No Hay que Relativizar las Reformas

0
244

Mucho se ha hablado del “segundo tiempo”, como si el gobierno hubiese terminado una etapa para comenzar una lenta relativización de los compromisos programáticos. Ahora los dirigentes políticos, los miembros del gobierno y los parlamentarios aparecemos opinando en torno a lo que se debiera mantener o dejar a un lado, a propósito de la situación económica. Nuestro compromiso, al igual que el “primer tiempo”, es hacer un Chile más justo y equitativo. Terminar con la desigualdad en nuestro país no merece ningún tipo de relativización.

 

Sin embargo, este debate público en torno a las prioridades programáticas olvida el sentido de fondo del programa de gobierno y la creación de la Nueva Mayoría para llevarlo adelante: acabar con la vergonzosa desigualdad instalada en nuestra sociedad tras la herencia del modelo de desarrollo neoliberal de la dictadura.

Terminar con las diferencias sociales en Chile, retratadas por diversos organismos internacionales y evidenciadas en la inequitativa garantía de derechos como la educación, la salud, las relaciones laborales y prácticamente todas las actividades de nuestro país, es el verdadero punto de enfoque en este debate.

Nuestro compromiso, al igual que el “primer tiempo”, es hacer un Chile más justo y equitativo. Terminar con la desigualdad en nuestro país no merece ningún tipo de relativización.

Quienes han sido los gestores de este modelo y le han sacado provecho a la desigualdad, claro que quieren entrar a este segundo tiempo y mantener el empate para dejar todo tal y cual se ha mantenido en las últimas cuatro décadas.

En cambio, el compromiso de quienes luchamos antes, durante y después de la dictadura por la profundización democrática, es cumplir con el programa de gobierno que surge justamente para hacerse cargo de derechos sociales exigidos por el pueblo, avanzando en igualdad social y haciendo de Chile un país más pleno desde el punto de vista democrático.

No desestimamos las condiciones objetivas que nos impone la situación económica y la urgencia de proponerse medidas reactivadoras. Por eso valoramos lo señalado por la Presidenta Bachelet acerca de que no habrá renuncias programáticas y que los alcances del “realismo” tienen que estar en sintonía con estos compromisos.

En este contexto, hay algunos aspectos fundamentales que deben ser priorizados para continuar con la agenda transformadora. Uno de ellos es cumplir con la reforma de la educación superior, precisando cómo se llegará al objetivo de la gratuidad universal.

Mantenemos nuestra férrea postura de aprobación de los avances logrados con la reforma laboral. Todo lo alcanzado por la Cámara de Diputados sobre el efectivo derecho a huelga y la titularidad sindical no puede tener retrocesos.

Si el realismo obliga a priorizar, se debe respetar la solución de los problemas sociales más sentidos por la población, reservando recursos para la salud pública, transporte y seguridad ciudadana, con criterios de mayor eficacia y de resultados efectivos.

Igual de significativas son las leyes sobre probidad y transparencia que deben ser aprobadas a la brevedad, con una explicación más clara al país sobre lo nefasto que han resultado las prácticas dolosas en el mundo de la política y de los negocios.

Y lo más gravitante en torno a los ejes programáticos es el inicio del intercambio de opiniones sobre el proceso constituyente anunciado para septiembre de este año, tanto en su forma, como en sus contenidos. La nueva Constitución debe abrir una amplia discusión social sobre la urgente garantía de los derechos conculcados por el modelo neoliberal, e ir en la línea de más democracia y justicia social, y en pro de un Estado dotado de herramientas que lo fortalezcan institucionalmente.

Así, Chile podrá entrar en un manejo de la economía orientado al desarrollo sustentable y una distribución equitativa.

(*) Presidente del Partido Comunista. Diputado por el distrito N°28

Fuente: La Tercera

http://www.latercera.com/noticia/opinion/2015/07/893-639193-9-no-hay-que-relativizar-las-reformas.shtml

DEJA UNA RESPUESTA