Oscura Licitación del Ejército en Compra de Visores Nocturnos

0
241

Pareciera la trama de una película de espías o un buen argumento para una serie de acción. Pero no es más que la historia de una licitación convocada por el Ejército de Chile para comprar visores nocturnos por un monto cercano a los US$ 17 millones, poco menos de 10 mil millones de pesos, suma nada despreciable que atrajo la atención de ocho postulantes de nivel mundial.

El reclamo de uno de los oferentes en una primera licitación que fue declarada inválida por el Ejército, puso en entredicho la forma en que esa rama de las Fuerzas Armadas hace su compra de material. Aún no hay respuesta oficial sobre lo ocurrido.

Sin embargo, los participantes sabían que esta era la segunda vez que el Ejército, a través de la jefatura de Adquisiciones, procedía a subastar públicamente la compra de los visores, ya que la anterior fue declarada inválida por contener, según se dijo, errores administrativos consistentes en los criterios de evaluación y problemas con las pruebas de campo.

De acuerdo a una publicación de El Mercurio, la nulidad de la primera licitación hizo que la empresa griega Theon-que abastece al menos a seis países de la OTAN- interpusiera un reclamo y pidiera las correspondientes explicaciones documentadas y respaldadas. En todos los parámetros, resultaba que los griegos obtenían el primer lugar.

En un recurso de reposición presentado ante el comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba alegaron que los cambios que se hacían a la licitación derechamente favorecían a la empresa C&M, representada por Virgilio Cartoni, un oficial en retiro considerado según la información como el mayor proveedor de la industria del armamento para el Ejército de Chile ya que representa a una 50 fábricas de nivel internacional.

El cambio de reglas para favorecer a una determinada persona o empresa puede perjudicar la imagen de Chile en el exterior, en un ambiente ultra sensible por el tipo de material que se transa y por la imagen de quienes las proveen, según dijo una fuente anónima al periódico.

Los cambios que favorecerían a Cartoni en la nueva licitación se refieren a la eliminación del peso del visor (los que ofrecen pesan el doble), se bajó la ponderación económica de 10 a 9 por ciento y se eliminaron funciones que antes eran requeridas.

Como era de suponer, las respuestas que se lograron conseguir en el Ejército, básicamente a través de su departamento de Comunicaciones, son más bien inocuas y no van al fondo del problema. Tampoco fue posible que algunos de los encargados del proceso respondiera y, además, en la empresa de Virgilio Cartoni se les informó que no estaba disponible como tampoco ninguno de sus ejecutivos.

DEJA UNA RESPUESTA