“Lanzas” en el Puerto: Ni los Completos se Escapan

0
70

Que los delincuentes tienen formas cada vez más creativas de robar, no cabe duda.  En el último tiempo han adquirido popularidad -convirtiéndose en un serio problema para las autoridades- los hurtos de cajeros automáticos y de camiones de valores. Y, ¡qué decir de los ladrones de corazones!.Pero en Valparaíso se ha instalado un flagelo de delincuencia verdaderamente insólito: el “lanzazo” de helados y de completos.El ladrón adicto a lo dulce, actuaba solo y lo hacía  en la franquicia de Grido Helados,  al frente del Monumento a Los Héroes de Iquique, en la Plaza Sotomayor hasta que fue detenido, con las manos en la masa (de las tortas)

 
Tenía su rutina: esperaba la hora en que había más mujeres atendiendo y cuando decenas de turistas se agolpaban en las vitrinas a pedir pruebas de sabores de los postres, ingresaba al local con extrema violencia y ante el estupor de los testigos se llevaba cuanto pote de helados y tortas  estuviesen a su alcance.

Esto se hizo una constante, y los locatarios  que ya identificaban los sabores preferidos del  ladrón; como la torta de selva negra y los helados Tentación,  un día decidieron tenderle una trampa.  Lo esperaron con los atractivos manjares y el antisocial no pudo resistir. Pero al huir con su  botín fue seguido por dos personas y, para su mala suerte, se cruzó con dos carabineros de franco que lo detuvieron. De nada le sirvió inventar que lo seguían para pegarle pues a la vista del dulce robo  los oficiales lo llevaron a la Segunda Comisaría de Valpo.

Ahí se supo que el antisocial, de  40 años, de iniciales M.A.H.P., no sólo robaba helados, sino que tenía un amplio prontuario de hurtos de cosas que no se comen, pero  tienen valor como carteras y celulares.
 
“Lanzazo” de completos

Varias cuadras hacia el norte, en el sector de Bellavista, donde ocurre el “carrete” universitario, va en aumento otro insólito hurto: el robo de completos.
 
El completo, ese pan con vienesa, salsa americana y tomate o la variante “italiana” que reemplaza la salsa por palta, acompañadas de mayonesa y aderezos a elección,y cuyo precio no supera los $700 es el alimento preferido de los jóvenes.
 
Cerca de las 4 de la madrugada, cuando la fiesta termina en las discotecas, un antisocial se dedica a robar tan exquisito alimento a quienes, después de unas copas, buscan combatir  el hambre. Compran su completo o “italiano” en los carritos cercanos pero cuando están a punto de llevarlo a la boca, !zaz! el lanza aparece corriendo y se los quita de las manos.
 
Un testigo de este singular robo,relata : “Estaba esperando micro abajo de la pasarela de Bellavista, cuando a un cabro que estaba sentado en la cuneta hablando por teléfono le arrebataron el completo. Quedó pasmado y en eso pasó otro flaite que le robó el celular. Muy enojado se puso a gritar ‘ni un completo puede comerse tranquilo ahora uno’.
 
Penas
 
La penalidad para este tipo de delito depende del monto del producto robado y de si se logra determinar que se actuó con violencia. Si el monto de robado no supera la media UTM, como e el caso del helado o el completo, estos caerían en la figura del hurto falta, que tiene pena de cárcel de 1 a 41 días, pero “estas condenas se pueden sustituir o incluso suspender, por razones de arraigo social o familiar; condiciones que pueden hacer poco idónea la medida de prisión”, apunta el abogado César Ramos, del departamento de estudios de la Defensoría Penal.

En todo caso, al menos el ladrón adicto a los dulces, quien ya fue formalizado y quedó libre, no ha vuelto a hacer de las suyas: una noticia refrescante para clientes y trabajadores de Grido Helados. Sin embargo, el “completómano” sigue suelto, seguramente planeando su próximo ataque.

DEJA UNA RESPUESTA