Alerta Chilenos: Senado le Concede a Obama Vía Rápida para el TPP

0
166

El Congreso estadounidense, controlado por los republicanos, aprobó el miércoles una importante legislación comercial deseada desde hace tiempo por el presidente Barack Obama, pero rechazada vehementemente por la mayoría de su propio partido. De esta manera, Obama tendrá margen para negociar con más libertad el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP) -que busca ser uno de sus legados-, cuyos miembros suponen cerca del 40% de la economía mundial. Se espera que sea aprobado antes de fin de año.

 

El Senado dio luz verde a la llamada “vía rápida” (fast track), que otorga poderes especiales de negociación de tratados comerciales internacionales al Presidente, luego de meses de tira y afloja. Y ayer, la Cámara de Representantes le dio el visto bueno final.

Gracias a estos poderes, la Casa Blanca podrá presentar al Congreso acuerdos comerciales sin que el Legislativo pueda enmendar detalles o utilizar minorías de bloqueo.

La medida para fortalecer la posición de Obama en negociaciones comerciales globales fue aprobada en el Senado por votación de 60-38 y será enviada a la Casa Blanca para su firma, menos de dos semanas después de haber sido temporalmente descarrilada en la Cámara de Representantes en una rebelión demócrata.

La rápida secuencia de acontecimientos coronó meses de forcejeos legislativos entre Obama, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner y el líder de la mayoría republicana del senado Mitch McConnell por un lado, y el liderazgo demócrata de ambas cámaras, con respaldo gremial, por el otro.

El ritmo de la batalla se aceleró drásticamente hace menos de dos semanas, cuando los representantes demócratas se impusieron en un enfrentamiento que forzó a la Casa Blanca y los legisladores republicanos a una operación de rescate.

La votación allana el camino para que Obama afine detalles de un pacto comercial con Japón, México y otras 9 naciones de la Cuenca del Pacífico. El Congreso puede ratificar o rechazar esos acuerdos, pero no cambiarlos.

Otros presidentes han gozado de la misma autoridad. La Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, aprobó la medida anteriormente con apoyo de 28 demócratas

La votación es una contundente derrota para grupos ambientalistas y sindicatos que afirman que los acuerdos de libre comercio acaban con los empleos en Estados Unidos.

La versión original del proyecto de ley había sido bloqueada por los demócratas de la Cámara de Representantes, por lo que fue necesario presentar una iniciativa nueva que separó la llamada Autoridad de Promoción Comercial (TPA) de la Ley de Ajuste Comercial (TAA).

Los senadores requieren ahora un voto separado en la iniciativa de preferencias comerciales que incluye la TAA, la cual de ser aprobada debe ser votada en la Cámara de Representantes para completar el trámite y enviar el paquete legislativo al presidente para su promulgación.

La decisión llega después de meses de acalorados debates en ambas cámaras del Congreso. Los diputados republicanos apoyan las dos iniciativas, mientras que el partido del presidente se opone a las mismas. La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó el proyecto de la denominada ley el pasado 18 de junio.

El TPP es un tratado de libre comercio multilateral entre las economías de la región de Asia-Pacífico: EE.UU., Canadá, Australia, Brunei, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Según admiten los partidarios de la iniciativa, su objetivo clave es detener el aumento del peso de China en la región.

“El tratado secreto de EE.UU. limitaría el acceso a Internet y viola la democracia”

Limitar el libre acceso a Internet o imponer el monopolio de EE.UU. en el mercado de medicamentos son algunas de las metas del Acuerdo de Asociación Transpacífico, insiste WikiLeaks. Un acuerdo que constituye “un atentado contra la democracia”.

EE.UU. está presionando para cerrar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), pero sin ceder en sus planteamientos y sin mostrar flexibilidad alguna ante las propuestas de otros miembros. Así lo revelan los nuevos documentos filtrados por WikiLeaks, que citan a una persona presente en la negociación, la cual ha preferido permanecer en el anonimato.
 
Según dichos documentos, es precisamente la postura firme de Washington lo que impide alcanzar un acuerdo. Mientras tanto, la Administración de Obama insiste en la firma del documento comercial antes de finales de año.
 
En concreto hay más de un centenar de puntos del TTP que están siendo discutidos en los últimos días, en una reunión que ha congregado a 12 países que representan el 40% del PIB mundial.  

Estos países no solo han negociado a espaldas de su pueblo, sino que, además, ni siquiera sus Parlamentos han estado al tanto de esta negociación  

Algunos analistas indican que el TPP sigue un patrón común que las empresas multinacionales ya han perfilado en otros acuerdos de este tipo, como el Proyecto de Acuerdo de Libre Comercio e Inversiones entre EE.UU. y la UE (TTIP, según sus siglas en inglés).

Una característica de estos acuerdos es la escasa transparencia de las negociaciones, que discriminan a la sociedad civil al ignorarla en las consultas.

Para el analista político Salvador Muñoz, que el TTP esté siendo discutido a puerta cerrada supone una negociación secreta sobre aspectos clave que afectan a la vida de millones de personas.

“Este tratado esconde la vulneración de derechos digitales, de derechos a la salud […] tendríamos muchos problemas con los medicamentos genéricos”, denuncia el analista en una entrevista con RT.

DEJA UNA RESPUESTA