Los Comunistas en el Gobierno…¿Y Cuál es el Problema?

0
213

Para leer el presente, siempre hay que mirar con un ojo hacia el pasado y con el otro ojo hacia el futuro. Durante el gobierno de la Unidad Popular, el Presidente Salvador Allende siempre distinguió a los comunistas, que formaban parte de la coalición que daba sustento a su administración, por el sentido de disciplina, capacidad de organización y su lealtad inquebrantable con el Presidente, con el Programa y con el pueblo que los eligió.

A despecho y a pesar de las distintas tensiones, diferencias y conflictos que se manifestaron durante la Unidad Popular entre los partidos que la integraban, y que llegaron a sesgar dos ejes en su interior, “reformistas y revolucionarios”, los comunistas “se la jugaron” por y con Salvador Allende hasta al final ajustándose estrictamente al Programa…y cuando decimos “hasta al final”… es literal…

Aquella fue la última vez que los comunistas formaron parte de un gobierno durante el siglo XX, recordando que habían sido integrantes también del mandato del Presidente Pedro Aguirre Cerda y el Frente Popular en 1938.

En ambos momentos históricos, el Partido Comunista de Chile propició la formación de una coalición política, participó activamente en la elaboración del programa de gobierno del Frente Popular y de la Unidad Popular y se integró en el gobierno con sus mejores cuadros profesionales.

A nadie escapa como un hecho político inédito en la Historia política de Chile que se encuentren integrados en una misma coalición, la Nueva Mayoría, un amplio arco de fuerzas políticas y sociales, desde la Democracia Cristiana y el Partido Comunista junto a otras fuerzas políticas de centro, de centro izquierda y de izquierda, alianza que, dicho sea de paso, se ha dado exitosamente en otras latitudes como en la experiencia del Frente Amplio en Uruguay, fundado en 1971 y existente hasta la fecha. (Ver: http://www.frenteamplio.org.uy/frenteamplio/historia)

Hoy los comunistas chilenos, siguiendo una lógica y una tradición que ha caracterizado su política desde su fundación, ha procurado mantener y desplegar sus mejores capacidades para combinar la acción política y la movilización social desde los movimientos ciudadanos y sindicales (donde cuenta con una influencia importante), con la presencia política en los órganos e instituciones representativas del Estado. 

Cada vez más Alcaldes, Concejales, Consejeros Regionales y Diputados dan cuenta en Chile de una política propia y específica de los comunistas chilenos, orientada a trasladar las grandes demandas de los trabajadores y del pueblo al interior del “aparato del Estado”, aprendiendo y valorando la experiencia de administrar instituciones públicas con un sentido social innovador y participativo.

El sello integrador, crítico, participativo, responsable y abierto de la gestión comunista en Alcaldías y Consejos Regionales así como en el Congreso Nacional, ilustra una forma de hacer política que desmiente la caricatura negativa con que los medios del sistema -y algunos sectores conservadores- pretenden desdibujar la práctica y la experiencia de su accionar.

Todo esto habla, con los hechos, que la política de los comunistas en Chile, la deciden los comunistas chilenos, en un mundo globalizado, interdependiente y abierto donde -por lo menos para los militantes y dirigentes de este Partido- no existen ni Kremlins ni Vaticanos desde donde se pauteen las orientaciones de política que aplican en el país.   De aquí se desprende que la política internacional del Partido Comunista, para los que no la conocen, se decide y se aplica en y desde Chile, en función de sus propios criterios de análisis y de comprensión de la realidad regional, continental y mundial.

En este sentido y con esa orientación, el Partido Comunista estuvo entre los primeros en abogar para la formación de la Nueva Mayoría, para integrarse en listas de candidatos a consejeros regionales y diputados en todo el país con todos los demás partidos de esta nueva coalición, además que numerosos profesionales y dirigentes comunistas participaron activamente en el proceso de elaboración del programa de Michelle Bachelet.

Entonces, que los comunistas se manifiesten dispuestos a integrarse en el gobierno de la futura Presidenta Michelle Bachelet…¿cual sería el problema…?

Pero ¡si los comunistas ya están incorporados e integrados en el Estado y en la administración, a través de sus Alcaldes, Concejales, Consejeros Regionales y Diputados…elegidos por el pueblo…!

DEJA UNA RESPUESTA