Mientras Obama y Bachelet Abordaron el TPP, Organizaciones Ciudadanas Denuncian Negociación Secreta e Ilegal

0
37

El mismo día en que el Presidente de EE.UU., Barack Obama, y la mandataria chilena, Michelle Bachelet, hablaron por teléfono sobre las negociaciones para el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP), en las que participan los dos países, en Chile organizaciones ciudadanas lanzaron la Plataforma Ciudadana “Chile mejor sin TPP”, la cual denuncia que los dos últimos gobiernos de Chile “han negociado en secreto durante más de cuatro años el TPP sin participación ni consulta ciudadana ni del parlamento, vulnerando todo proceso democrático
para la toma de decisiones”.

 

El presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, mantuvo este domingo una conversación telefónica con la Presidenta Michelle Bachelet , con quien discutió la necesidad de avanzar en el  acuerdo comercial transpacífico, informó la Casa Blanca.

Según indicó la Casa Blanca, Obama habló con Bachelet en el Air Force One rumbo a Nueva York, adonde llegó hoy para participar en la Asamblea General de la ONU y varias cumbres paralelas.

En su conversación sobre las negociaciones del TPP, Obama y Bachelet destacaron la “importancia” de esa iniciativa para la cooperación económica bilateral y regional, así como la necesidad de seguir avanzando hacia la “resolución de cuestiones pendientes” para poder cerrar el acuerdo.

Obama y Bachelet también intercambiaron impresiones sobre la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comienza el lunes, y sobre la conferencia internacional sobre los océanos que Chile organizará el 5 y 6 de octubre.

En el tratado de libre comercio transpacífico (TPP) participan Australia,  Canadá, Chile, Brunei, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda,  Perú, Singapur y Vietnam, países que representan alrededor del 40% del PIB  global. El acuerdo no incluye al gigante China.

Los dos líderes también hablaron de la cooperación en otros aspectos, entre ellos la Conferencia sobre los Océanos que Chile acogerá en octubre, de acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca.

Constituyen plataforma social para hacer frente a violación de derechos humanos y de soberanía que provoca el TPP

Paulina Acevedo Menanteau, Observatorio Ciudadano

En conferencia de prensa desarrollada esta mañana en el ex Congreso Nacional en Santiago, la Plataforma Ciudadana Chile Mejor sin TPP dio a conocer su posición y exigencias en torno al Acuerdo Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), el que de ser firmado, atentaría directamente contra los derechos humanos de un amplio conjunto de la población, la soberanía de los pueblos y la posibilidad de éstos de decidir sobre políticas que les afectan directamente.

En la ocasión se hizo pública además una declaración en que ponen de manifiesto su rechazo a la forma secreta en que ha sido negociado este tratado de libre comercio, incluido del Parlamento. En efecto, de los 30 capítulos que tiene el Acuerdo, solo tres se han conocido y ello a través de filtraciones de los textos realizadas por wikileaks en noviembre del 2013.

Agrava lo anterior el hecho de que de firmarse el acuerdo, sus contenidos serían conocidos recién cuatro años más tarde. Al respecto el co-director del Observatorio Ciudadano, José Aylwin, fue enfático en señalar que este tratado “ha sido negociado de espaldas a la ciudadanía, no sólo en Chile, sino que en todos los Estados que son parte, de hecho esos Estados han acordado entre sí, que no se mostraran los textos hasta que se firme el texto final y no se publicarán hasta cuatro años después que el acuerdo entre en funcionamiento. Lo que desde todo punto de vista, sobre todo de mirado desde el punto de vista de los Derechos Humanos, de la democracia y de la soberanía, es una aberración”, sostuvo.

Es por esta razón, que dentro de las principales  demandas que da a conocer esta plataforma en su declaración es que el Estado de Chile se retire de las negociaciones y que, en caso que éstas concluyan, el parlamento rechace el Acuerdo, además de exigir que en adelante ningún tratado sea negociado con cláusulas secretas y sin estándares mínimos de participación y transparencia.

Cabe destacar que en las últimas dos décadas el país ha suscrito tratados de libre comercio (TLC) y/o acuerdos bilaterales de inversión con más de 60 países, sin procesos de participación ciudadana efectivos y mucho menos procesos de consulta a los pueblos indígenas, cuyos territorios y derechos han resultado afectados por las inversiones que este tipo de acuerdos comerciales atraen o promueven.

Frente a lo anterior, Aylwin recordó que el Acuerdo “hasta ahora no ha sido consultado a los pueblos indígenas como obliga el Convenio 169 de la OIT suscrito por Chile, en circunstancia que se trata de una medida legislativa que evidentemente va a tener grandes implicancias para los pueblos indígenas”. Por lo que el Estado estaría además incurriendo en una violación a los derechos de estos pueblos y de sus obligaciones internacionales.

Diversos ámbitos de afectación

Son diversas las materias que busca regular este tratado en sus 30 capítulos, tales como la propiedad intelectual, medicamentos, regulación de internet, mercados financieros, empresas estatales y medio ambiente, por mencionar solo algunos.

Siendo uno de los aspectos que más preocupantes el establecimiento de reglas más estrictas en la propiedad industrial farmacéutica, lo que incidirá directamente en el alza de precio de los medicamentos afectando el derecho de acceso a los mismos y precarizará los sistemas públicos de salud.

Al respecto el doctor Rodrigo Irarrázaval, de Médicos Sin Marca, precisó que el Acuerdo impedirá “la entrada de medicamentos genéricos al mercado, lo que trae como consecuencia el aumento de precios insostenible o muy difícil de mantener de los productos farmacéuticos. Por eso es importante recordar que en mayo de este año el actual ministro del exterior, Heraldo Muñoz, se comprometió ante la cámara de diputados que se iba a defender la condición actual al derecho a patente en nuestro país y que el TPP no iba a influenciar en este punto”, insistió.

Finalmente otros de los aspectos que son altamente sensibles para la población y que corresponde a uno de los capítulos filtrados, es el relativo al ámbito medioambiental. Al respecto, durante la conferencia de prensa la geógrafa Javiera Espinoza, representante de Fundación Terram, advirtió que “es preocupante que el capítulo de Medio Ambiente esté supeditado al capítulo de inversiones, puesto que finalmente son las reglas de este nuevo Acuerdo las que estarían limitando la política pública ambiental de los próximos años”.

Agregando además que “este acuerdo se está negociando en secreto de la ciudadanía y del parlamento, siendo contradictorio al principio 10 de la declaración de Río que está liderando Chile, el que promueve el acceso a la información, participación y justicia ambiental”, resaltó.

Reanudación de las negociaciones e impacto en la soberanía

Tras cerca de dos años sin mayores avances, las ruedas de negociaciones del TPP se reactivaron en estos últimos días, prolongándose durante toda esta semana en Atlanta las reuniones de trabajo ministeriales con representación de delegaciones nacionales de los 12 países que contempla el Acuerdo: Estados Unidos, Japón,  Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, México, Perú y Chile.

Cabe destacar que entre los aspectos que regulará el Acuerdo está también la competencia entre empresas privadas y estatales, además de establecer la posibilidad de que las corporaciones transnacionales puedan llevar a juicio a los gobiernos ante tribunales internacionales, frente a medidas que ellas perciban como amenaza.

Es muy importante destacar, asimismo, que la entrada en vigencia del TPP exigiría a Chile renunciar a sus legislaciones internas para responder a mecanismos estadounidenses de certificación, perdiendo soberanía nacional en el momento de implementar el acuerdo.

Los adherentes a esta plataforma consideran fundamental seguir manifestándose en contra de este tratado, con el fin de activar una alerta frente a las amenazas que este pudiese provocar, las que podrían tener fuertes repercusiones negativas para los derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida, a la alimentación, el agua, la salud, la vivienda y la educación.

Declaración: En Defensa de la Soberanía y la Democracia: La sociedad Civil Chilena dice NO al Acuerdo Transpacífico (TPP)

La Plataforma Ciudadana Chile Mejor SIN TPP, conformada por organizaciones, movimientos y personalidades, rechazamos la firma por parte del Estado de Chile del Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), un tratado de libre comercio que los últimos dos gobiernos han negociado a espaldas de la ciudadanía, de los pueblos indígenas y del parlamento.

Chile ya cuenta con acuerdos comerciales con todos los países miembros de este nuevo pacto, por lo tanto, el TPP generaría nulos o mínimos beneficios comerciales e impondría nuevas normas y regulaciones que restringirían la posibilidad de decidir soberanamente las políticas que se implementen en el país.

El Acuerdo se negocia en secreto y desde la sociedad civil hemos conocido su contenido sólo a través de filtraciones. Gracias a ellas sabemos que el TPP es una amenaza para el ejercicio de los derechos fundamentales, destacando: el establecimiento de reglas más estrictas en la propiedad industrial farmacéutica que amenazan con subir los precios de los medicamentos, afectando así el derecho de acceso a los mismos y precarizando los sistemas públicos de salud; la regulación de la competencia entre las empresas privadas y estatales, llevando a que las
compañías del estado compitan con las privadas en condiciones desfavorables; se establece la posibilidad de que las corporaciones transnacionales puedan llevar a juicio a los gobiernos ante
tribunales internacionales, frente a medidas que ellas perciban como amenaza.

Asimismo, el mecanismo de entrada en vigencia del TPP exigiría a Chile renunciar a sus legislaciones internas para responder a mecanismos estadounidenses de certificación, perdiendo así soberanía nacional a la hora de implementar el Acuerdo.

Por lo dicho, desde la sociedad civil, tenemos la convicción de que la firma del TPP profundizaría la sistemática vulneración de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales como lo han hecho todos los tratados de libre comercio firmados por parte de nuestro país durante las últimas décadas.

Este tipo de tratados no consideran, ni garantizan, el respeto y el ejercicio de los derechos humanos, pero además profundizan las desigualdades y la insustentabilidad ambiental en los territorios.

Denunciamos:

Que los gobiernos de Chile han negociado en secreto durante más de cuatro años el TPP sin participación ni consulta ciudadana ni del parlamento, vulnerando todo proceso democrático
para la toma de decisiones.

Que, a nivel internacional, los sectores empresariales han tenido acceso al texto completo del Acuerdo para hacer cambios y recomendaciones según sus propios intereses.

Que de los 30 capítulos que tendría el Acuerdo, sólo tres han sido conocidos por las organizaciones y movimientos de la sociedad civil, sobre la base de filtraciones.

Que el Estado de Chile viola sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos al negociar un Acuerdo que establece reglas comerciales y de inversiones que limitan la
soberanía.

Que la negociación del Tratado se ha realizado además sin proceso de consulta a los pueblos indígenas, según lo obliga el Convenio 169 de la OIT.

Que un grupo importante de parlamentarias y parlamentarios han demandado a las autoridades y a sus pares un debate transparente sobre el TPP, pero que dicha demanda hasta ahora no ha
encontrado acogida.

Que el intento de consulta de este Acuerdo, impulsado por el gobierno chileno, ha sido totalmente insuficiente y ha puesto en entre dicho una vez más las políticas de trasparencia y participación ciudadana.

Que los modelos de acuerdos que se negocian en la actualidad van mucho más allá de la apertura comercial y buscan establecer reglas y normas de política pública en general.

Que Chile busca consolidar un patrón de negociación antidemocrático como se manifiesta a través del TPP y el Acuerdo de Comercio de Servicios (TiSA, por sus siglas en inglés), donde Chile
también es parte activa.

Exigimos:

Que Chile se retire de las negociaciones y que, en caso que éstas concluyan, el parlamento rechace el Acuerdo.
Que en adelante ningún tratado sea negociado con cláusulas secretas y sin estándares mínimos de participación y transparencia.
Que el Estado garantice el derecho a consulta previa de los pueblos indígenas en el marco de este y otros acuerdos, que les afectan directamente.
Que el gobierno dé a conocer el texto íntegro del TPP ya pactado, los estudios de impactos informados por el ministro, y que transparente la negociación sobre el TiSA.
Que en ningún caso el gobierno de Chile renuncie a la soberanía y al derecho de sus pueblos a la autodeterminación.

Firman

Arte Contemporáneo Asociado – ACA A.G
Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas -ANAMURI
Asociación de Iniciativas de Economía Social y Solidaria – AIESS
Bosques Sin Forestales
Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo – CENDA
Centro de Estudios Mapuches Rümtun
Chile Sustentable
Coalición Chilena para la Diversidad Cultural
Comité Pro Defensa de la Fauna y Flora – CODEFF
Comunidad Diaguita Huascoaltinos
Colectivo VientoSur
Colegio de Bibliotecarios de Chile – CBC
Comisión Chilena de Derechos Humanos
Comité Acción Ecosocial los Ríos
Comité de Defensa del Borde Costero Puerto Montt
Corporación de Desarrollo Catrico de Valdivia
Corporación Wikimedia Chile
Ecosistemas
Editores de Chile – Asociación de Editores Independientes, Universitarios y Autónomos
Ética en los Bosques
Dunas de Ritoque
Formadores de Organizaciones Juveniles de Consumidores y Consumidoras -FOJUCC
Fundación Constituyente XXI
Fundación Creando Salud
Fundación Decide
Fundación Equidad Chile
Fundación Habitar
Fundación Terram
Geute Conservación Sur
Grupo de Investigación de la Pesca Artesanal
Mapuexpress
Movimiento Defensa por el Derecho al Agua y Protección del Medio Ambiente- MODATIMA
Ñublelibre (Movimiento social en defensa del río ñuble)
Observatorio Ciudadano
Red de Acción por los Derechos Ambientales- RADA
Red de Semillas Libres
Salvemos Quintero
SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación
UniNomade-LA
Verdeseo
Vicepresidencia FECH
Yo Reciclo
Ana Llao Llao, Consejera Nacional Mapuche ante CONADI
Arturo Barrios Arriagada, Abogado
Carlos Moya, Rector Instituto Latinoamericano de Altos Estudios, ILAES Posgrados
Carlos Álvarez, Presidente Mutual Latinoamericana de Trabajadores del Transporte
Coral Pey, Estudiante de Doctorado en Estudios Americanos, USACH
Cristóbal Cuadrado, Académico Escuela de Salud Pública
Esteban Silva, Sociólogo
Guillermo Curin Melin, Lonko del Lof Lonkoyan Puren
José Santos Millao Palacio, Presidente Nacional Organización Mapuche AD-MAPU
Juan Vilata, Biólogo pesquero, WWF Chile
Mario Parada, Director Magister Salud Pública, Universidad de Valparaíso
Libio Pérez, Periodista
Marisol Vera, Editorial Cuarto Propio
Pablo Oyarzun, Académico de las Facultades de Artes y Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile
Patricio Guzmán, economista
Ramón López Muñoz, Secretario General Central Unitaria De Jubilados, Pensionados y Montepiados de Chile – CUPEMCHI
Rodrigo Karmy Bolton, Académico de la Facultad de Filosofía y Centro de Estudio Árabes, Universidad de Chile.
Ricardo Klapp, Centro de Derechos Humanos Salvador Allende de Puente Alto
Gabriel Boric Font, Diputado por el Distrito 60: XII Región de Magallanes y de la Antártica Chilena
Giorgio Jackson Drago, Diputado por el Distrito 22: RM Región Metropolitana
Alejandro Navarro Brain, Senador por la Circunscripción: 12 (Biobío Costa)
Gaspar Rivas Sánchez, Diputado por el Distrito 11: V Región de Valparaíso
Camila Vallejo Dowling, Diputada por el Distrito 26: RM Región Metropolitana

Leave a Reply