Un Ejército de Batas Blancas Desplegado en el Norte

0
47

Desde el sábado recién pasado, tras los aluviones ocurridos en el norte del país, comenzaron a movilizarse los Médicos graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina. Viajaron en aviones de la FACH, y se encuentran en coordinación con el Ministerio de Salud, que ha provisto el alojamiento y la alimentación para los profesionales.

 

La Escuela Latinoamericana de Medicina nace en Cuba en 1998, posterior al desastre provocado en Centroamérica  por los huracanes Mitch y George. Fue la constatación de la realidad sanitaria de esos países, realizada por los equipos de salud enviados por el caribeño país, para ayudar en la contingencia, que surge la idea de formar la ELAM, para formar gratuitamente como Médicos a jóvenes del tercer mundo.

En la actualidad, integran este proyecto 117 países, prácticamente de todos los continentes, y se han producido 10 graduaciones, con un total de 24483 egresados, entre ellos, más de 500 Médicos chilenos.

Los profesionales egresados de la ELAM, comenzaron a llegar a Chile el 2005, y desde entonces, se han hecho presentes en los momentos en que su pueblo los ha necesitado.

En el terremoto del 2010, se integraron a trabajar con la Brigada Henry Reeves, enviada por Cuba, en sus dos hospitales de campaña (uno en Rancagua, y otro en Chillán).  

En la tragedia producida el año pasado por los incendios de Valparaíso, se organizaron para atender en los albergues, reforzar la atención de la red de salud, y se instalaron en juntas de vecinos para brindar atención.

En la contingencia ocurrida en el norte de nuestro país, tampoco estuvieron  ausentes.

El sábado partieron 19 Médicos, y se proyecta que viajen todavía muchos más. Desde el domingo, se pusieron manos a la obra, y realizaron un catastro de niños, pacientes crónicos, pacientes con necesidades especiales.

Actualmente, están distribuidos entre Copiapó, Diego de Almagro y Paipote; en coordinación con Minsal, Junji, Dideco, Cesfam, realizando refuerzo de SAPU y  atendiendo en albergues. Hasta hoy ya son más de 300 los pacientes atendidos.

La solidaridad aprendida en Cuba, no cayó en saco roto.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA