Grave Tensión en Egipto: Centenares de Muertos Tras Ataque a Campamentos de los Hermanos Musulmanes

0
245

Una cifra indeterminada de muertos, que algunas versiones elevan hasta 800, y que en la versión oficial del Gobierno interino llega a 149, generó un operativo militar contra manifestantes en El Cairo, el desalojo de dos campamentos de los Hermanos Musulmanes y numerosos enfrentamientos en todo Egipto. La violencia de los mismos queda graficada por el dramatismo y crudeza de la foto. La cifra oficial del número de heridos se empinó a 1.403. A consecuencia de estos hechos, renunció el vicepresidente interino de Egipto, el premio nobel de la paz en 2005, Mohamed el Baradei. El Gobierno decretó Estado de Emergencia por los próximos treinta días. La escalada de los enfrentamientos configura un virtual estado de guerra civil.

La cifra de muertos tras una operativo  y numerosos  escaló el miércoles a 149, informó el Ministerio de Salud. La agencia oficial de noticias MENA también citó a un portavoz del ministerio egipcio cuando dijo que 1.403 personas estaban heridas. Pero otras versiones de medios de comunicación señalan que el número de muertos asciende al menos a 800 y que los heridos sobrepasan los 5.000.

La mayor parte de las víctimas obedece al ataque de fuerzas militares a los campamentos de protesta de los partidarios del destituido presidente, Mohamad Mursi, en El Cairo, la capital, ordenado por el Gobierno.

A consecuencia de ello, el vicepresidente egipcio, y ministro de Relaciones Exteriores, Mohamed el Baradei, renunció hoy al cargo, tras los disturbios de las últimas horas en el país, en una carta dirigida al jefe de Estado interino, Adli Mansur.

“Presento mi dimisión del puesto de vicepresidente y pido a Dios el altísimo que preserve nuestro querido Egipto de todo lo malo, y que cumpla las esperanzas y aspiraciones de pueblo”, explicó El Baradei en su misiva.

Estuvo en el cargo solamente un mes, ya que asumió el puesto el pasado 14 de julio, diez días después del derrocamiento de Morsi.

“He renunciado porque no puedo asumir la responsabilidad de una decisión con la que estuve en desacuerdo. Había alternativas pacíficas para llegar a un compromiso”, puntualizó El Baradei en su declaración pública.

El ambiente general en Egipto es el de un país que se desliza peligrosamente hacia una guerra civil. Los militares, instrumentalizando el descontento general provocado por la pésima administración de los Hermanos Musulmanes -que no supuso, ni podía suponer, una ruptura con el mubarakismo- se han vuelto a hacer con la estructura del estado y se preparan para reeditar la dictadura…

Ambos expresiones de la burguesía –los laicos y los islamistas- son aliados del imperialismo norteamericano, que ha caído en su propia trampa: ahora tienen a dos bandos completamente enfrentados que pugnan por el poder… y que amenazan con romper el tablero geoestratégico salido del Camp Davis… Mientras tanto el pueblo sigue siendo instrumentalizado por unos y otros, y coloca los muertos.

Las fuerzas policiales utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes acampados en la mezquita de Rabaa al-Adawia y la plaza de Al-Nahda. Las imágenes emitidas por las agencias de noticias muestran que la Policía egipcia sigue desalojando brutalmente a los manifestantes.

Por su parte, la Hermandad musulmana ha urgido a los egipcios a tomar las calles para denunciar la “masacre”:

“Esto no es un intento de dispersión, sino una sangrienta tentativa de aplastar todas las voces de oposición al golpe militar”, ha escrito en su cuenta de Twitter el portavoz de Hermandad Musulmana, Gehad al-Hadad.

Pese a que el Ejército egipcio ha ordenado el desalojo de los manifestantes, miles de seguidores de Mursi continúan protestando para exigir su restitución y en rechazo al nuevo gabinete ministerial juramentado por el Gobierno interino.

La televisión estatal egipcia informa que partidarios de Morsi mataron a tiros a cuatro policías en una comisaría de El Cairo. La cadena Al Jazeera informa que 543 manifestantes pro-Morsi fueron detenidos por llevar armas, algunas de ellas automáticas.

Lo que estamos viendo ahora en Egipto es un cambio hacia un escenario de plena guerra civil, comentó a RT el analista Eloy Pardo. Según él, los acontecimientos en Egipto están adquiriendo el mismo calibre que tiene el conflicto sirio. De hecho, ino de los líderes espirituales ultraislamistas, Mohamed el Beltagi, llamó al pueblo egipcio a “levantarse”, y dijo que que si la nación no protesta contra la junta militar que autorizó el poder Egipto tendrá el mismo destino que Siria, según recoge la cadena Al Jazeera.

Desde que el Ejército egipcio destituyera el pasado 3 de junio al primer presidente electo del país, tras la caída del dictador Hosni Mubarak, este país norteafricano atestigua gran número de enfrentamientos entre partidarios del derrocado presidente y sus detractores, en los que han fallecido cientos de ciudadanos.

Estado de emergencia

Las autoridades de Egipto ha decretado el estado de emergencia en todo el país durante un mes a partir de este miércoles tras perpetrar una matanza de opositores. Las medidas de excepción han sido anunciadas horas después del desmantelamiento por la fuerza de las dos acampadas de protesta de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Morsi. El balance de la represión es aún confuso pero las imágenes muestran decenas y decenas de muertos. Numerosos testigos aseguran que las fuerzas de seguridad han abierto fuego contra la multitud.

El Ministerio de Sanidad ha cifrado los fallecidos en 149 y los heridos en más de 1.400. “Los muertos son policías y civiles. Estamos esperando a recibir más detalles”, ha dicho su portavoz, informa Reuters. Los Hermanos Musulmanes los estiman en unos 600. Entre los fallecidos, hay dos periodistas: una reportera de Gulf News y un camarógrafo del canal Sky News muerto por disparos.

Las autoridades también han declarado el toque de queda en varias ciudades incluidas El Cairo, Alejandría y Suez desde las siete de la tarde hasta las seis de la mañana hora local. Durante 30 años, Egipto vivió bajo la ley marcial del depuesto presidente Hosni Mubarak y su levantamiento se convirtió en el símbolo máximo del final de la dictadura

La dura represión ha sido recibida con diversas reacciones de condena por parte de la comunidad internacional pero sin ninguna medida concreta.

Enfrentamientos

Unos potentes altavoces han avisado a los acampados en la plaza de Al Nahda de El Cairo de que había llegado su última oportunidad de abandonar las protestas y, al contrario que otras veces, finalmente el Gobierno ha cumplido sus amenazas. Las fuerzas de seguridad egipcias han irrumpido esta madrugada en los campamentos que mantenían en El Cairo los partidarios del depuesto presidente, Mohamed Morsi, desde el golpe de Estado del pasado 3 de julio. La protesta más grande es la de la mezquita de Rabá Al Adauia donde los acampados se contaban por miles

El Twitter del portavoz de los Hermanos Musulmanes, Gehad el Haddad, no deja de lanzar denuncias y en él puede leerse que “la policía ha incendiado una tienda de campaña sin ni siquiera preocuparse por ver si había gente dentro; había mujeres refugiadas en su interior”. La Hermandad ha convocado a sus fieles a concentrarse en otro campamento, en la plaza Mustafá Mahmud, en Giza.

No ha existido muro ni barricada capaz de detener la acción de los agentes. Las tiendas de campaña instaladas en la plaza de Al Nahda han ardido y formado columnas de humo negro que señalan, en la distancia, el punto en el que se ha producido el desalojo. Poco a poco, todo se ha ido reduciendo a escombros y pronto no quedará nada. Las proporciones del campamento que los seguidores de Morsi levantaron junto a la mezquita de Rabá Al Adauia hacen más difícil su total desmantelamiento, aunque la policía ha ido tomando el control de la zona después de traspasar sus barreras de cemento.

Los enfrentamientos se han extendido por diversas zonas de Egipto tras el asalto. Varias iglesias han sido atacadas en el sur del país. La información sobre la autoría son confusas, según la agencia Efe. La agencia oficial Mena culpa a los islamistas y estos aseguran no estar tras los incendios.

Esta madrugada, el Ministerio del Interior renovaba su oferta de ofrecer una salida segura a los manifestantes, sabedor de que si nadie respondía a la invitación no era debido a las horas intempestivas del anuncio sino a la determinación de los seguidores de Mursi de no abandonar las calles. En su comunicado, el Ministerio añadía que su decisión de esperar ha estado motivada por su deseo de llegar a una solución pacífica a la crisis. Durante los últimos días, tanto el Gobierno interino como los Hermanos Musulmanes y sus simpatizantes no habían hecho más que declararse amigos de la paz y el diálogo pero, tal y como se esperaba, el fin de las sentadas no ha sido pacífico.

Todavía reina la confusión y, mientras se suceden los enfrentamientos entre los agentes y los seguidores del expresidente, las fuerzas de seguridad han cortado las calles aledañas a unas concentraciones que se han quedado sin manifestantes. Unos 200 personas han sido detenidas, incluido el veterano dirigente de los Hermanos Musulmanes Mohamed el Beltagy, informa Reuters, y los servicios de tren que conectan la capital egipcia con el resto del país han sido suspendidos hasta nuevo aviso, ante el temor del Gobierno a que los islamistas reciban refuerzos. Según Al Jazeera, el Banco Central de Egipto ha ordenado el cierre de todos los bancos a mediodía (hora local, misma hora española). Según la agencia estatal Mena, en la localidad de Sahag, en el centro de Egipto, los manifestantes pro Morsi han quemado una iglesia. Otras protestas se están desarrollando en otras ciudades.

Dos periodistas entre las víctimas

La periodista Habiba Ahmed Abd Elaziz, de 26 años, empleada de Gulf News, ha fallecido en la represión desatada por el Ejército contra los seguidores del expresidente islamista, Mohamed Morsi, depuesto el pasado 3 de julio por un golpe de Estado militar, según comunica el medio. Además, un cámara de televisión británico de 61 años también está entre las víctimas de hoy. Mick Deane, casado y con dos hijos, trabajaba para Sky News desde hace 15 años. Anteriormente había desempeñado su labor en Washington y Jerusalém. La cadena ha creado un portal para homenajear al periodista,

“La pérdida de un compañero tan querido será sentida muy profundamente en Sky News. Nuestros pensamientos y oraciones están con su mujer y familia”, ha señalado John Ryley, jefe del canal de noticias británico en un comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA