La Permisibilidad del Estado de Chile con el Terrorismo en Siria

0
22

Un equipo periodístico de Televisión Nacional de Chile (TVN), ingresó a Siria recientemente en forma ilegal a través de frontera de Siria con Turquía. El objetivo consistía en producir un programa sobre la actual crisis en ese país. El Ministerio de Información de Siria me indica que el equipo de la televisión chilena de propiedad estatal, aunque funciona como empresa pública autónoma, “para poder entrar recibió el apoyo de Al Qaeda”. Textual.


La información anterior es tajante y si bien proviene de una fuente oficial, no se aleja de lo señalado por un editor del canal, el Sr.Villavicencio, cuando dice:

“Fue muy difícil que pudieran entrar a la zona de conflicto… Ojo, que no entraron por Damasco, sino por el lado norte del país, en la frontera con Turquía, que es donde se encuentran los rebeldes y una fracción de Al Qaeda”. (emol.28 de agosto2013)

Al infiltrarse por la frontera de Siria con Turquía, el equipo de TVN viola los procedimientos del estado sirio. La acción es todavía más grave al haber buscado el apoyo de las organizaciones opositoras que por necesidades de supervivencia en el combate se vinculan con redes terroristas. La permeabilidad del grupo opositor a la inyección terrorista en el empeño de derrocar al gobierno es alta e indesmentible.

Por este factor, TVN ha cruzado una línea. Desde el punto de vista del respeto a normas básicas en el ejercicio de informar sobre un conflicto armado empañado por la desinformación parcial y sesgada, lo recomendable consistía en haber usado los canales oficiales.

Es ampliamente conocido que el procedimiento para el desempeño de cualquier medio informativo extranjero en Siria, consiste en solicitar la visa correspondiente al Ministerio de Información. Es el procedimiento utilizado por muchos medios entre otros, Sky News, The New York Times, Irish Times, Clarín y La Nación de Argentina.

El hecho de haber recibido el apoyo de las fuerzas opositoras que intentan derrocar al gobierno y que como se ha constatado, incluye a redes terroristas, reviste suma gravedad y debe darse a conocer a la opinión pública en su dimensión política más completa tratándose de un conflicto plagado de terroristas

TVN al ser una institución de propiedad estatal tiene la obligación de respetar el protocolo y los procedimientos en el marco de las relaciones bilaterales con el gobierno de la República Árabe Siria.

El hecho que una organización de propiedad del Estado utilice organizaciones vinculadas con el terrorismo constituye una señal de alarma y es necesario investigarlo. De ser así, se habrían violado acuerdos internacionales y los protocolos existentes.

En este sentido, la legalidad de las acciones de funcionarios que actúan en nombre del Estado chileno entra en cuestionamiento al involucrarse con organizaciones globalmente reconocidas como terroristas. Imaginemos que un equipo de la Televisión Nacional Argentina, en el caso de existir, entre clandestinamente a Chile para reportar sobre el conflicto Estado Chileno- Pueblo Mapuche.

Televisión Nacional de Chile si fue apropiadamente advertida del contexto en Siria, debió haber sido menos desprolija. La crisis abarca un amplio rango de efectos colaterales. Uno de ellos es el estrecho vínculo de las fuerzas opositoras al gobierno con un denso mundo corporativo de las empresas subcontratistas que aprovisionan los esfuerzos bélicos destinados a desestabilizar estados, con terroristas, mercenarios, armamento y equipamiento.

La subcontratación en la actividad terrorista es un fenómeno creciente. No exhibe una línea de comando definida debido a que la operación no tiene afiliación a ningún grupo específico o alguna ideología. Con el incremento de la comercialización en la actividad, el dinero se sobrepone a la ideología y de allí que Arabia Saudí y Qatar que disponen de mayores recursos sin regulación de leyes, han podido inyectar grandes volúmenes de capital en las actividades terroristas en Siria y no se descarta que ese capital esté circulando en las franquicias que amenazan a otros estados más allá de Siria.

El contexto de la guerra irregular en Siria es muy diferente a otras confrontaciones. Ex -Yugoslavia, Afganistán e Irak vienen a la mente. El gobierno no ha declarado toque de queda y menos estado de sitio, como lo he observado en otros conflictos de desestabilización o guerra internas en Bangladesh, Afganistán, Sudán, Cachemira y Assam (India), Mozambique e Irak. El rasgo determinante de esta guerra, más allá del drama humanitario, ha sido que el gobierno Sirio no ha interrumpido en ningún momento el flujo de actividad libre y desarrollo del país.

Este rasgo notable del estado Sirio pudiera haber sido reportado en una producción televisiva que fue sumamente sesgada, alejándose del foco principal en el conflicto como es la lucha contra el terrorismo.

En los momentos que el gobierno de Barack Obama hace esfuerzos desesperados por ganar el favor público mundial y de su país para una intervención militar sin justificación y legitimidad alguna, el producto de Televisión Nacional de Chile exhibido al público y que seguramente está en la señal internacional, no es solo un oprobio propagandístico, sino que demuestra la permisibilidad del estado chileno respecto a cumplir La Resolución Anti Terrorista de la ONU, 1373, de septiembre del 2001.

El instrumento de carácter normativo y universal, solicita que se usen todos los medios para denunciar el terrorismo y sus redes. TVN contó esta vez con la colaboración de estas redes aunque haya sido en la noble tarea de informar al público. Desde esta resolución, para la misión del canal estatal habría sido apropiado denunciar el terrorismo que asola al país levantino.

Estos instrumentos como la Resolución 1373, si bien no restringen la libertad de informar, recomiendan alta selectividad en el ejercicio de informar. El estado de Chile debe evitar caer en el libre albedrío en materia de terrorismo. No se puede legitimar aventuras de pantalla que violan normas internacionales por muy atractivas que sean para el clamor público y la rentabilidad.

Más allá del abogar por la libertad de información y de que el objetivo haya sido humanitario, el episodio ha sido una provocación al gobierno Sirio. El objetivo no exime a la forma, menos cuando se cruza la variable terrorismo. Hubo permisibilidad y la investigación está pendiente.

Leave a Reply