Caso Quemados: La Emotiva Reunión de Fernando Guzmán con Verónica Denegri

0
403

Luego que el juez Mario Carroza decidiera someter a proceso a siete ex militares por la muerte del fotógrafo Rodrigo Rojas Denegri y el ataque a Carmen Gloria Quintana, Verónica Deegri, madre de Rodrigo sostuvo un emotivo encuentro con el ex conscripto Fernando Guzmán, quien decidió romper el pacto de silencio sobre lo que pasó ese día 2 de julio de 1986, 29 años después de que ocurrieran los hechos.

 

Verónica de Negri, mamá del fotógrafo Rodrigo Rojas, se encontró cara a cara con el ex conscripto del Ejército Fernando Guzmán, cuya declaración judicial permitió reabrir la investigación del “caso quemados vivos” y detener y procesar a siete militares en retiro.

Guzmán protagonizó un capítulo del programa “En la mira” de Chilevisión emitido esta semana, en el que identificó al coronel en retiro Julio Ernesto Castañer González como “el asesino” de Rodrigo Rojas y el responsable de las graves lesiones que sufrió la estudiante Carmen Quintana en 1986.

El mismo canal de televisión propició un encuentro del ex conscripto con la madre de la víctima del brutal crimen, en el marco del cual se produjo “una conversación íntima, detallada y sincera”.

“Ve que la verdad libera”, dijo Verónica de Negri a Guzmán, quien respondió señalando: “La mochila era muy pesada y la soporté solo mucho tiempo”.

En la cita, que duró aproximadamente 20 minutos, Fernando Guzmán le pidió perdón a De Negri y luego se abrazaron.

En el encuentro, Guzmán dijo que “yo estoy feliz con esto, que usted siga adelante, es la única manera de que sigan cayendo. Ojalá los mismos compañeros de la patrulla no sigan con el ‘pacto de cobardia’”.

Asimismo, aseguró que “la verdad es lo único que tengo, señora, lo único que me dejaron, ni la dignidad”, sosteniendo también que “ahora se va a hacer justicia”.

“A mí, lamentablemente, me tocó estar al otro lado, y no pude hacer nada porque yo era soldado simplemente. Si hubiese podido hacer más por él, encantado, pero no estaba en mis manos”, recordó.

A las disculpas del ex conscripto, la mamá de Rodrigo respondió que “yo no conozco la palabra perdón, pero sí valorizo altamente este acto de valentía que usted ha tenido”.

Asimismo, hizo un llamado a todos los uniformados y ex uniformados a que rompan el pacto de silencio, o el “pacto de cobardía”, como también se le llama.

Durante este viernes Verónica de Negri también aclaró que aquí todos tienen responsabilidades en los hechos, con distinto grado, pero todos son culpables de este caso y quienes ejercieron el poder después de la dictadura de Pinochet.

Vuelco del caso Quemados

Los ex uniformados que serán procesados por el juez Mario Carroza por el delito de homicidio calificado de Rodrigo Rojas y por homicidio frustrado en el brutal ataque a Carmen Gloria Quintana son: Julio Castañer, Nelson Medina Gálvez, Luis Zúñiga González, Jorge Astengo Espinoza, Francisco Vásquez Vergara, e Iván Figueroa Canobra. Mientras que Sergio Hernández enfrentará a la justicia en calidad de cómplice.

Luego del testimonio que entregó el exconscripto Fernando Guzmán al programa de Chilevisión “En la Mira”, respecto a lo ocurrido el 2 de julio de 1986 cuando Rodrigo Rojas de Negri y Carmen Gloria Quintana fueron quemados vivos -resultando muerto el primero y la mujer con el 65% de su cuerpo afectado- el caso sufrió un vuelco que provocó el procesamiento de los uniformados implicados y una serie de indagaciones que está liderando el juez Mario Carroza sobre el pacto de silencio que tenían los ex militares implicados.

En paralelo a las acusaciones cruzadas por el rol de las autoridades civiles en el gobierno del ex presidente Patricio Aylwin, el exconscripto Fernando Guzmán, quien apuntó al coronel en retiro Julio Castañer como el principal responsable del cruento episodio, se reunió hoy con la madre del joven fotógrafo Verónica de Negri, a quien le ofreció disculpas por el asesinato de su hijo.

Rodrigo Rojas de Negri fue un joven que a los 19 años volvió a su país de origen para reconocerlo, pero que en uno de los hechos más macabros acontecidos en la dictadura de Augusto Pinochet terminó perdiendo la vida tras ser quemado vivo por un grupo de uniformados.

Ejército “premió” a Castañer ascendiéndolo hasta el grado de coronel

Desde 1986 se creía que el  culpable de quemar vivos a Rodrigo Rojas Denegri y Carmen Gloria Quintana era el Teniente Fernández Dittus. Pero ahora que un conscripto rompió el pacto de silencio, sabemos que el que dio la orden de rociarlos con bencina y lanzarle un encendedor fue el entonces Teniente Julio Castañer, el mismo que luego fue “premiado” por el Ejército, llegando al grado de Coronel. Un total descaro…

Castañer es uno de los siete militares en retiro que en la jornada de ayer fueron requeridos por el ministro Carroza, ello luego de que un soldado conscripto de la época, Fernando Guzmán, rompiera un pacto de silencio establecido entre los involucrados en el caso. Los nuevos antecedentes surgidos podrían dar un sorprendente giro a la causa penal.

El 6 de julio de 1986, día de los hechos, Castañer era teniente e integraba la patrulla militar que roció a los jóvenes con bencina y luego les prendió fuego.

En la información judicial del conscripto que rompió un pacto de silencio de los militares que cometieron el crimen, señala directamente a Julio Castañer como el que dió la orden de rociar con bencina a Carmen Gloria Quintana y a Rodrigo Rojas Denegri, éste último quien falleció producto de las quemaduras.

Es más, Castañer -ese día de 1986- andaba de civil junto a los militares, lo que lo hace aparecer como agente de la CNI o agente encubierto para provocar crimenes.

Cartañer también fue el que lanzó el encendedor a los cuerpos rociados con bencina de Quintana y Rojas. Y enseguida les dijo a los militares que debían matarlos con un tiro en el mismo lugar.

Y ahí aparece el teniente Pedro Fernández Dittus quien le habría dicho que el no lo iba a hacer “porque era católico”. Por eso es que se llevan a los dos quemados a las cercanías del aeropuerto de Pudahuel, donde los botan, agonizantes.

El ministro Carroza dictó ayer siete órdenes de detención, una de las cuales recayó en contra de Castañer, quien quedó detenido en el cuartel de la PDI en Punta Arenas y hoy debió comparecer ante los Tribunales locales para ser puesto a disposición del juez instructor del sumario que se instruye en la capital.

El ex militar terminó su carrera como coronel, tras ejercer el cargo de comandante del Regimiento Dragones y ocupar el cargo de jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto Austral.

Universidad acusó “sorpresa” por detención de ex profesor

La Universidad de Magallanes manifestó “sorpresa” ante la detención y el procesamiento, en el marco del “caso quemados vivos”, de su ex académico Julio Castañer González, sindicado como el autor material del ataque contra Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de Negri.

Dadas las circunstancias “no era posible advertir su participación en violaciones a los derechos humanos”, explicó la casa de estudios a través de un comunicado, en el que confirmó el ex uniformado ejerció como docente en la carrera de Administración Pública entre 2005 y 2009.

Tras conocerse los nuevos antecedentes “algunos de sus ex alumnos se han manifestado sorprendidos con la información, toda vez que lo recuerdan como un hombre correcto, que manejaba los contenidos y cumplía sus responsabilidades”.

“Esta sensación de sorpresa se extiende a toda la institución, la cual lamenta que en Chile existan mecanismos de amedrentamiento o lealtades mal entendidas en las Fuerzas Armadas, que impidan que la información que algunos manejan respecto de los responsables de crímenes cometidos en dictadura salga a la luz, porque deja a instituciones de educación como la nuestra sin posibilidad de marginarlos de la delicada e importante tarea de formar jóvenes”, agrega la Universidad.

El militar en retiro posee en su currículo un Máster en Estudios Internacionales Estratégicos y una Licenciatura en Ciencias Militares.

En la Universidad de Magallanes dictó las cátedras de Ciencia Política, Introducción a las Ciencias Sociales, Estado y Sociedad y Sociología Política.

En declaraciones ante la Justicia y en la televisión el ex conscripto del Ejército Fernando Guzmán señaló a Castañer como “el asesino” de Rodrigo Rojas, y lo definió como “un carnicero” que “gozaba haciendo sufrir al prójimo”.

El coronel en retiro vivía en Punta Arenas y la mañana del jueves, al ser trasladado a Santiago para declarar ante el juez Mario Carroza, fue funado y golpeado por manifestantes en el aeropuerto de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA