La Campaña del Terror Contra la Reforma de la Ley de Isapres

0
28
de la carrera cid

En su frenética actividad orientada a conservar sus privilegios, el empresariado, la derecha, sus medios de comunicación y el bloque del “statuo quo”, no han trepidado en medios ni calculado costos en su campaña del terror. En los últimos días, las han emprendido contra la reforma de la Ley de Isapres, que busca restituir el caracter público de las políticas de salud. Para la ocasión, dos de los representantes del sector empresarial dentro de la Comisión Presidendical que analiza los cambios, renunciaron con gran escándalo, convenientemente amplificado por los medios de comunicación.

 

“Quieren expropiar y estatizar”. Con estas palabras, el presidente de la isapre Colmena, Gonzalo de la Carrera, difundió su renuncia a la comisión asesora presidencial para la elaboración de una reforma al sistema de salud privado. El secretario ejecutivo de la Comisión Presidencial para la Reforma a la Salud Privada, Camilo Cid, respondió a los dos de los comisionados que renunciaron el viernes, indicando que “ellos no quieren cambios”.

La renuncia del ejecutivo se suma a la de la representante de las clínicas, Ana María Albornoz, quienes además rechazaron firmar la propuesta que se entregará el martes a la Presidenta Michelle Bachelet. El documento servirá como insumo para la elaboración de un proyecto de ley para ingresar cambios al sistema.

El borrador de la propuesta contempla temas como el fin al lucro de las isapres. Con todo, uno de los principales cambios es la introducción de un plan de seguridad social, que “se deberá otorgar sin considerar preexistencias, ni cautivos, y admite la movilidad plena de los cotizantes entre isapres y en todo el sistema”.

Gonzalo de la Carrera asegura en su carta que la propuesta “conduce a la destrucción de la iniciativa privada, tanto en el sector prestador como asegurador, para conducirnos a una estatización de la salud de los chilenos”.

A juicio del ejecutivo, la creación de un fondo único estatal “hace inviable la existencia de un sistema privado asegurador y pone en jaque al sector prestador privado. En definitiva, lo que se propone es diluir la cotización de los afiliados a Isapres entre 17 millones de personas”.

Esto, aseveró, conducirá a que el plan de seguridad social “será de características tan pobres que millones de chilenos verán expropiado su derecho de propiedad sobre el 7% de su cotización”. El representante de Colmena calificó la propuesta de la comisión como “una nueva reforma tributaria”, la que dejaría a cerca de 3 millones de personas “cautivas en Fonasa”.

El secretario ejecutivo de la Comisión Presidencial para la Reforma a la Salud Privada, Camilo Cid, respondió a esta campaña del terror con el argumento de cajón: “ellos no quieren cambios”.

La renuncia de Gonzalo de la Carrera, presidente de isapre Colmena, y de Ana María Albornoz, gerenta de las Clínicas de Chile, se produce a días que la comisión entregue su informe final a la Presidenta Michelle Bachelet -el próximo martes-, con el sambenito que representa una visión estatizadora de la salud, sin espacio al lucro y marcada por una mirada política, estatista que buscaría eliminar a las isapres en el futuro.

Cid aduce que las posiciones que manifiestan los dos ex integrantes de la comisión se refieren a que “no están de acuerdo con principios básicos, a diferencia de los otros dos comisionados que estaban ahí, que trabajan en la industria y que no tuvieron la misma actitud. Siempre se aceptaron las posiciones de minoría, pero sus cartas de renuncia, que estaban listas desde antes, apuntaban a cosas ideológicas. Ellos no quieren cambios”.

En cuanto a las críticas que formularon a su gestión, el secretario ejecutivo de la instancia asegura que son “aisladas”, explicando que “lo que pasa es que Gonzalo de la Carrera ha tenido mucha cobertura mediática, pero él es uno de los 18 comisionados. Ahora se sumó, por otras razones, la comisionada Ana María Albornoz, pero son una posición minoritaria. Cuando las actas sean transparentes, ustedes van a poder ver que en varias ocasiones se dieron votos de confianza, se otorgaron vocerías, se planteó la defensa de la secretaría ejecutiva, y nunca hubo un cuestionamiento, aparte de lo que se conoció”.

Respecto a los cuestionamiento a cómo quedarían las isapres con esta modificaciones, Cid sostiene que en el esquema general presentado de seguir participando del sistema de salud, con el financiamiento de los trabajadores y en un contexto de seguridad social, “deben regirse por principios de seguridad social y, en esa línea, la solidaridad y la universalidad tienen que ser un hecho, la no discriminación tiene que ser verdadera. De paso solucionamos el conflicto que tienen con lo que estableció el Tribunal Constitucional, de que no podían seguir fijando tarifas en base a la discriminación”.

Además, precisa que se pensó en un fondo mancomunado porque es “una necesidad para cumplir con ciertas prestaciones que deben ser universales. A todos los chilenos nos puede ocurrir el tener una enfermedad de alto costo. Pero también es un fondo que tiene como intención comenzar a romper la segregación entre lo público y privado. Tenemos que aspirar hacia un sistema unificado. Esos son los dos principios del fondo mancomunado”.

También sostiene que todo se financiará con las cotizaciones de la seguridad social, “eventualmente con aporte fiscal, eventualmente con participación de los empleadores, es decir, no se ha determinado cómo se financia, sino que debe tener el financiamiento de la seguridad social”.

Sobre el lucro, punto en que se planteó eliminarlo del informe, Cid señala que “la posición era no permitir el lucro con el 7% de la cotización de seguridad social. Las isapres podrán lucrar en la diferencia de costo, porque igual como ocurre ahora, ellas no cobran sólo el 7%, sino que suman un complementario. Esto es separar las cuentas y determinar que en el mundo de la seguridad social no se lucra. Aun así, y con toda esa salvedad, la posición es minoritaria, y ese punto es un voto de minoría”.

Sin embargo, precisa que hubo puntos de encuentro con las isapres como es la aceptación que hicieron de herramientas que se usan para la seguridad social en otro países, la apertura al ajuste de riesgo, el fondo intraisapres, admitir que la información de los planes es confusa o el subsididio de incapacidad laboral.

Leave a Reply