Triunfo de la Solidaridad Internacional: Obama Admite que Venezuela no es una Amenaza

0
49

El presidente Barack Obama, admitió este jueves que Venezuela no constituye una amenaza para Estados Unidos, lo que contradice el decreto ejecutivo que promulgó el pasado 09 de marzo, y en el que califica a Venezuela como una “amenaza extraordinaria e inusual” para la seguridad de su nación, incrementando así su escalada de agresión contra el pueblo venezolano y despreciando la voluntad del Gobierno Bolivariano de mantener relaciones diplomáticas de respeto. “No creemos que Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos”, afirmó en una entrevista publicada por la agencia de noticias EFE, en vísperas del inicio de la VII Cumbre de las Américas, que se celebrará los días 10 y 11 de abril en la ciudad de Panamá.

 

Con estas declaraciones, el mandatario estadounidense emprende una ofensiva diplomática y mediática que pretende minimizar el profundo rechazo internacional que ocasionó dicha proclama imperialista, que ante los ojos del mundo constituye un medio para intervenir en los asuntos internos de Venezuela, país que ha sido eje central de la integración suramericana y que defiende su plena soberanía e independencia política y económica, lo cual riñe con los intereses de Estados Unidos de apropiarse de la reserva de petróleo más grande del mundo ubicada en suelo venezolano.

Desde el 09 de marzo, diversos países, organizaciones internacionales y movimientos sociales alzaron su voz para defender a Venezuela ante la agresión de Washington, y reconocer los esfuerzos de la nación bolivariana por promover la democracia, la paz y la justicia social.

Venezuela ha sido respaldada por los países miembro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Mercado Común del Sur (Mercosur) y Petrocaribe. Así como por el Grupo de los 77 más China y el Movimiento de Países no Alineados, que agrupa a 120 naciones del mundo.

El pueblo venezolano, que durante los primeros 16 años de Revolución Bolivariana ha profundizado su espíritu de soberanía e independencia, acudió al llamado del Gobierno nacional y la campaña “Venezuela no es una amenaza, somos esperanza”, con la que hasta este miércoles se habían logrado recolectar más de 9,8 millones de firmas, no sólo en rechazo a la orden ejecutiva firmada por Obama, sino en exigencia de su derogación.

A esta cifra se sumarán las rubricas recolectadas en el exterior, y que serán presentadas por el Presidente Maduro durante la VII Cumbre de las Américas.

La presión internacional en favor de Venezuela, llevó al consejero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, a acudir a Caracas para sostener un encuentro con la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, quien le reiteró la exigencia del Gobierno nacional de derogar el decreto norteamericano que arremete contra Venezuela.

La estrategia utilizada por Washington para intentar encubrir su ataque injerencista, se evidenció también con las declaraciones del asesor presidencial sobre Seguridad Nacional de Estados Unidos, Ben Rhodes, quien justificó, durante una teleconferencia con periodistas, que el texto de la resolución ejecutiva “es completamente proforma, es el texto que usamos en órdenes ejecutivas para todo el planeta”.

“Estados Unidos no cree que Venezuela representa alguna amenaza a nuestra seguridad nacional. Honestamente, tenemos un formato con el que elaboramos nuestras órdenes ejecutivas”, indicó el funcionario con lo que contraría en su totalidad el texto del referido decreto.

Historia de agresiones imperialistas

La historia revela que este tipo de “órdenes ejecutivas” han sido utilizadas constantemente por el imperio estadounidense como precedentes para intervenciones militares en otros países, tal es el caso de Libia o Irak, por mencionar algunos.

Para atacar a aquellos pueblos que no se someten a sus intereses, la Casa Blanca emplea como excusa la supuesta violación de derechos humanos y la ejecución de acciones ligadas al terrorismo y narcortráfico como medio para justificar sus agresiones.

El imperio norteamericano ha invadido a 72 países en el mundo entero y mantiene desde hace varias décadas una política de intromisión en los asuntos internos en otras 19 naciones.

Estas intervenciones militares y económicas han dejado innumerable cantidad de personas asesinadas y desaparecidas, recursos energéticos y naturales expoliados, así como innumerables pérdidas monetarias.

Intento por enmascarar el injerecismo

Según las declaraciones difundidas por EFE, Obama plantea que según el mandatario norteamericano, Estados Unidos no es una amenaza para Venezuela, que su decreto no pretende “promover la inestabilidad en Venezuela”, y que su interés es lograr que “Venezuela que sea próspera, estable, democrática y segura”.

Estas palabras son contradictorias a su constante interés por defender a los actores políticos de la derecha venezolana que han orquestado y perpetrado acciones violentas y terroristas en el país, que han dejado heridos, muertos y daños materiales.

En su intento por tratar de enmascarar su política exterior injerencista, Obama pretende aplacar las voces de la opinión pública internacional y afirmó a la agencia de noticias española que cree “firmemente en el compromiso diplomático, y Estados Unidos sigue abierto al diálogo directo con el Gobierno venezolano para discutir cualquier tema de interés mutuo”.

Sin embargo, desde que en marzo de 2014, el presidente Nicolás Maduro creara una comisión de alto nivel para promover la paz, el respeto y tratar la relación bilateral con Estados Unidos, la Casa Blanca no ha dado señales de acercamiento y disposición a un diálogo sincero y respetuoso entre ambas naciones.

Por el contrario, Washington ha acusado de forma injusta y grosera a Venezuela de cometer violaciones a los derechos humanos, a pesar de que representantes diplomáticos de diversos países ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconocen el esfuerzo del gobierno venezolano en este ámbito, y en la lucha por alcanzar una mayor equidad, inclusión y justicia social para la población.

Fuente: AVN

{youtube}t12pL9TiTbk{/youtube}

DEJA UNA RESPUESTA