La Prensa, el Miedo y los Mensajes Sediciosos

0
224
medios bombazo metro

“La gordi tiene la caga en el país!! mano dura!!” Así decía un comentario en EMOL, a raíz de la bomba que explotó en un recinto del Metro de Santiago. Parte de desplegados, titulares, notas y mensajes que apuntaron, después del caso del explosivo que dejó 14 heridos en una zona del tren subterráneo, a relevar situaciones de “miedo” y temor en la población, reivindicar el Golpe de Estado de 1973, y hacer comentarios sediciosos apuntando sobre todo a la Presidenta de la República y al gobierno.

 

“Cómo podría resultarle ‘un acto abominable’ si ella fue parte del FPMR, como parte de la clínica clandestina para atender a los terroristas heridos?” se publicó en el Portal Web EMOL.

Otro mensaje: “Me gustaría saber donde cresta vive esta gordis, seguramente en el mundo de bilz y pap, mentirosa y sorda, seguramente el bombazo se debe haber escuchado en su oficina y sigue en la luna, además, sigue mintiendo como si nada, irresponsable protectora de la delincuencia…..”

También su pudo leer: “La nueva mayoría dice que en CHILE no hay terrorismo, así que estamos todos weones menos ellos Bachelet, ándate pa la ON , ahí pasa y piola”. “Este Gobierno no le bastó con destruir nuestra economía, ahora también destruyó nuestra imagen país y corroboró lo que ya decían de nosotros los consulados de todo el mundo respecto a los peligros de visitar Chile”, decía otro de los mensajes colocados en EMOL.

Sobre la Presidenta, otro ataque: “Y esta TARADA DE MARCA MAYOR quiere traer PRESOS DE GUANTÁNAMO a Chile. ¿Quiere hacer volar el País? ¡¡¡¡¡BRUTAAAA!!!!!!!!!!!!”.

Uno de los escritos indicó: “NO a la terrorista de FPMR Bachelet y La Nueva Ratería gobierno de ineptos e ignorantes izquierditas 27 F con apoyo solo del 21% de los votantes incluyendo terroristas comunistas, perjudicando al 100% de los chilenos”. Hubo uno especialmente insultante: “La comandante Claudia hablando de Terrorismo? Tu fuiste y eres terrorista. ASESINA !!!”.

Si esos mensajes podían causar irritación en La Moneda y en sectores de la población, en esos días dos episodios provocarían profunda molestia en el gobierno, en las fuerzas políticas oficialistas y hasta en las organizaciones del movimiento estudiantil

Uno fue la portada del vespertino La Segunda, que decía “El retorno del miedo”, a partir de la bomba que hizo explosión en el SubCentro de la Estación Escuela Militar del Metro. Un mensaje más que subliminal y que apuntaba a generar un estado de ánimo, una sensación, una mirada de temor que se instalarían en toda la población.

Al día siguiente, los periodistas a cargo de ese diario, decidieron hacer alusión al titular, en la sección TopSecret, resaltando lo positivo de su portada porque marcaron alto en las redes:

“La portada de la edición de ayer de nuestro diario se mantenía, al cierre de esta edición, entre las tendencias de Twitter y ayer llegó a ocupar el cuarto lugar entre los Trending Topic…el hashtag #ElRetornoDelMiedo ocupó la 12ª posición en el Top 20 de las tendencias de Chile…”

Tácitamente, el establecimiento de que la decisión de esa frase fue todo un éxito, todo un acierto. Claro que no colocaron que en muchas de las alusiones en las redes sociales, ponían esa portada junto a aquella de “Exterminados como ratones”, elegida por La Segunda para referirse a ejecutados políticos durante la dictadura.

En una señal clara de molestia de parte de La Moneda, la directora de la Secretaría de Comunicaciones, Paula Walker, escribió en su twitter:

“Titular de LS sorprende por su irresponsabilidad y manera sensacionalista de abordar un hecho dramático. Ahora se necesita responsabilidad”.

El periodista Fernando Paulsen, de radio ADN, puso en su Twitter: “Segundo atentado terrorista en 24 horas ataca kioskos y suplementeros”.

En tanto, la presidenta del  Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, emitió un comunicado donde señaló que “el ejercicio periodístico debe producirse con el compromiso ético de aportar a la defensa de los principios democráticos, informando a la población y no intimidándola con eventuales intereses de carácter editorial. En ese sentido, la portada de hoy de La Segunda es irresponsable y promueve el temor, por lo tanto al final puede incluso aportar al objetivo de quienes realizan actos terroristas”.

Sin embargo, La Segunda persistió en sus titulares generadores de estados de ánimo de tensión. En una versión editorializada por los directivos del vespertino, se colocó en la portada, “Compromiso transversal para endurecer la mano”, queriendo sintetizar el contenido de la reunión entre la Presidenta de la República y los presidentes de los partidos políticos del país.

La parte de “endurecer la mano” sólo se pudo constatar en una frase del presidente de la UDI, Ernesto Silva.

En esos días, se produjo el otro episodio. Canal 13 difundió una nota donde produjo una analogía entre los terroristas que colocaron la bomba en el SubCentro y manifestantes “encapuchados” de las marchas y protestas estudiantiles. Incluso ocupó frases de representantes juveniles, quienes denunciaron que la edición de sus declaraciones se hizo con fines que ellos no comparten.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Melissa Sepúlveda, calificó como “repudiable” la nota de Canal 13, dijo que era de “una falta de ética enorme”, y que “sólo podemos entenderlo como parte de la criminalización que se ha hecho todo el año hacia el movimiento” estudiantil. Sebastián Aylwin, vicepresidente de la FECH, denunció que sólo después de ser entrevistado le confesaron los términos reales de la nota que se preparaba (“Radiografía a los colectivos estudiantiles”) y, de acuerdo a lo publicado por El Mostrador, Aylwin apuntó al directorio de Canal 13, en el que están Soledad Alvear (DC), René Cortázar (DC) y Rodrigo Álvarez (UDI), declarando que “en el directorio de Canal 13 hay gente vinculada al mundo político y debieran pronunciarse sobre si avalan el oportunismo político y lo que hizo el medio”.

Los informes de prensa indicaron que había alrededor de 225 denuncias contra Canal 13 presentadas ante el Consejo Nacional de Televisión, cuestionando la nota por su contenido sensacionalista, distorsionador y que afectó a algunos de los entrevistados.

En la semana que se produjo el atentado terrorista en el tren subterráneo capitalino, los diarios La Tercera y El Mercurio no tuvieron problema en publicar desplegados –probablemente pagados- en que organizaciones de oficiales y militares retirados y civiles reivindicaron el Golpe de Estado de 1973 y la instalación del régimen dictatorial.

En uno de ellos, ex oficiales que fueron parte de la dictadura, señalaron: “Saludamos a todos los chilenos en el día que señala la fecha fundacional del Chile del siglo XXI. La tarea de reconstrucción efectuada por toda la Nación de las FF.AA. y de Orden a partir del 11 de septiembre de 1973, sigue siendo reconocida por los chilenos amantes del orden y la seguridad”.
Además, plantearon que “hay un tema pendiente, mientras delincuentes, subversivos, terroristas y asesinos de militares han sido indultados, amnistiados o protegidos; quienes combatieron y crearon las condiciones que nos dieron la seguridad y orden imperantes que permitieron el progreso de la Nación, en la actualidad han sido condenados sin el debido proceso y faltando a principios jurídicos universales”.

Una característica de ese aviso, colocado en La Tercera, es que no se trató de personas naturales u ex militares y ex oficiales que hablaran a título personal, sino de entidades organizadas, como la Asociación de Oficiales de la Armada en Retiro, Asociación General Personal y Montepíos de las FFAA, Asociación Nacional de Personal de las FFAA y Carabineros AG, Cuerpo de Generales de Carabineros en Retiro, Cuerpo de Generales y Almirantes, entre otros.

El desplegado de El Mercurio, publicado el mismo 11 de septiembre de este año, hizo una amenazante analogía entre el gobierno de Salvador Allende y el de Michelle Bachelet, apuntando a la intervención de los militares: “Frente a los dichos de la Presidenta en Sudáfrica afirmando que tiene los mismos objetivos que el régimen de Allende, es bueno recordar cómo evaluaba la Cámara de Diputados a dicho gobierno en 1973”. Es decir, a ella le podría pasar lo mismo si, en efecto, seguía los objetivos de Allende.

El desplegado, por lo demás, omitió que se trataba de la postura de los partidos de la derecha, de la Democracia Cristiana y no del total de diputadas y diputados, y que muchos de esos legisladores críticos al gobierno constitucional respaldaron el golpe militar y fueron parte de la dictadura. Se resaltó en el desplegado que los diputados llamaron “a una intervención militar”, asignándole una connotación positiva a esa postura.

Sobre esto, la presidenta del Colegio de Periodistas, apuntó que “quisiera entregar mi mayor rechazo y preocupación por el inserto publicado hoy en el diario El Mercurio, y ayer en La Tercera, que reivindica el acuerdo de la Cámara de Diputados que pedía la intervención Militar en 1973”.

Dijo que “en más de una oportunidad hemos dicho que nuestro Código de Ética señala expresamente que el ejercicio periodístico está al servicio de la verdad, los principios democráticos y los derechos humanos, por ello no me parece correcto ni coherente al actual sistema democrático reivindicar y ‘recordar’ un documento que pedía la intervención militar a un gobierno democráticamente electo”.

Fuente: Reporte

DEJA UNA RESPUESTA