Los Extremistas en Venezuela y Ucrania Reciben Fondos de la Misma Fuente

0
215

Las protestas en Venezuela y Ucrania tienen mucho en común, ya que los extremistas que las agitan reciben el dinero y apoyo de las mismas fuentes, asegura el analista político Orlando Labrador: «En ambos casos, la minoría habla en nombre de la mayoría. ¿Por qué tienen éxito? Porque son generosamente financiados desde el extranjero. Los extremistas, tanto en Venezuela como en Ucrania, viven de las mismas fuentes. La única diferencia entre los dos países es hasta cuánto han sumergido al país en el caos. En Ucrania se puede hablar con seguridad de golpe de Estado, mientras que en Venezuela los manifestantes tratan de desestabilizar la situación».


¿Quién está detrás?

«Son la Unión Europea y EE.UU. Sus emisarios se han instalado, literalmente, en Ucrania. Es la misma vieja táctica: fuertes declaraciones sobre presuntas violaciones de los derechos humanos y presuntos ataques contra los opositores, amenazas de sanciones económicas, y ni una sola  palabra sobre los cócteles molotov que ‘la gente oprimida’ lanzaba contra las fuerzas de la seguridad», destacó el analista político. 

Sin duda, la OTAN tiene planes de desplegar armas de defensa de misiles en Ucrania

«Su meta principal es llegar lo más cerca posible a la frontera con Rusia. Sin duda, la OTAN tiene planes de desplegar armas de defensa de misiles en Ucrania. Y mira el potencial agrícola de Ucrania. Es un país capaz de alimentar a toda Europa. Y hay una cosa más: el Mar Negro puede ser rico en petróleo y gas», afirma Labrador. 

Qué busca Rusia en Ucrania

«Rusia quiere estabilidad y seguridad, pero eso depende de cómo a su vez  se desarrollen los acontecimientos en Ucrania. Por ahora las cosas han tomado un giro muy negativo. Es sorprendente la cantidad de propaganda anti-rusa que hay ahora en Ucrania y cómo Occidente distorsiona los hechos. Uno podría pensar que han vuelto los tiempos de Guerra Fría. Por supuesto, esto es una venganza contra Rusia, una venganza por sus éxitos económicos y el temor a que, junto con China, Rusia, tarde o temprano, represente una fuerte competencia para los centros a nivel mundial, para EE.UU. y la UE», opinó el experto.

Fuente: Rusia Today

Crisis ucraniana es una guerra de continentes donde Ucrania es solo una ficha de EE.UU.

Lo que ocurre en Ucrania es una «guerra de continentes» y en la que, en cierto sentido, ese país no tiene nada que ver, solo es una ficha de EE.UU. en un intento de seguir controlando el mundo, opinan expertos en geopolítica.

«Hay que mirar la situación ucraniana desde el contexto geopolítico. Es necesario mirar más allá de las relaciones ruso-ucranianas y de las relaciones Rusia-Ucrania-Europa. Es un modelo mucho más complejo, se trata de una guerra de continentes: Eurasia-Atlántico», dijo el filósofo y geopolítico Alexander Dúgin, director del Centro de Estudios Conservadores de la Universidad Estatal de Moscú, en una entrevista con el diario ‘Vzglyad’.

«En esta lucha de continentes, en cierto sentido, los ucranianos no tienen nada que ver y solo son fichas de EE.UU., que está luchando porque su derecho a disponer del mundo sea ilimitado (…) Lo que ocurre en Ucrania es una lucha de un mundo unipolar encarnado en la hegemonía estadounidense contra Rusia y otros países que insisten en limitarle ese derecho y construir un mundo multipolar», agregó.

Según el filósofo, la hegemonía de Washington se está desmoronando en un mundo globalizado, por lo que «está histérico ante la inminente pérdida del control de la economía mundial». «EE.UU. está en vísperas de su ocaso y como cualquier imperio quiere extender su existencia. Ellos lo saben y por eso viven según el principio ‘muere hoy tú y yo mañana'», sostuvo.

«EE.UU. está jugando a este juego y está dispuesto a sumergir a cualquier país del mundo que interfiera en sus planes en sangrientos conflictos como ya lo ha hecho en otras naciones. En Ucrania ya han iniciado una guerra civil y para Washington solo es una forma de posponer su propio colapso».

De acuerdo con Dúgin, el Gobierno estadounidense tiene otro plan que no es la democracia para Kiev. Económicamente Ucrania no le es necesaria, lo que pretende es establecer un régimen nacionalista antiruso. Es la única forma de que la Ucrania occidental pueda controlar la región oriental del país, donde aún no están muy conscientes del riesgo que representa para ellos la guerra civil».

Además, al controlar «con sus drásticas políticas a la Ucrania oriental, el régimen antiruso, bajo el mando norteamericano, exigirá la inmediata retirada de la Flota rusa de Sebastopol, en el mar Negro, amenazándola con una guerra nuclear».

«Ya intentaron algo parecido en 2008 en Georgia con Saakashvili y pretenden hacer lo mismo en Ucrania, pero rectificando los errores cometidos en Osetia del Sur».

Advierte también que, en caso de que falle la instalación de un régimen nacionalista en Ucrania, emprenderán el plan de desintegración de ese país. «Cualquiera que sea el escenario, pretenden arrastrar a Rusia hacia el caos ucraniano y luego tener excusas para futuras medidas», finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA