Nigerianos Bajo el Terror del Fanatismo Islámico

0
267

Un nuevo capitulo de la terrible guerra religiosa desatada por la secta Boko Haram en Nigeria, se ha vivido en los últimos días cuando un ataque a la localidad de Gumskiri, al noreste del país, terminó con 35 muertos y 172 mujeres y niños secuestrados. Boko Haram, como reza su nombre en lengua hausa postula que «la educación no islámica es pecado».

 

Desde el mes de abril pasado, los fundamentalistas islámicos tienen también en su poder a unas 200 estudiantes secuestradas Aún cuando los miembros del grupo fanático no han reivindicado el último ataque, residentes sobrevivientes han señalado
que los atacantes eran milicianos de Boko Haram. Funcionarios gubernamentales apostados en la zona aseguran también que los agresores pertenecen a la milicia radical.

La acción terrorista se llevó a cabo hace por los menos seis días pero se ha comenzado a conocer recién por los testimonios de los supervivientes que, atemorizados, comienzan a llegar a Maiduguri, una de las ciudades cercanas a Gumskiri. Varios vecinos del pueblo que fue escenario del ataque han relatado que los milicianos asaltaron la zona del mercado del pueblo y prendieron fuego a las tiendas y a más de 50 casas.Agregan que los atacantes utilizan fusiles AK-47 y armas automáticas

Al parecer, los milicianos atacaron primero, el miércoles la ciudad de Amchide (en la frontera con Camerún), y llegaron cuatro días después a Gumskiri, algunos en dos camiones y otros a pie. El Ejército de Camerún –que asegura que ha matado a 116 milicianos que habían atacado una de sus bases— ha reconocido hoy que los vehículos de su batallón de élite fueron capturados en una emboscada el miércoles. Un soldado murió y otro está desaparecido.

Un vecino relato que los atacantes “reunieron a las personas y mataron a tiros a una treintena. Después, se llevaron a las mujeres y niños en dos camionetas”. El superviviente del ataque BBC (cuyo testimonio verificó la BBC de Londres)contó que tras el ataque regresó al pueblo y ayudó a enterrar 33 cuerpos. Aseguró que había ido casa por casa para determinar cuántas personas habían desaparecido.

Más de 2.000 personas han muerto en ataques similares este año, la mayoría en el estado de Borno (cerca de la frontera con Camerún), que es el bastión histórico de Boko Haram.

DEJA UNA RESPUESTA