Entre ellos, 428 Chilenos: La Intrigante Historia de la Evasión Tributaria que Remece a los Multimillonarios del Mundo

0
234

En el año 2006, Hervé Falciani era un ingeniero informático que trabajaba en la sucursal suiza del banco HSBC, un hombre común y corriente que de manera secreta comenzó a recopilar la información que lo convertiría en una especie de Edward Snowden de las finanzas. De esta manera Falciani recopiló la información de más de 100 mil clientes de la entidad bancaria, que supuestamente habrían acumulado cientos de millones de dólares producto de la evasión de impuestos. Según sostiene, la banca suiza en conexión con paraísos fiscales, ocultaba el dinero de estas personalidades para de esta forma lograr evadir los sistemas tributarios de sus países de origen. Sin ir más lejos, Chile tiene 428 nombres en la lista de Falciani.

 

Falciani recopiló la información entre 2006 y 2007. Al año siguiente, la policía suiza comenzó a sospechar de su actuar luego de un viaje que realizó al Líbano, en compañía de Georgina Mikhael, una colega franco-libanesa que fue por años su amante. Aunque él lo niega, Mikhale -actualmente convertida en toda una celebridad- reveló recientemente a la revista Vanity Fair que Falciani robó esa información por motivos muy contrarios al altruismo:

“El mundo ve a Falciani ahora mismo como un Robin Hood, pero yo le aseguro que es un ladrón que robó esos datos del banco donde trabajábamos para venderlos. Entiendo que no interesa contar esta versión de la historia porque muchos países, gracias a su información, están consiguiendo recuperar grandes cantidades de dinero, pero la verdad es otra”.

En ese viaje al Líbano en 2008, Falciani y su ex amante se habrían reunido con agentes de la Mossad, el servicio de inteligencia israelí, y cuatro dueños de bancos libaneses para informarles sobre las violaciones legales que cometería el banco suizo HSBC.

La idea de las reuniones era advertirles a los banqueros cómo el dinero de sus clientes podría estar siendo utilizado para financiar actividades terroristas.

Fueron esas reuniones las que pusieron en alerta a la policía suiza, quienes a fines de 2008 interrogaron a Falciani durante horas en Ginebra, debido a las sospechas que recaían sobre él por romper las estrictas leyes de secreto bancario que han convertido a Suiza en un paraíso fiscal. Pero luego de horas de interrogatorio fue dejado en libertad con la promesa de que volviese al día siguiente.

En lugar de ello, Falciani tomó a su esposa y dos hijas para escapar en auto a Francia con los documentos. En ese momento entregó a las autoridades la información recopilada, que incluía los nombres de cien mil personas que habrían evadido impuestos, en lo que se denominó la “lista Falciani”. Y a pesar que Suiza ha pedido su extradición, actualmente Falciani continúa en Francia bajo protección.

Entre el selecto grupo figuran distintas personalidades de todo el mundo, desde deportistas como el futbolista uruguayo Diego Forlán, actores de Hollywood como Christian Slater, políticos, empresarios, personalidades de televisión, y cómo no, 428 megaricos chilenos.

Ante la importancia de los datos, Francia decidió compartirlos con otros gobiernos como EE.UU., España, Italia, Grecia, Alemania, Gran Bretaña, Irlanda, India, Bélgica y Argentina, quienes comenzaron a procesar a distintas personas por evasión de impuesto.

En los documentos se consigna que los ejecutivos del HSBC aconsejaban a sus clientes sobre las maneras que existían en sus respectivos países para evadir impuestos. Una de ellas era simplemente pretender que su dinero en Suiza no existía, así al momento de crear su cuenta, se reemplazaba el nombre del titular con el de una compañía que estuviera registrada en uno de estos paraísos fiscales o con una serie de números.

También se reveló que la información que pedían para abrir cuentas en el banco suizo era bastante precaria. En ese sentido, y con estos métodos que mencionamos anteriormente, cualquiera podría dejar su dinero ahí sin mayores complicaciones, incluidos grupos terroristas, vendedores de armas y carteles de drogas.

Esto provocó que en 2012 un comité del Senado estadounidense denunciara públicamente a HSBC por su falta de compromiso en el control de los flujos de capital con los que se financia el terrorismo internacional, además de financiar carteles de droga en América Latina. La división estadounidense del banco también proporcionó servicios a Arabia Saudita y Bangladesh, por lo que se cree que habrían ayudado económicamente a Al Qaeda y otros grupos terroristas.

Ante esta situación, HSBC aceptó pagar más de $ 1.9 mil millones de dólares para resolver las investigaciones penales y civiles de Estados Unidos y entró en un acuerdo de enjuiciamiento diferido de cinco años.

El año pasado, toda esta información llegó a manos del diario francés Le Monde. Ante la gran cantidad de información encriptada, el periódico decidió pedir ayuda al Consorcio Internacional de Periodista de Investigación (CIPI), que cuentan con profesionales de más de 45 países y la colaboración de distintos medios internacionales. Fue así como esta semana se dieron a conocer parte de los antecedentes a la opinión pública.

En este informe también aparecieron los nombres de 428 clientes chilenos que están siendo investigados por el Servicio de Impuestos Internos (SII) para verificar si evadieron impuestos con sus cuentas en el banco suizo.

Aunque aún se desconoce la lista completa, entre ellos se encuentran Andrónico Luksic, José Yuraszeck, Ricardo Abumohor, Óscar Lería, Álvaro Saieh y José Miguel Gálmez, empresario ex dueño de la multitienda Paris. Fuera del ámbito empresarial, también figuran familiares e hijos del reconocido animador Don Francisco, como la su hija Vivi Kreutzberger.

Los impuestos son un tema que nos conciernen a todos, ya que se utiliza para redistribuir la riqueza en los países, por lo que cada peso en una cuenta de protección fiscal suizo es un peso que no se utiliza en carreteras, escuelas o salud. En este sentido, la evasión de impuesto no solo está haciendo más ricos a los multimillonarios, sino que además podrían estar afectando las políticas públicas de cada gobierno.

Es por eso que la gente ha comenzado a manifestarse a través de los distintos medios de comunicación y sus redes sociales, para que revelen la lista de personas que se han visto envueltos en este escándalo para que se comience una investigación al respecto y darle más transparencia a este caso. Un delito difícil de rastrear y probar con los actuales antecedentes.

De hecho, a pesar que el Servicios de Impuestos Internos solicitó la información pertinente para investigar presuntos delitos de evasión tributaria, Juan Apablaza, presidente de la Asociación de Fiscalizadores del SII admitió que la institución en la práctica no tiene facultades para investigar las eventuales irregularidades de los chilenos con cuentas en paraísos fiscales.

Fuente: Primera Piedra

DEJA UNA RESPUESTA