Barbas en Remojo: Comenzó la Cuenta Regresiva del Pentagate

0
235

Los últimos acontecimientos pusieron sobre aviso que se avecinaban novedades. Varias escaramuzas judiciales se dieron los últimos días y ellas fueron de a poco aislando a los Carlos, Délano y Lavín, los socios que aparecieron envueltos en un escandaloso caso de fraude fiscal. Varias son las aristas judiciales donde el tema fluye, cuál de todas más complicadas para “el parcito”. Los UDI mientras tanto tiritan esperando el día que ya se les viene para ellos.

 

La causa laboral

Ante el 2° Juzgado del Trabajo, en la causa RIT 617-2014, caratulada “Raggio Guerrero, Gonzalo con Penta III Limitada”, la que lleva en la carátula el nombre del abogado laboralista del Estudio Jurídico Raggio & Musso asociados, la cosa está que arde. El ex mano derecha de Délano y Penta, Hugo Bravo, los tiene demandados por la no despreciable suma de 2300 millones de pesos. Alega despido injustificado, que se habrían pasado a llevar sus derechos fundamentales y la existencia de daño moral y diversas deudas laborales pendientes, etcétera.

Por su parte desde Penta han respondido que Bravo no tiene derecho a indemnización alguna, pues habría incumplido gravemente el contrato de trabajo. En un extenso escrito de contestación a la demanda, el Estudio Jurídico de los abogados Álvaro Pizarro Maass, María Paz Ihnen Franke y Mauricio Correa Noe, se pasea cronológicamente por los hechos que según Carlos Délano y Carlos Lavín, habrían concluido con el despido de Bravo.

Desde luego acusan que Bravo habría actuado de propia iniciativa en todos los hechos delictuales que hoy también tienen comprometidos a los dueños de Penta. Alegan desconocer los negocios acerca de la devolución maliciosa que habría beneficiado a sus propias empresas y desconocer incluso la arista política denominada Penta-UDI. Y eso que reconocen tener oficinas en el mismo lugar e incluso mismo piso y al lado de Bravo.

¿Y las disculpas?

Se frustró la conciliación a que llamara el tribunal en el juicio laboral, fijando en un piso mínimo de 100 millones de pesos el acuerdo, además de disculpas públicas de los dueños del holding a Bravo. Así lo informó el abogado de este, quien aseguró que su cliente “Pide que los controladores de Penta manifiesten disculpas públicas por los hechos en que se involucró a don Hugo y dejar absolutamente claro que él no tiene ninguna responsabilidad en lo que ellos han hecho respecto del caso Penta”.

“Esto no es un problema de dinero, es un problema de principios. Por eso cuando nosotros llegamos a la etapa de la conciliación no dimos ninguna cifra (específica), porque ése no es el punto. El punto es que se acredite que don Hugo no tiene ninguna responsabilidad en estos hechos”, manifestó el mandatario judicial de Bravo.

Por su parte los abogados de Délano y Lavín, en caso alguno aceptarían disculparse con Bravo, pues ellos son los que se sienten ofendidos y traicionados en la confianza que depositaron en su ex mano derecha…

¡La culpa es tuya y nada más que tuya! Se acusan mutuamente.

Si te vienen a contar…

También dicen desconocer que al martillero Valdivia (quien denunciara la arista política y a Penta en el tema antes de morir), se le pagaba por las propias empresas de las cuales son dueños. A tanto llega el descaro de desconocer las relaciones con Valdivia, que a Délano se le olvida que Valdivia le pagaba hasta los partes en que incurría la cónyuge del mandamás de Penta.

A mayor abundamiento, declaran los propietarios de Penta en la causa laboral (lo que también sostienen en la penal), desconocer el procedimiento de Bravo y Valdivia para defraudar al Fisco. Y lo mismo en la defraudación por boletas falsas… ¿Se le olvida a Los Carlos que ellos hicieron el mismo procedimiento defraudando con boletas falsas, entre otras de sus respectivas mujeres (todos a estas alturas imputados por el SII por tal hecho)?

El papel aguanta todo, reza un dicho. Leer el expediente laboral entre los ex secuaces hace concluir que ciertamente el vulgo tiene sentido común. “Escandalizados” se declaran Délano y Lavín al haberse enterado de los malos pasos de Bravo, a quien acusan entre otras cosas de “demencia selectiva”. Claro que no pudieron negar que la grabación que sacó a colación Bravo de la reunión con Carlos Lavín y su hijo, que los tiene muy comprometidos, es cierta. Solo alegan que no autorizaron a ser grabados.

Las causas penales

La jueza a cargo del caso laboral dio validez a la grabación que hizo Bravo a Lavín y su hijo, ordenando de paso su más hermético secreto. Ello porque sus alcances no solo llegan a la causa del trabajo sino que sobre todo a las distintas aristas de las causas penales, que claramente serán ampliadas tras los nuevos antecedentes que arroja esa grabación.

Al ser admitida como medio de prueba legítimo la famosa grabación y dado su nexo con el caso Penta/UDI (cabe recordar que fue Bravo quien destapó los aportes irregulares de la empresa a las candidaturas UDI con boletas falsas) se sabe que ella revelará nuevos antecedentes sobre el caso que sacude al gremialismo y que dejó en evidencia el financiamiento desmesurado e ilegal de la política.

La magistrado al declarar admisible la grabación, que fuera efectuada el 7 de septiembre en la casa de Bravo, señaló que ella “no afecta el bien jurídico protegido” como es la intimidad de las personas. Este argumento fue expuesto por la defensa de Bravo y también por el jefe de la fiscalía de Las Condes, José Veizaga, quien argumentó que tras indagar los hechos se determinó que no existe “delito, por lo tanto, no tenemos que investigar nada”. El fundamento es que se trato de temas relacionados a operaciones comerciales y laborales.

A propósito de dichas causas, para el 9 de diciembre se fijó la audiencia del cierre de la etapa investigativa en el caso Fraude al FUT. En ella Délano, Lavín, las mujeres de ambos, Bravo y una docena de contadores, exfuncionarios del SII, más de cien contribuyes y muchos más están involucrados. En esta audiencia se esperan las primeras formalizaciones hacia el principal financista de la UDI, Carlos Délano y su partner en Penta…

La arista política por su parte, tiene fijada audiencia para el 31 de diciembre del presente año… allí se determinará si el Fiscal Carlos Gajardo ampliará o no el secreto que se mantiene sobre la carpeta investigativa del Caso Penta/UDI y que tiene involucrados a varios senadores y ex candidatos al Congreso, militantes y dirigentes UDI. Allí también se esperan formalizaciones varias, pero esta vez alcanzará también a los políticos derechistas…

Buscando atenuantes

Por regla general, cuando el SII declara como gasto rechazado la boleta o factura otorgada por un familiar del propietario de una empresa, no se generan acciones legales de orden penal. A quien le rechazaron el gasto, cumple con enterar el impuesto controvertido y ya. Pero eso es distinto a lo que hicieron, de acuerdo a la denuncia del SII, Carlos Délano y su pandilla. Ellos derechamente habrían falsificado ideológicamente boletas que por montos millonarios, daban cuenta de trabajos jamás efectuados y cuyo fin era financiar de manera ilegal a candidatos UDI.

Délano y Lavín pagaron al Estado 1.191 millones de pesos (unos US$ 2 millones aproximadamente), correspondientes a los impuestos que el SII determinó que habían evadido a través del uso de boletas falsas de honorarios emitidas por sus parejas para aumentar los gastos de sociedades ligadas al grupo y reducir, así, el pago de tributos y que suman -según indicaron- $ 532 millones, los que ascienden a los US$ 2 millones con intereses, reajustes y multas.

Luego, el hecho que Délano y Lavín hayan reintegrado parte de lo que se conoce habría sido defraudado al Fisco, no les exime de su responsabilidad penal sino que solo se transforma en un atenuante que mitigue la pena que les correspondería por el delito cometido, de acuerdo al artículo 94 N° 7 del Código Tributario, que sanciona “Las declaraciones maliciosamente incompletas o falsas que puedan inducir a la liquidación de un impuesto inferior al que corresponda”, tomando debida consideración que se trata de delitos reiterados.

Como se recordará, ellos están imputados además de simular “una operación tributaria obteniendo devoluciones de impuesto que no le correspondían, arriesgando una sanción de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado medio y con multa del cien por ciento al cuatrocientos por ciento de lo defraudado. Las boletas falsas ideológicamente, les pueden significar penas que superan los 15 años de cárcel. Así que están apurados en reparar el mal causado, pero en caso alguno ello les permitiría, en un verdadero Estado de Derecho, evadir las sanciones penales que les correspondería.

Me voy pero me quedo

Así sucedió con la bullada renuncia que Carlos “choclo” Délano y Carlos Lavín hicieron como directores de Penta Vida, Penta Security, Banmédica y Banco Penta. Sin embargo no están cesantes ni pedirán rebajas de fianzas como su compañero de partido Cristián Labbé, pues Lavín y Délano informaron mediante un comunicado que seguirán desempeñando “nuestras labores de presidente y vicepresidente de Empresas Penta S.A.”. Ve, a nadie le falta Dios.

Claro que se ha llegado a sostener que, ante los continuos traspiés judiciales de los últimos días, entre los cuales está la famosa grabación que le hiciera Bravo a Lavín, se habría originado la intempestiva renuncia de éste y Délano a los señalados directorios de las empresas Penta. “Ahora sí no tendrán escapatoria” comentó una fuente conocedora desde antes de los términos de la mentada grabación.

Otros aseguran que la renuncia se debería a que se tendrán que dedicarse de lleno a su defensa judicial ante las inminentes formalizaciones judiciales en las audiencias del 9 y 31 de diciembre. Así y de paso, aseguran que no seguirán afectando a sus vapuleadas empresas. Lavín y Délano señalaron que “esta decisión busca que las diferentes empresas del grupo dediquen el tiempo necesario para cumplir sus funciones y tareas al interior de cada compañía” y que las entidades mencionadas “comunicarán oportunamente” a sus reemplazantes en los directorios.

¿Habrá pasado la UDI a Délano al Tribunal de Disciplina?

Claro que no, se trata del máximo financista de esa colectividad, además de estar ligado familiarmente al presidente de la UDI, Ernesto Silva. Y también fuertemente ligado en lo político, pues Délano financió la campaña de Silva de manera importante (92% proviene de los aportes privados) y con “aportes reservados” llegó a los 270 millones de pesos. Y si el presidente de la UDI no podría ir en contra de su mecenas, el secretario general de ese partido derechista, Javier Macaya, también obtuvo cerca de 144 millones de pesos por “aportes reservados”… ¿Cuántos provenientes de Penta?

Así que al menos de un tribunal, el de disciplina de la UDI, se ha librado Délano, (Tampoco han pasado a Iván Moreira -y Rodrigo Molina, su chofer que pasó una boleta por 10 millones-, Ena von Baer, Jacqueline van Rysselberghe, Lawrence Golborne, Pablo Zalaquett, Carmen de Castro, Cristián Labbé, Verónica Nieto, la secretaria de la UDI que pasó otra boleta por 5 millones y un par más que se encuentran en carpeta), así que no debería llamar la atención la pulcritud disciplinaria con que mide ese partido a sus militantes -insignes como señaló su presidente-.

A propósito de relaciones incestuosas, Ernesto Silva, presidente de la UDI, reconoció haber vendido su parte en la Universidad del Desarrollo (UDD), en la cual era socio de Délano, a través de las sociedades que conforman Ainavillo, la empresa matriz que creó que la inmobiliaria que le arrienda la infraestructura a la casa de estudios, y que según el Mineduc ha realizado millonarios traspasos a sus dueños y que está también siendo investigada por el Fiscal Carlos Gajardo.

Silva confesó que la decisión de vender, guarda relación con su rol como presidente de la UDI, ya que “en esto habrá críticas siempre. De algunos que dirán que por qué sigo en la inmobiliaria y no me he desprendido de la herencia. Y si me desprendo, de por qué lo hice. Lo central, a mi juicio, es que hoy como presidente de la UDI tengo la libertad total de señalar que no tengo ningún vínculo ni directo ni indirecto con la universidad y eso es bueno para lo que me toca desempeñar”.

Penta-UDI la madeja comienza a desenrrollarse: lo que viene en el proceso judicial donde formalizarán por fraude a Carlos Deláno y Carlos Lavín, financistas de la UDI

Se acerca un nuevo hito en la investigación y los involucrados comienzan a encomendarse a todos los santos por el oscuro camino que deberán pasar, sobre todo los civiles controladores de Penta. Mientras, en el mundo de la UDI, el asunto no es menos complicado. Diputados y senadores ya figuran con un daño a su imagen difícil de remediar y todo apunta a que los posibles desafueros pueden concretarse.

Carreras presidenciales, imagen parlamentaria y unidad de la Alianza, todas destruidas por el escándalo que significó el fraude al FUT  de las empresas Penta y su derivación con los vínculos con el financiamiento en la política, desatando así un replanteamiento sobre las normativas y restricciones existentes para que candidatos lleven sus campañas parlamentarias y presidenciales. Tanto que el caso ya se menciona como Penta-UDI.

La UDI es la más golpeada con el escándalo, con varios militantes que habrían recibido miles de millones de pesos para financiar sus aspiraciones al Congreso. Episodio que se sigue agravando con la filtración de un audio con los diálogos entre el ex gerente de Penta, Hugo Bravo con uno de los controladores del grupo, Carlos Eugenio Lavín, en que ambos dejaban de manifiesto los traspasos de fondos desde la corredora de Bolsa del grupo, hacia el banco del mismo nombre, provocando pérdidas millonarias en la primera, exceptuando su pago de impuestos.

La grabación se convirtió en una pieza clave en la carpeta investigativa de la Fiscalía en el caso de fraude al FUT de la empresa y ahora, que ya fue admitida como prueba (luego que se intentara omitir en el caso de demanda laboral de Bravo, alegando que se violaba la intimidad de Lavín), la causa de la arista política pide que el popular registro ahora sea incluido en su carpeta investigativa.

¿Qué se viene ahora?

De manera inmediata, lo más pronto que corresponde al caso tiene que ver con la grabación  que no sólo saca ronchas a los políticos de la UDI, sino que a también a los socios controladores del grupo económico. El registro capturado por Bravo, en supuesto desconocimiento de Lavín, revela prácticas ilegales del grupo sobre traspasos y capitalización de las empresas, eludiendo impuestos.

Claro, ya lo han dicho los senadores que son nombrados en la cinta y el mismo Lavín: lo que dice Bravo es falso. Es por ello que el mismo fiscal Carlos Gajardo ha manifestado que la primera tarea a realizar, una vez que sea admitida como evidencia en la carpeta investigativa, es verificar que lo que el exgerente de Penta dice es verdadero. Otros tres puntos ya fueron ratificados, los que en sí son fundamentales: la grabación no fue adulterada (editada) para cambiar el sentido de la conversación, quienes fueron grabados realmente son ellos y que los hechos que se nombran son concretos y comprobables.

¿Y qué pasa si se descubre que es real? Hasta ahora, la participación de políticos en el Penta-UDI está sujeta a los dichos de Bravo y evidencias que vinculan a cercanos a la UDI. Un ejemplo, en el caso de Iván Moreira, él no recibió dineros por transferencias o boletas (que sería una forma increíblemente fácil de demostrar el nexo), sino que fue su chofer el que emitió boletas a honorarios por un millonario trabajo…que no realizó La hipótesis es que él recibió el dinero por trabajos no realizados, para luego hacer entrega de esos recursos al entonces diputado hoy senador.

La veracidad del registro significaría que se da el pie para iniciar un pie investigativo para indagar a los políticos involucrados, senadores y diputados. Esto sería, comparar información, por ejemplo, si el chofer del senador, supuestamente, recibió dineros Penta, para entregarlos a Moreira, podrán revisar la información del parlamentario para comprobar si una suma similar llegó a sus manos, o si su campaña recibió montos inesperados de similares características en determinada fecha.

¿Seré yo, señor?

Sin embargo, un hito clarísimo del caso se concretará el próximo 31 de diciembre, cuando se levante el secreto de la carpeta investigadora. Será el momento en que se conozcan los testimonios completos en poder de ambas partes, es decir, el público sabrá a ciencia cierta cuál es la gravedad y los alcances del escándalo. Además, la defensa sabrá los antecedentes que maneja la Fiscalía.

Con eso también significará el inicio del proceso de formalizaciones en contra de los involucrados, incluyendo a quienes participaron del fraude al FUT. Esta claro que para todos ellos no será precisamente un buen comienzo del año 2015.

Lo que está claro también, es que en las próximos días, Carlos Alberto “Choclo” Deláno y Carlos Lavín, los más importantes financistas de la UDI serán formalizados y posiblemente recibirán penas aflictivas mientras dura la investigación por fraude al fisco.

Fuente: Cambio 21

 

DEJA UNA RESPUESTA