El Mundo Atónito por Gazmoñería Chilena en Debate Sobre Interrupción del Embarazo

0
268

Importantes medios de comunicación de alcance global, tales como Agencia Española de Noticias EFE, la BBC de Londres y el Diario El País de España, han dedicado espacios a la polémica suscitada en Chile por el proyecto que despenaliza el aborto en casos calificados, presentado por la Presidenta Bachelet el pasado sábado. Sin perjuicio de recordar que la penalización del aborto es una legislación con origen en la dictadura, se sorprenden del nivel de pacatería, conservadurismo e hipocrecía de los sectores que hoy dicen defender la vida, y que guardaron cómplice silencio cuando la dictadura la agredía a mansalva.

 

Chile capta atención de la prensa internacional por debate sobre legalización del aborto

Macarena Segovia
 
La polémica por la despenalización del aborto en Chile ha traspasado las fronteras, EFE, BBC y El País han dedicado parte de su agenda a dar a conocer el revuelo que causa la medida. Los textos hacen hincapié en que la actual legislación es «parte del legado de Pinochet, quien derogó el aborto terapéutico en 1989» y además en la postura que ha tomado la oposición, cercana a la Igesia Católica. Recalcan la salida de la ex ministra de Salud, Helia Molina, y los dichos del rector de la PUC.

Diversos medios internacionales han puesto en su agenda noticiosa el proyecto de ley que despenaliza el aborto, bajo tres circunstancias, que firmó este sábado 31 de enero la Presidenta Michelle Bachelet.

La BBC Mundo, Agencia EFE y El País, han dedicado parte de su agenda periodística a resaltar el avance en materia de progresismo que una legislación de este tipo significaría para Chile. Hacen referencia al conservadurismo que tendría nuestro país y la fuerte oposición que ha despertado la iniciativa entre los sectores cercanos a la Iglesia y en los de derecha.

Bajo el título “5 reformas que sacuden el pasado conservador de Chile”, la cadena BBC, en su versión en español, da a conocer la medida de la mandataria, junto a las reformas Educacional y Tributaria, además del Acuerdo de Unión Civil para parejas homosexuales y la reforma electoral.

Según el medio, “Chile es uno de los pocos países del mundo donde el aborto está prohibido en cualquier circunstancia”, lo que “es parte del legado de Pinochet, quien derogó el aborto terapéutico en 1989?. Asimismo, sentencia que “el aborto es considerado un tema tabú en Chile”.

Otro punto que llama la atención es que hace referencia a lo ocurrido con la ex ministra de Salud, Helia Molina. “La controversia en torno al aborto se cobró una víctima política en diciembre pasado, cuando la entonces ministra de Salud, Helia Molina, renunció tras haber denunciado que ‘muchas familias conservadoras han hecho abortar a sus hijas’ en costosas clínicas privadas”, describió el artículo, que finaliza calificando a esta reforma como “el desafío más grande de la mandataria”.

Pero no es el único que destaca la fuerte oposición al proyecto de ley. El País tituló un artículo como “La Iglesia católica intenta frenar la ley del aborto impulsada en Chile”, mostrando con ello el poder que tendría esta institución a la hora de debatir sobre este tema.

“La institución defiende su derecho a negarse a practicar abortos en los centros de salud ligados a la Pontificia Universidad Católica, que otorgan cobertura a diferentes sectores de la población, pese a que la iniciativa del Gobierno determina que las instituciones no podrán negarse a realizar abortos invocando la objeción de conciencia”, relata el artículo.

“El rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, se ha opuesto al proyecto del Gobierno y ha anunciado que ‘si hay médicos de la Red UC disponibles para hacer abortos, deberán ir a trabajar a otros lugares’. ‘En nuestra Red UC Christus no se harán abortos, nuestros principios y valores no van a cambiar por un determinado proyecto de ley. Esto es definitivo’ (…) En la misma línea, el cardenal Ricardo Ezzati defendió la objeción de conciencia institucional e indicó: ‘No se nos puede obligar a un acto que no aceptamos posible realizar’”, asegura El País.

El artículo finaliza señalando que “Chile es el segundo país de la región donde se ha producido un importante proceso de secularización, aunque no de forma tan acelerada como en Uruguay, de acuerdo al último informe del Latinobarómetro. Si en 1995 Chile tenía 74% de católicos, en 2013 la adhesión a la Iglesia pierde 17 puntos porcentuales, llegando a 57%. Pese a los números, sin embargo, su influencia es innegable y siempre ha sido un factor determinante a la hora de legislar sobre asuntos como el divorcio, los derechos de los homosexuales y el aborto”.

Por su parte, la Agencia Internacional EFE asegura que, respecto al proyecto que despenaliza el aborto, “se opone la derecha en bloque, pero también se han mostrado críticos representantes de la Democracia Cristiana (DC), partido integrado en la coalición oficialista Nueva Mayoría”.

“En la derecha chilena el rechazo es aún más férreo, hasta el punto de que ven en el proyecto del Ejecutivo la intención oculta de legalizar el aborto libre. El prosecretario general de Renovación Nacional, Felipe Cisternas, y el diputado de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente Gustavo Hasbún adelantaron que sus partidos votarán en contra en el Parlamento”, puntualiza el texto, al tiempo que agrega que la actual legislación, heredada de la dictadura militar, contempla que “no podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar el aborto”.

Finalmente, también hace alusión a las declaraciones del rector de la Pontificia Universidad Católica, Ignacio Sánchez.

Fuente: El Mostrador

DEJA UNA RESPUESTA