Caso Quemados: Otro Conscripto Rompe Pacto de Silencio y Revela cómo se Encubrió la Verdad

0
425

“Quiero dar a entender la realidad de los hechos”. Así justificó el ex conscripto Pedro Franco Rivas la decisión de sumarse al otrora uniformado Fernando Guzmán y romper el “pacto de silencio” para entregar detalles del llamado caso quemados. Franco Rivas, que dijo estar “cargando un dolor que lo produjo otro”, reconoció que el testimonio de Guzmán en el programa “En la Mira” de Chilevisión lo impulsó a sacar adelante esta declaración.

 

El hombre detalló que iba en la primera camioneta- una C10 celeste- junto al entonces teniente Pedro “Fernández Dittus, Walter Lara Gutiérrez, sargento Medina y Alarcón”.

El ex soldado explicó a Chilevisión que cuando las víctimas, Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, vieron la camioneta con los militares salieron arrancando, pero fueron sobrepasados por el vehículo.

“Paró la camioneta y yo salté, apunté y dije alto ahí. Luego llegó segundo el sargento (Nelson) Medina- el ‘manchadito’-, (de) allí llegó el Riquelme, que saltó de atrás también. Allí llegó el Lara y lo mandamos a buscar los elementos con que iban a hacer la barricada. Yo me traje un neumático, era grande, el Walter, si no me equivoco, se trajo el líquido y el Riquelme el otro neumático”, describió el ex conscripto.

Tras obtener los elementos, el ex soldado retomó a su labor inicial y apuntó a Quintana con su arma, a la vez que Rodrigo Rojas intentaba explicar su situación a los oficiales.

“Rodrigo Rojas dijo que venía llegando de fuera del país, que venía a ver cómo era la vida en su país. Era delgadito, igual como lo mostraron en las fotos, yo lo tengo muy grabado en mi mente”, aseveró el hombre a Chilevisión.

“La reacción de él fue eso y en eso llega el teniente Castañer y le quita una cámara, porque él (Rodrigo) era fotógrafo y venía a eso. Le quita una cámara que nunca más se vio”, indicó.

En línea con la declaración de Fernando Guzmán, Franco dijo que vio al teniente Julio Castañer tomar un bidón “blanco, transparente y se los roció a ambos”.

El ex uniformado narró que, mientras Castañer rociaba a las víctimas, Pedro Enríquez les dijo a Quintana y Rojas que se iban a ir del lugar luego de que entregaran sus cédulas de identidad y recibieran “una patada en la guata”.

“Castañer dijo ‘no, estos huevones que no se vayan a ningún lado’. Ahí los roció y les prendió fuego”, describió el ex recluta.

“Ahí ya quedamos todos pasmados y me saqué la chaqueta” para intentar apagar a los jóvenes, relató Franco.

“Las otras frazadas estaban siendo ocupada por Lara y por Riquelme para apagar a quién ellos tampoco sabían (quienes eran) porque las llamaradas eran demasiado grandes. No sabíamos si eran los pies o eran la cabeza porque las llamas eran inmensas”, añadió.

“Entonces tiré la chaqueta y me di cuenta después que era Carmen Gloria”, explicó el ex militar, quien descartó que el teniente Luis Clavel Matzen haya estado involucrado en el macabro hecho.

La seguidilla de mentiras

Después de abandonar a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas en el sector Lo Boza de la comuna de Quilicura, por orden de Fernández Dittus, los soldados recibieron la advertencia de su mando: “Aquí no le hablen a nadie”.

“Esto lo veo yo con Castañer”, dijo Fernández, según relató Franco.

El conscripto explicó que sus mandos les pidieron cooperar con las preguntas que les iba a hacer un ministro en visita.

“En esa semana, hasta que llegó el (ministro en) visita ya tenían dos abogados que los asesoraron: Zenteno y Carlos Cruz Coke”, aseveró el ex recluta.

“Ellos hicieron las versiones para nosotros”, manifestó Franco y detalló que los juristas estaban en coordinación con la sección segunda de inteligencia del regimiento Los Libertadores, a cargo de Castañer.

“Consiguieron los abogados más caros del país para que esto saliera bien y tenían una experiencia válida porque lo que montaron fue creíble cuántos años”, señaló el ex conscripto.

Castro insistió en que la versión militar, que señalaba que las víctimas golpearon unas bombas BIC cuando intentaron escapar, fue diseñada por el equipo de Castañer.

El hombre destacó además que recibieron, por parte de su mando, una serie de beneficios y que continuamente les recordaban que tenían que cuidar a sus familias.

“Por qué nos decían eso y siempre. ‘Cuiden a su familia, ustedes tienen que cuidar a su familia’. Es como un lavado de cabeza”, añadió Franco Rivas.

Fuente: Radio Cooperativa

Caso Quemados: Otros cuatro militares en retiro fueron detenidos

Otros cuatro militares en retiro fueron detenidos este domingo por su presunta participación en el caso Quemados, tras su reapertura gracias a las declaraciones de los conscriptos Fernando Guzmán y Pedro Rivas.

Las detenciones fueron concretadas por la Brigada de Derechos Humanos de la PDI luego de la orden emitida por el ministro en visita Mario Carroza, añadiéndose a las siete realizadas durante la semana pasada.

Entre los detenidos se encuentra Pedro Fernández Dittus, teniente a cargo de una de las patrullas que participaron en el procedimiento que terminó con Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana quemados por los funcionarios del Ejército.

Fernández Dittus ya fue condenado por estos hechos y cumplió una pena de seis meses en Punta Peuco en 1993.

Leonardo Riquelme, Juan González Carrasco y Walter Lara también fueron detenidos.

Por su parte, Quintana participó este domingo en el programa Tolerancia Cero de Chilevisión, oportunidad en la que comentó que “yo pienso que los que dieron la orden o los que originaron este sistema de represión institucionalizada de violación a los derechos humanos tienen que responder”.

“El martes voy a ir a presentar una querella con mi abogado, nos vamos a hacer parte en el proceso, vamos a presentar una querella para ampliar a todos los que participaron como encubridores, hasta llegar a los altos mandos del Ejército y a todos los civiles que hayan actuado en ese sentido”, recalcó.

Universidad de Magallanes explicó vínculo con coronel (r) Julio Castañer

De acuerdo con la información proporcionada por UMAG, el ex militar “prestó servicios docentes por horas cronológicas mediante convenios a honorarios de la Universidad de Magallanes entre los años 2005 a 2009, en la carrera de Administración Pública.

Entre 2005 y 2009 se desempeñó como docente en la Universidad de Magallanes (UMAG) el coronel (r) Julio Castañer, quien es sometido a proceso como presunto autor del delito de homicidio calificado de Rodrigo Rojas Denegri y el homicidio calificado frustrado de Carmen Gloria Quintana en el denominado “Caso Quemados”.

Frente a ello, la casa de estudios regional emitió un comunicado público en el que explicó el vínculo que el ex militar tuvo con la institución, en la cual trabajó educando a jóvenes.

De acuerdo con la información proporcionada por UMAG, el ex militar “prestó servicios docentes por horas cronológicas mediante convenios a honorarios de la Universidad de Magallanes entre los años 2005 a 2009, en la carrera de Administración Pública, donde dictó las asignaturas de Ciencia Política, Introducción a las Ciencias Sociales, Estado y Sociedad y Sociología Política”.

El comunicado agrega “su llegada a la casa de estudios se dio en el contexto de la realización de seminarios de Derecho Internacional organizados por la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE)”.

Sobre cómo se inició la relación laboral, la institución explicó que “se siguió el mismo protocolo que con todos los docentes, cual es solicitar su curriculum vitae – donde destacaban un Máster en Estudios Internacionales Estratégicos y una Licenciatura en Ciencias Militares – y sus antecedentes penales almacenados en el Servicio de Registro Civil, donde no era posible advertir su participación en violaciones a los derechos humanos”.

La casa de estudios manifestó que, ante los hechos dados a conocer por el conscripto Fernando Guzmán, quien sindicó a Castañer como autor del hecho, “algunos de sus ex alumnos se han manifestado sorprendidos con la información, toda vez que lo recuerdan como un hombre correcto, que manejaba los contenidos y cumplía sus responsabilidades”.

Agregó que “esta sensación de sorpresa se extiende a toda la institución, la cual lamenta que en Chile existan mecanismos de amedrentamiento o lealtades mal entendidas en las Fuerzas Armadas, que impidan que la información que algunos manejan respecto de los responsables de crímenes cometidos en dictadura salga a la luz, porque deja a instituciones de educación como la nuestra, sin posibilidad de marginarlos de la delicada e importante tarea de formar jóvenes”.

Ante todo ello, la UMAG manifestó que “tenemos la misión de formar buenos ciudadanos; profesionales inspirados en ideales colectivos, no sólo en las aulas, sino también en actividades culturales como los Diálogos sobre la Memoria que hacemos cada mes de septiembre, o las acciones con agrupaciones de derechos humanos. Al respecto, y a propósito de estos hechos que nos recordaron nuestra historia reciente, hemos establecido contacto con ellas, para explorar maneras conjuntas de trabajar por la memoria nacional”.

Declaración del Partido Comunista de Magallanes

Con indignación y profundo repudio los magallánicos nos enteramos recientemente que uno de los terroristas de Estado de la dictadura de Pinochet se encontraba oculto largo tiempo en nuestra región, tras cumplir la repudiable tarea de quemar vivos a los jóvenes Rodrigo Rojas de Negri y Carmen Gloria Quintana hace 29 años en Santiago.

El Partido Comunista de Magallanes se suma al repudio ciudadano por este sujeto -Julio Castañer González- quien el 6 de julio de 1986, cuando era teniente, integraba la patrulla militar que roció a los jóvenes con bencina y luego les prendió fuego. Por este hecho fue trasladado para continuar indemne su “carrera militar” en Punta Arenas hasta el grado de coronel, llegara a ser comandante del Regimiento Dragones y jefe del estado mayor conjunto en nuestra región.

Una vez retirado del Ejército, con todo desparpajo se dedicó a dictar clases de ciencia política en la escuela de Derecho de la Universidad de Magallanes, teniendo en su conciencia el asesinato de dos jóvenes y quizás cuantas otros delitos de lesa humanidad.
En medio de la ofensiva permanente de la derecha contra los sectores democráticos, el PC de Magallanes denuncia el alto grado de corrupción del régimen que creó y protegió a estos asesinos, exige justicia, el fin de la impunidad y del pacto de silencio impuesto a los uniformados. La exigencia de conocer definitivamente la verdad de los hechos resuena fuerte desde la zona austral hasta el corazón de todos los chilenos. Las fuerzas armadas y de orden tienen la palabra.

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE –
REGIONAL MAGALLANES
Punta Arenas,
24 de Julio de 2015

DEJA UNA RESPUESTA