y  Seguridad Pública están integradas sólo  por Carabineros e Investigaciones. Constituyen la fuerza pública y  existen para dar  eficacia al  derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior,  en  la  forma que  lo  determinen sus   respectivas leyes orgánicas”.

Carabineros de Chile entonces tiene por   misión  esencial dar eficacia al derecho, garantizar el orden público y la seguridad pública interior, gozando en su  cometido del   reconocimiento  internacional  y más aún, de la propia ciudadanía como un promotor y protector de sus derechos vulnerados y garante de la paz social.

Por   lo   anterior,  me   preocupa  en   mi   calidad  de   General Director de  la  Institución, que en  el  legítimo y autónomo ejercicio de sus funciones el  Instituto  Nacional de  Derechos Humanos que Usted dirige, no  dé  el  énfasis y difusión pertinente a esa condición de  esta policía uniformada, y asimismo, no  se  reconozca en  su real dimensión los  esfuerzos y sacrificios del  personal institucional, que para velar  por el respeto de  los  derechos de  la  ciudadanía resulta muerto o lesionado grave y en  muchos casos con  secuelas de  por  vida.

Consecuente con   lo  expuesto, a JUICIO  de  quien escribe, en relación al actuar del  Instituto, normalmente sólo  toma conocimiento de  acciones judiciales (generalmente amparos o querellas) emprendidas en  contra de  Carabineros de  Chile  o de  su personal, según el caso, sin siquiera primeramente efectuar las  consultas respectivas a nivel  de  los órganos  territoriales  o   funcionales  de   la   Institución,  a  objeto  de contrastar las  distintas versiones que  pudieren existir respecto de  un supuesto hecho denunciado por  un particular, que ha estimado vulnerado sus derechos en  algún procedimiento policial determinado.

Cabe hacer presente que  Carabineros de  Chile y en  particular este General Director, desde su nombramiento al  mando de  esta Institución, ha impulsado activamente la  promoción de  una cultura de apego y  respeto a los   derechos humanos,  lo  cual  se  refleja en   las actuales  mallas  en   nuestros  planteles  docentes  y  constante capacitación al respecto, sin  perjuicio de  concretar   además la formalización de  nuestros  protocolos de  actuación en  procedimientos de control de orden público.

En   virtud  de   lo  anterior,  preocupa  el  hecho que frente a situaciones  que constituyen conductas  reñidas con   el  ordenamiento jurídico y donde Carabineros de  Chile  por  mandato constitucional se encuentra obligado a actuar para velar por  el  orden  público y  la  no afectación de  derechos de  los  ciudadanos, en  algunos casos termine siendo sindicado el personal Institucional como el victimario. No puedo desconocer con dolor que en ciertos casos especificas y muy particulares el accionar de algunos de  nuestros miembros se ha alejado de  nuestro real  sentido y mandato encomendado, pero ello  en ningún caso da pie,  por  lo marginal de  los casos, para que a través de  ellos  se pretenda generar una  imagen negativa de  Carabineros de  Chile presentándola como una  institución vulneradora de  derechos fundamentales, cuando por esencia es  absolutamente lo contrario, aun pagando un alto  costo en  la  integridad física del  personal  policial que cumple sus funciones en  el sentido señalado.

Sólo  en  el  Servicio de  Urgencia del  Hospital de  Carabineros durante el  año  2014 se   atendieron más de   1.551 funcionarios que sufrieron algún tipo  de  lesión en  actos del  servicio, en  procedimientos policiales, existiendo detrás de cada uno de  ellos historias personales y familias  que  no   comprenden  el   por   qué  del   nivel    de   violencia   y afectación de  derechos fundamentales hacia sus  personas y  que, pareciera ser que  esta situación no  le importara a la institucionalidad creada al efecto.

Me  detengo en  este aspecto en  particular para mencionar la situación personal del  Cabo 2do.  Luis  Lemun Jaque,  quien mientras prestaba servicios en  el denominado conflicto mapuche, fue  lesionado gravemente, perdiendo en  la  actualidad por  completo la  visión de  sus dos ojos  a consecuencia de los disparos recibidos a mansalva; o el caso del  Suboficial Aquiles Toro  Espinoza, quien en  la ciudad de  Melipilla, recibió impactos de  perdigones que le afectaron de  manera definitiva la visión de su ojo izquierdo; o del  Suboficial Mario  Peña Henríquez, quien en  un procedimiento por  robo,   mientras auxiliaba a dos compañeros heridos recibe un  impacto de escopeta en  su codo  izquierdo, resultando con  fractura expuesta; como también del  Carabinero  Héctor Palma Sepúlveda, quien recibió un  impacto de  bala en  su rostro al efectuar un  control por  ley de alcoholes en  la ciudad de  Antofagasta; el Cabo 2° Henry Guidotti Araneda, quien resultó politraumatizado raquimedular (parapléjico) al ser impactado por  delincuentes a quienes perseguía en su motocicleta fiscal, y así  muchos otros Carabineros que han quedado en  estado vegetativo, politraumatizados, parapléjicos, etc.

Finalmente, en el cumplimiento de las obligaciones que le impone el  ordenamiento jurídico vigente a Carabineros de  Chile, su personal no sólo  expone su  integridad física, sino también su  vida, cuenta de  ello  es  el  reciente homicidio del  Cabo 2° Alejandro Rodrigo Gálvez  Gálvez,  fallecimiento  que   junto a  los   acaecidos  durante   el presente año se suma a la creciente lista de  personal fallecido en  actos del servicio.

Por  lo anterior Sra. Directora, el objeto de  la presente misiva no  es otro sino expresar mi  preocupación como máxima autoridad de Carabineros de  Chile respecto de  la  imagen que pudiere generarse al no    promover   la    Institución   que    Ud.    dirige,   la    real    función   d e Carabineros   como  promotor  y   ente  encargado  de    colaborar  en garantizar el real  ejercicio de los  derechos fundamentales, sino que por el contrario, existe una  evidente tendencia a  resaltar  sólo   casos específicos   negativos   de   la    actuación   policial  por    medio   de    la interposición  de   acciones  legales o  constitucionales,  sin   que previamente se recabe la  información suficiente  a través, entre otras fuentes,  de   esta  Institución, con   el  objeto  de   no   afectar innecesariamente la  imagen de  Carabineros o la  vida de  una persona que  ostenta la calidad de funcionario de  Carabineros, dando cabida así precisamente  al   mensaje de   final   de   año  generado por   ese   mismo Instituto   Nacional  de    Derechos  Humanos,   el   cual  expresa:  “Los derechos Humanos son  de  todos y todas, sin  excepción”.

Sin  otro particular, saluda atentamente.

Firmado

GUSTAVO ADOLFO GONZÁLEZ JURE
General Director
CARABINEROS DE CHILE

Versión del INDH

Previamente, el contenido del Informe de Derechos Humanos para Estudiantes, había sido defendido por la Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fríes, en Carta al Director del diario El Mercurio, publicada en  4 abril 2015, cuyo texto es el siguiente:

Señor Director:

Los contenidos del Informe de Derechos Humanos para Estudiantes son los mismos que los informes anuales aprobados por el consejo del INDH entre 2010 y 2014, en un lenguaje cercano para niños, niñas y adolescentes.

Es necesario que la opinión pública sepa, y los órganos del Estado entiendan, que los planteamientos del INDH están basados en observaciones a la luz de estándares internacionales de derechos humanos que han sido ratificados por Chile, y, por tanto, se han convertido en una obligación del Estado ante el sistema internacional y ante todos quienes habitamos en este país.

En ese sentido, podemos afirmar, a través de seguimientos rigurosos de lo ocurrido en los últimos años, que la actuación de Carabineros, en las diversas marchas y otras formas de manifestación desarrolladas desde el 2010 en adelante, muchas veces no se ajusta a esos estándares, afectando el derecho de los chilenos a expresar colectivamente su opinión.

Esto queda en evidencia, entre otros antecedentes, si consideramos que, según datos de 2012, alrededor del 95% de los detenidos en protestas y otras formas de manifestación son liberados antes de llegar a tribunales por falta de méritos.

Sin perjuicio de lo anterior, el INDH siempre ha señalado que el derecho de manifestación debe ser ejercido sin violencia, así como su pesar y condena cuando algún carabinero es víctima de aquella, como recientemente ocurrió con el cabo Alejandro Gálvez.

Al contrario de lo que un artículo insinúa, el INDH está preocupado de los derechos humanos de Carabineros y se encuentra preparando un estudio relativo a aspectos tales como sus extenuantes jornadas de trabajo, factores de discriminación entre tropa y oficialidad, medidas de entrenamiento o disciplinarias que pudieran estar reñidas con estándares de derechos humanos, entre otros aspectos que el Estado debiera abordar para hacerse efectivamente cargo de la situación de los funcionarios policiales.

Por último, este espacio no permite corregir las imprecisiones de dicho reportaje respecto del Informe de Derechos Humanos para Estudiantes. Por eso, los invito a leer con sus propios ojos este informe, que se encuentra en nuestra página web.

Lorena Fries Monleón
Directora Instituto Nacional de DD.HH.

DEJA UNA RESPUESTA