Nueva Boleta Pone a Novoa Cada Vez más Cerca del Corazón del Pentagate

0
303

Una nueva boleta por $ 10 millones, incautada por la Unidad de Delitos de Alta Complejidad de la Fiscalía Oriente en las oficinas de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich), pone a la empresa controlada por Julio Ponce cada vez más cerca del corazón del caso Penta. Sería por $ 10 millones y nuevamente vincula a Jovino Novoa. La boleta se suma a la de $ 7.5 millones emitida por la cuñada del ex subsecretario de Minería Pablo Wagner, María Carolina de la Cerda, a la empresa controlada por Julio Ponce Lerou.

 

Según una fuente cercana a la indagatoria citada en La Tercera, “hay una figura similar al de las boletas Penta, por lo que amerita investigar más de cerca”, pero la defensa del ex senador de la UDI le resta importancia, porque “son servicios prestados en virtud de una relación contractual de largo plazo” que mantienen con SQM.

La nueva boleta sería por $ 10 millones y fue emitida por la sociedad Guerrero y Compañía Ltda.

Guerrero y Compañía Ltda. tiene como socio al abogado Roberto Guerrero Olivos, del estudio jurídico Guerrero Olivos, al que pertenecía Jovino Novoa hasta el pasado 8 de enero, cuando renunció.

La nueva boleta se suma a la de $ 7.5 millones emitida por la cuñada del ex subsecretario de Minería Pablo Wagner, María Carolina de la Cerda, a la empresa controlada por Ponce.

Según señala La Tercera del domingo, entre los 10 tomos de contabilidad que fueron decomisados por el fiscal José Antonio Villalobos desde las oficinas de SQM, el pasado viernes 16 de enero, se encontraron indicios de una nueva arista que investigar.

El ex senador UDI no era socio de Guerrero y Compañía, pero sí del estudio jurídico, y una de sus empresas tenía intercambios comerciales periódicos con ella.

La información explica que, en 2013, la sociedad Inversiones y Mandatos, la principal firma de Novoa y que está en la mira de la Fiscalía, emitió 11 facturas a Guerrero y Compañía por un total de $ 74.659.000, cifra que en su entorno es considerada normal debido a la relación de tres décadas que ha tenido con sus socios.

Para la defensa de Novoa, esta boleta es desconocida, pero le restan importancia porque “son servicios prestados en virtud de una relación contractual de largo plazo” que mantienen con SQM.

De acuerdo a la tesis que maneja la Fiscalía y que se ha ido respaldando tras las declaraciones de algunos de los involucrados en el Pentagate, Novoa actuaba como recaudador y distribuidor de fondos, obtenidos de forma irregular, para campañas políticas de los candidatos de su partido.

SQM con rol protagónico

El rol cada vez más protagónico de SQM y Ponce en el caso Penta los complica y podría escalar hasta la SEC, el regulador de valores de Estados Unidos, ya que de confirmarse que la minera no metálica emitió boletas ideológicamente falsas, cuyos destinatarios fueron políticos en campaña, la empresa podría infringir la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero establecida por la referida SEC, entidad que la regula por ser emisor de ADR’s.

La arista SQM en caso Penta se suma a Cascadas y pone nuevamente a Julio Ponce al centro de un escándalo.

Hace unos días, cercanos a la firma indicaron que se han visto sorprendidos por las denuncias de haber recibido boletas o facturas de políticos por servicios no prestados, lo que configuraría el delito de boletas ideológicamente falsas.

Según las fuentes, el directorio de SQM aprobó en su momento el aporte a campañas políticas y los dineros fueron entregados por la vía legal del Servel.

Y aunque están confiados en que no habría irregularidades en otras vías de financiamiento, las fuentes no descartan por completo que a nivel ejecutivo puedan existir casos de aportes distintos a los que aprobó el directorio.

Lo que más preocupaba en la empresa era que hubiesen aparecido pagos a Wagner en medio de la licitación del Litio, cuando éste aún era subsecretario. Wagner también enfrenta una querella del Consejo de Defensa del Estado (CDE) por no haber detectado el incumplimiento de las bases por parte de SQM y haberle otorgado la licitación pese a ello.

La información explica que, en 2013, la sociedad Inversiones y Mandatos, la principal firma de Novoa y que está en la mira de la Fiscalía, emitió 11 facturas a Guerrero y Compañía por un total de $ 74.659.000, cifra que en su entorno es considerada normal debido a la relación de tres décadas que ha tenido con sus socios.

Para la defensa de Novoa, esta boleta es desconocida, pero le restan importancia porque “son servicios prestados en virtud de una relación contractual de largo plazo” que mantienen con SQM.

De acuerdo a la tesis que maneja la Fiscalía y que se ha ido respaldando tras las declaraciones de algunos de los involucrados en el Pentagate, Novoa actuaba como recaudador y distribuidor de fondos, obtenidos de forma irregular, para campañas políticas de los candidatos de su partido.

Hugo Bravo, ex gerente de inversiones Penta III y ex brazo derecho de los controladores del holding, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, es el principal acusador del ex senador gremialista.

Hay que recordar que el fiscal Gajardo había ordenado la incautación de documentos de la oficina de Guerrero Olivos en busca de contabilidad de Inversiones y Mandatos.

A Jovino Novoa también le complica el supuesto uso malicioso de las facturas de la agente de viajes Teresa Riera, del abogado Carlos Lira, así como también las declaraciones de sus antiguos amigos Délano y Lavín, quienes lo habrían perjudicado en sus declaraciones para poder obtener la atenuante de colaboración sustancial por parte de la Fiscalía.

Fuente: El Mostrador

DEJA UNA RESPUESTA