¡Es el Capitalismo, Estúpido!: Deudas de Cinco Millones de Clientes de Grandes Tiendas Pasarán a la Banca

0
293

Unos cinco millones de deudores del retail pasarán a manos de la banca este 2014, tras la anexión a emisores bancarios de las tarjetas de crédito de Ripley y, próximamente, de los medios de pago de Cencosud que incluye tarjetas de Paris, Jumbo, Easy y Cencosud. El proceso transforma estos compromisos con el comercio en deudas bancarias y permitirá que toda la información crediticia -positiva y negativa- de esos deudores quede a disposición de todos los bancos.

 

Hace un año muchos podían tener un excelente comportamiento de pago en la banca y otro irregular en casas comerciales, sin que ello signifique ser bloqueados por mala conducta crediticia. Lo mismo ocurría con el endeudamiento, donde un cliente podía asumir préstamos paralelos en la banca y el comercio sin figurar con altos niveles de deuda.

Esta transformación que se vive en el retail se justifica por los elevados requerimientos de capital y las mayores exigencias regulatorias impuestas para la administración de sus tarjetas.

Ripley inició el traspaso a Banco Ripley de 2,6 millones de tarjetas de retail vigentes a comienzos de este 2014, mientras que a fines de año le seguirá Cencosud, que está a la espera de las autorizaciones necesarias para traspasar sus 2,5 millones de tarjetas y las deudas asociadas a esos plásticos a una nueva sociedad que será controlada por Scotiabank, quedando regida por la Ley de Bancos.

En lo concreto, estas operaciones implicarán a los tarjetahabientes de Ripley y Cencosud que la cobranza de sus créditos ahora será bajo estándares bancarios y que sus datos de endeudamiento serán actualizados y liberados periódicamente a la banca.

Por ejemplo, si una persona figuraba en diferentes bancos con una deuda total de $?5 millones y créditos disponibles por otros $?4 millones, la banca sólo podía utilizar esa información para evaluar si podía darle nuevos préstamos.

Si el mismo individuo, además, tiene deudas vigentes por $?2 millones en las tarjetas de Cencosud y Ripley, hacia fines de año esos datos se incorporarán a la información consolidada de deudas bancarias y –en función de sus ingresos– esa persona podría figurar como sobreendeudada al solicitar un nuevo crédito.

Lo mismo ocurrirá con las morosidades e impagos dentro de estas cadenas comerciales. También quedarán a disposición de la banca.

De esta forma, hacia fines de año sólo quedaran dos grandes actores del retail fuera del sistema de información consolidada de deudores de la banca: Falabella y Presto (de Walmart), además de ABC Din, Hites, Corona y La Polar. E incluso Ripley abandonó el Comité de Retail Financiero (que reúne a estos emisores) y Cencosud evalúa su futuro en él.

Sin embargo, existe un proyecto de ley –impulsado por el Ministerio de Hacienda y apoyado por el Banco Central– que “descansa en el Congreso”, tendiente a crear un sistema electrónico que unifique y centralice la información sobre las deudas de las personas y comparta estos datos con el sistema financiero.

Lo anterior, a pesar de voces críticas del comercio que indican que centralizar esa información y compartirla libremente sería inconstitucional.

DEJA UNA RESPUESTA