Guillermo Teillier: “El Fin al Lucro no Puede Transformarse en un Proyecto de Excepcionalidades”

0
92

En la última semana de diciembre del 2014, el presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, concedió entrevistas al diario Pulso y al portal de la Web, El Mostrador, en ambos casos a sus respectivos formatos televisivos. Aquí se presentan los textos de ambas entrevistas. El diputado advierte sobre los alcances que puedan tener las indicaciones que aún se discuten en el Senado sobre el proyecto de inclusión. Sostiene que la iniciativa debe eliminar el lucro sin dudas y no transformarse en un proyecto de “excepcionalidades”.

 

 
Una brújula para que “no pierdan el rumbo” repite a la prensa cuando le preguntan por un obsequio navideño para sus aliados de la Nueva Mayoría. Pero, el timonel del PC, diputado Guillermo Teillier, no sólo entrega regalos. En entrevista con PULSO el parlamentario lanza fuertes críticas a los empresarios por los cuestionamientos a la reforma laboral.

 Además, asegura que las próximas elecciones municipales serán un punto de inflexión para el bloque y un posible avance desde un “acuerdo político programático” a una coalición. ¿En educación? Advierte sobre posibles matices a la reforma e insiste en que se converse con los diputados antes de votar las indicaciones al proyecto de fin al lucro, selección y copago.

¿Cuál es la evaluación del primer año del PC en el Gobierno?

Ha sido un año muy intenso, ha tenido sus complejidades, porque asumir un Gobierno, después de tantos años de no estar, era difícil. También porque hay que cumplir con los compromisos, sobre todo aquellas reformas estructurales. Y también complejo porque hemos recibido el ataque bastante agresivo de un sector importante de la derecha. Pero, al sumar y restar, el balance es positivo.

Se ha instalado la sensación de un inminente cambio de gabinete, ¿usted no lo considera a estas alturas ya una necesidad?

Eso lo va a determinar la Presidenta, pero si efectivamente una de las cosas que pudieran mejorar el trabajo fuera el cambio de funcionarios, bueno no vamos a decir que no a eso. Hay que plantearse muy bien la necesidad del cambio, porque cambiar un ministro por cambiar, creo que no tiene objeto sino se cambia la forma de trabajo, de hacer más efectivo el trabajo que es algo que la Presidenta ha venido pidiendo reiteradamente.

También ha sido cuestionada la relación gobierno-partidos, ¿cómo se mejora?

Esto es absolutamente necesario, porque las leyes a aprobar son muchas y por lo tanto, si queremos tener éxito como el que hemos tenido, tenemos que mejorar los mecanismos de trabajo prelegislativo, de relación del Ejecutivo con el Parlamento  y con los partidos. En eso nos ha faltado más y se puede hacer más.

¿Qué fórmula hay para esto?

Hay ministerios que ya tienen una relación mucho más permanente con los partidos y también con los parlamentarios y eso ayuda al trabajo del ministro. No es que nosotros vayamos a suplantar al ministro o a pautear el trabajo, pero sí ayuda.

Siguiendo con el balance, ¿cómo afectaron los episodios del embajador Eduardo Contreras y Juan Andrés Lagos al PC y a la relación con el Gobierno y los partidos?

Hubo conato de discusión con la DC por las declaraciones de Contreras, pero eso pasó rápidamente, conversamos y se vio que no había una intención partidaria de decir algunas de las cosas que se dijeron y que sabemos que siguen en debate. Hay diferencias sobre eso, pero lo discutiremos de manera tranquila en el transcurso de todos estos años que vendrán para delante de relación.

Desde la derecha dicen que el PC tiene de rodillas al Gobierno…

No es así. Si hablamos de cargos políticos, no tenemos el favoritismo. En el caso de Lagos, que fue muy complejo para nosotros porque sufrió una agresión muy grave, después se fue de lengua e inmediatamente el Gobierno lo sacó de su cargo, que no era un cargo de menor importancia. Entonces, no hay trato de guante blanco.

¿Cómo califica la relación actual  con la DC?

Las relaciones con la DC están en un buen pie de intercambio, se han dado muchas cosas positivas, por ejemplo, el presidente y vicepresidente de la Cámara, un DC y un comunista, han trabajado bastante bien. Diferencias tenemos, pero me parece que en general tratamos de llegar a acuerdos y no de confrontarnos. Además me parece que estamos por avanzar, al menos, en la idea de llegar juntos a las municipales, hasta ahí estamos de acuerdo y creo que también de seguir avanzando más adelante. Por ahora yo llegaría hasta ahí.

O sea la Nueva Mayoría puede transformarse en una coalición tras las municipales…

Ese tiempo político nos va a decir varias cosas: si hemos cumplido con el programa, si hemos enfrentando bien los problemas y si nos va bien en las elecciones, son tres elementos que nos permitiría mirar el futuro con cierta calma y decir que podemos seguir juntos. Si estuviéramos fracasando a esa altura, puede producirse un reordenamiento de fuerzas que a lo mejor ya no nos permita seguir adelante. Si me preguntan por deseo de fin de año: que  se den las cosas como para seguir adelante porque este proceso hay que consolidarlo, quedan cosas pendientes.

¿Cómo visualiza una participación del PRO de Marco Enríquez-Ominami o Fuerza Pública de Andrés Velasco en el bloque?

ME-O está parando el dedo diciendo “yo quiero ir a primarias”, pero no sé si estará pensando en un programa de conjunto. No tengo tan claro si Velasco quiera engrosar las filas. Si fracasáramos, esos dos candidatos van a decir “vengan para acá yo soy el que les conviene”, pero no me he puesto en esa situación porque creo que la Nueva Mayoría tiene la fuerza suficiente para seguir adelante. Si algunos quieren venir a fortalecerla, bienvenido.

¿Le da igual mantener relaciones con Isabel Allende o Camilo Escalona como presidentes del PS?

Con Camilo Escalona tuvimos relaciones cuando era presidente del PS y construimos mucho de lo que se está haciendo hoy día, no tenemos problemas. Con Isabel Allende tampoco, o sea tenemos relaciones de cercanía con ella.

¿Y si Gutenberg Martínez fuera presidente de la DC?

Va a depender de Gutenberg Martínez, es él el que tiene más contradicciones en la relación con los comunistas. Va a tener que decidirlo él y yo espero que lo decida la DC mayoritariamente. En todo caso, si lo eligen y tenemos que relacionarnos con él, lo haremos.

¿Han tenido que pagar el costo con los movimientos sociales por formar parte de este Gobierno?

Sabíamos que teníamos que enfrentar una situación difícil porque tendrían que producirse tratativas entre el Gobierno y estos movimientos sociales, no podía ser de otra manera y optamos por no inmiscuirnos en el movimiento social. Facilitar sí el diálogo. Hay personas en este país que quieren ir más allá del programa y otros que quieren restarle al programa, nosotros estamos en la posición que se cumpla el programa. Los compañeros que están frente a las organizaciones han tenido que confrontarse a esto, entonces tienen que mantener el equilibrio y en eso los dirigentes nuestros han sido eficaces.

¿Y no les puede pasar la cuenta en próximas elecciones?

Si estuviéramos preocupados de las próximas elecciones no haríamos nada. Lo que a nosotros nos interesa son las reformas. Por ejemplo,  en el caso de los profesores era la agenda corta.  Nuestro esfuerzo en el Gobierno era que se cumpliera con eso y lo hemos logrado. Hubo un triunfo del Colegio de Profesores.

Hablando de Educación, ¿no tiene miedo a “la cocina” en la reforma y el proyecto sobre inclusión?

Hasta ahora no veo cocina, veo que hay diferencias entre los senadores, hay posiciones distintas y no sé si alguien tiene el ánimo de cocinar. El cuidado que tendría es que lo que discutan los senadores, se tomen determinaciones y se haga votación en la sala, conversen con los diputados y traten de llegar a acuerdos, para no tener que hacer una nueva discusión en la Cámara.   

Cómo ve los matices que pone la DC, ¿con personalistas?

El temor que tengo sobre el proyecto es que algunos dicen que lo principal es penar el lucro. Es evidente que es importante crear una penalidad para los que lucran con fondos del Estados, pero más importante es que quede con una reforma que termine con el lucro en colegios que reciben subvención del Estado.

O sea hay temor a ciertos matices

Yo a algunos matices de la reforma educacional les tengo temor, a algunos como ese.  Estoy de acuerdo con darle facilidades a los sostenedores que tienen colegios de menos de 400, 300 alumnos, esas facilidades pueden darse en los plazos, pero no así a dejar la figura, por ejemplo, del arriendo entre relacionados, me parece complicado. Va a parecer una ley de excepcionalidades.

Ahora viene la discusión de la reforma laboral, ¿no tiene temor que se morigerará el proyecto?

Si se morigera cualquiera de los puntos no sería reforma laboral, ese es el problema. Tienen que llevarse adelante los puntos esenciales y esos están claros: el derecho a huelga, el no reemplazo, la titularidad del sindicato, creo que son puntos muy esenciales.

¿Y qué le parecen las críticas del empresariado?

Bastante destempladas, amenazantes, a mi no me gusta que ellos se crean dueños del país, que digan “vamos a dejar de invertir” y me parece que no son dueños del país. Ellos debieran tener una posición mucho más proactiva, de empezar a conversar con el movimiento sindical, adaptarse a una nueva situación, conversar mejor. Ningún trabajador le quiere hacer daño a la empresa porque es su fuente laboral, nunca un trabajador ha hecho huelga para que quebré una empresa, lo hacen para mejorar sus condiciones.

Pero, ¿no va a afectar más la economía esta reforma?

Hay amenazas de empresarios que dicen que no van a invertir, pero esos mismos son los que están invirtiendo 19 mil millones de dólares en el exterior en países donde los trabajadores tienen los derechos que estamos reclamando acá en Chile.

Guillermo Teillier: El atentado a Pinochet “fue un acto patriótico”

Una conversación de balances tuvo anoche el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, en el programa “Hasta Agotar Stock” de El Mostrador TV.

Balances sobre la experiencia que les dejó el 2014, regresando luego de cuatro décadas a un gobierno, un año donde tuvieron que afrontar el caso Arcis y el histórico acercamiento de Estados Unidos con Cuba. Pero, además, quien fuera jefe militar del PC en dictadura y encargado de las relaciones con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez no ocultó su “indignación” por el homenaje que un grupo de diputados rindió a Pinochet en la Cámara. “Es el colmo de la frescura hacerle un homenaje a un tipo que le arruinó la vida a tanta gente, que mató a tanta gente (…). Esperamos que se tomen las medidas para que no vuelva un minuto de silencio a Pinochet”, señaló el diputado del PC.

El tema es sensible para Teillier. No lo oculta. Ha escrito dos libros que reflejan su lucha contra la dictadura: De Academias y subterráneos, donde relata las torturas sufridas en la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea; y Carrizal, el año decisivo, un texto, confesó anoche, que “no quería escribir pero me lo pidieron de El Siglo”. En él, dice el diputado, se plasma “un hecho histórico que puede tener miradas a favor y en contra, pero es la internación de armas más grande que se hizo en el país”.

-Le falta escribir otro libro, el del atentado a Pinochet (Teillier transmitió la decisión del PC al FPMR para ejecutarlo)… ¿Cómo definiría hoy ese acto?
-Fue un acto patriótico. Porque (el acto) trataba de salvar a la Patria del poder cruel de alguien que le declaró la guerra a un pueblo desarmado.

“Que la DC cumpla su palabra”

Sobre el balance del primer año del gobierno de Bachelet y el retorno del PC a La Moneda, Teillier dijo que que “sabíamos que íbamos a tener complicaciones”, aunque el programa “se está cumpliendo, algo que no se hizo en 20 años luego de terminar con la dictadura”. En cuanto a lo que falta en el balance, en el programa, el líder comunista señala que lo que está “al borde del debe” es la reforma Educacional, ya que en el Senado pueden producirse –explica– “algunas diferencias que obliguen a una Comisión Mixta”.

Por otra parte, definió a los llamados “fantasmas” de la Concertación como “un poder fáctico que trata de controlar tras bambalinas” y criticó que, durante el gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos, “se hicieron reformas, pero no las que se están pidiendo hoy en día”.

“Abrirse de patas”

-Este 2014 es el año que entran al gobierno y también explota el caso Arcis, ¿cómo lo han asumido y qué ha significado para el PC este caso? -Es una historia que comenzó hace 10 años, cuando nos pidieron como partido que interviniéramos para que Arcis no quebrara. Hicimos ese lobby y luego quedó en manos de las empresas que ellos entraron a (hacer) lidiar con la universidad. Hubo militantes nuestros que asumieron posiciones, como cualquier trabajo.

-¿Fue un error haber creado ese tipo de universidad dentro de un sistema de libre mercado? -Nunca fue hecha con la idea de lucrar. Se hizo por la necesidad de la dictadura, donde existían muchos académicos despedidos y estudiantes que no podían ingresar a estas academias. Hacer las cosas distintas en un sistema como este era difícil. Se nos ha acusado de sacar fondos, de ingresar dólares a Chile y de

quedarnos con edificios y lucrar, pero no hemos hecho ninguna de esas cosas. Esta es una cortina de humo que está haciendo la UDI para tapar lo que ellos han cometido en el caso Penta. Ellos recibieron miles de millones de pesos… acá ninguno de nosotros ha recibido miles de millones de pesos.

Y expresó que en el tema de Arcis, “la UDI se dio el gusto de investigar a quien quiso de los militantes nuestros… poco menos, perdone la expresión, nos tuvimos que abrir de patas, dejar que se inmiscuyeran en todas las cosas pasando por encima de los reglamentos de la Cámara y sus comisiones investigadoras”.

DEJA UNA RESPUESTA