¡Agárrenlo!…se Fue Sin Pagar: Murió el Mamo, Tiembla el Infierno

0
495

Luego que se agravara su estado de salud producto de las diversas enfermedades que padecía, en el Hospital Militar y a los 86 años murió este viernes Manuel Contreras Sepúlveda, general de Ejército en retiro y otrora jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), el principal órgano represor durante los primeros años de la dictadura de Augusto Pinochet. Con elevado grado de probabilidad, el deceso de la figura icónica de las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura alimentará la alienación del país frente al tema.

 

El reo rematado, internado hace meses en el recinto médico castrense, acumulaba penas por más de 500 años de cárcel, por un total de 58 sentencias definitivas en juicios por violaciones a los derechos humanos.

Dentro de los casos más emblemáticos por los que fue condenado se encuentran el crimen del ex canciller Orlando Letelier, cometido en Washington en 1976; y el del general Carlos Prats, antecesor de Pinochet en la Comandancia en Jefe del Ejército, asesinado junto a su esposa, Sofía Cuthbert, en Buenos Aires en 1974.

También se le considera el principal gestor de la «Operación Colombo», un montaje llevado a cabo en 1975 con la colaboración de las dictaduras de Argentina y Brasil para encubrir la detención, ejecución y desaparición de 119 prisioneros políticos.

Este operativo es considerado por organizaciones defensoras de los derechos humanos como el preámbulo de la «Operación Cóndor», impulsada por Contreras y que consistió en una coordinación entre las dictaduras del Cono Sur para eliminar a opositores políticos.

En septiembre de 2013, en el marco de la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar, Contreras dio una entrevista a CNN Chile en la que aseguró que la DINA no estuvo involucrada en torturas, agregando que la Presidenta Michelle Bachelet junto a su madre Angela Jeria, «nunca estuvieron en Villa Grimaldi».

Contreras fue uno de los reclusos trasladados desde el Penal Cordillera a Punta Peuco, luego que el entonces Presidente Sebastián Piñera, decidiera cerrar dicho recinto penitenciario, que estaba dedicado íntegramente para ex militares procesados por delitos de lesa humanidad.

Nunca reconoció responsabilidad en homicidios y torturas

En septiembre de 2013, en el marco de la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar, Contreras dio una entrevista a CNN Chile en la que aseguró que la DINA no estuvo involucrada en torturas, agregando que la Presidenta Michelle Bachelet junto a su madre Angela Jeria, «nunca estuvieron en Villa Grimaldi».

Contreras fue uno de los reclusos trasladados desde el Penal Cordillera a Punta Peuco, luego que el entonces Presidente Sebastián Piñera, decidiera cerrar dicho recinto penitenciario, que estaba dedicado íntegramente para ex militares procesados por delitos de lesa humanidad.

Hasta su muerte, Contreras negó cualquier participación en crímenes y vejámenes ocurridos durante el gobierno militar, insistiendo siempre en su inocencia y descartando cualquier participación en violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo hoy, al momento de su fallecimiento, pesaban en su contra 59 condenas ya ejecutoriadas.

La última fue ratificada el pasado 29 de julio, cuando la Corte Suprema lo sentenció a 13 años de cárcel por el homicidio de Víctor Villarroel Gangas, ocurrido en 1974 en el marco de la denominada «Operación Colombo».

De esta manera, Contreras acumuló una pena total de 526 años de presidio efectivo.

Sin honores militares

Tal como lo afirmaron desde el Gobierno, el general (r) Manuel Contreras no recibirá honores fúnebres debido a que, según un decreto de ley, se prohíben los honores militares a personas que hayan sido condenadas por penas aflictivas.

De esta manera, el ex jefe de la organismo de inteligencia no será despedido como cualquier otro miembro de las Fuerzas Armadas que haya prestado más de 20 años de servicio.

Su hijo Manuel Contreras Valdebenito,  en tanto, dijo en una reciente entrevista que su padre “va a ser general hasta más allá de la muerte y lo vamos a despedir como tal».

DEJA UNA RESPUESTA