El Secuestro de Evo Morales: Una Aberración sin Precedentes en un Mundo al Revés

0
244

Una característica primordial del secuestro del presidente Evo Morales, perpetrado al unísono por cuatro naciones europeas: Francia, España, Italia y Portugal, es que carece de antecedentes. Es la primera vez en la historia que se provoca una aberración semejante, y a la vez concertada, lo que hace pensar que un mismo titiritero movió los hilos en forma simultánea.

Un diplomático francés, entrevistado por un canal colombiano, pretendió encontrar un antecedente en la prohibición de Suiza a un vuelo de un avión iraní con gobernantes de ese país, después de los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York.

Pero la verdad es que un atentado semejante contra el derecho internacional, la Convención de Viena sobre tráfico aéreo y  las normas de convivencia civilizada entre las naciones, es inédita. Con el agravante de que se hizo correr serio riesgo a la vida del presidente boliviano, de sus acompañantes y de la tripulación. ¿Qué habría ocurrido si Austria no hubiese autorizado el aterrizaje del avión FAB 001 de la Fuerza Aérea boliviana en momentos en que sus reservas ya se encontraban en rojo?

El aparato debió dar marcha atrás cuando se acercaba al espacio aéreo de Francia (después de haber despegado el martes 2 de julio de Moscú, donde el presidente Morales asistió a la cumbre de los países productores de gas) y recién en ese momento se le advirtió que se le negaba la autorización que en tiempo y forma se le había acordado ante la solicitud formulada con la debida antelación, el 30 de junio.

El riesgo de muerte era real. Hay que destacar el hecho de que Austria no pertenece a la OTAN, la agresiva Organización del Tratado del Atlántico Norte de la que sí forman parte las cuatro naciones que urdieron (o más bien se sometieron) a la conspiración contra Evo Morales.

Hay más. El embajador de España en Austria, Alberto Carnero, le solicitó al presidente Morales que lo invitara a tomar un café en el avión, cuando estaba en el aeropuerto de Viena. Con la misma intención, el canciller del gobierno de Mariano Rajoy, José Manuel García-Margallo, expresó que se daría autorización al avión a seguir vuelo siempre que se permitiera inspeccionarlo para comprobar que no llevaba a Edward Snowden a bordo.

La respuesta del presidente Evo Morales fue categórica: rechazó de plano la solicitud invocando razones jurídicas, la inmunidad diplomática y, por sobre todo, la defensa de la soberanía de su país.

Ese sentimiento de defensa de la soberanía de nuestros pueblos fue el que predominó en la reunión de la UNASUR que en un plazo muy breve se gestó en Cochabamba, Bolivia y que estuvo rodeado por el calor de las organizaciones sociales bolivianas, presentes junto a su gobierno.

Esta reunión quedará en la historia de las relaciones de los países sudamericanos. Las expresiones de solidaridad con Bolivia fueron categóricas y sin ninguna excepción.

Los presidentes Rafael Correa, de Ecuador, Nicolás Maduro, de Venezuela, Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, José Mujica, de Uruguay, Desiré Bouterse, de Surinam, los enviados especiales de los presidentes de Brasil, Chile y Colombia expresaron su plena solidaridad con Bolivia y señalaron que el agravio de los países europeos había sido proferido contra toda la América Latina en su conjunto. No faltó ningún país sudamericano a este pronunciamiento (Paraguay está suspendido).

Al mismo tiempo se sucedían las declaraciones de condena de los gobiernos de Cuba, Nicaragua y El Salvador, entre otros, de fuerzas democráticas y de izquierda de numerosos países. En Uruguay se pronunció de inmediato el gobierno a través del canciller Luis Almagro y el Frente Amplio. Es de lamentar que no se haya sumado a estos pronunciamientos ningún gobierno de otros continentes.

¿Pesa tanto el temor de enfrentar a la potencia imperial que está detrás de todas estas maquinaciones, como se dijo en lenguaje rotundo en la reunión de Cochabamba?

Los países europeos señalados, que 500 años atrás colonizaron nuestra América (y países de otros continentes) ahora se degradaron a la condición de colonia ante la presión ejercida por Estados Unidos.  No tuvieron un ápice de dignidad en la defensa de su propia soberanía.

Con este agravante: detrás de todo el episodio estaba la sombra de Edward Snowden, el ex técnico de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EEUU; y lo que éste denunció ante el mundo es, entre otras cosas, el espionaje que EEUU ejerce sobre esos países europeos, sobre sus gobiernos y sus ciudadanos a través de los servicios telefónicos y cibernéticos.

Y en vez de replicar a estos agravios y de actuar en defensa de su dignidad y su soberanía mancilladas, se prosternan ante quien los ofende y los espía, y para ello incurren en la más grosera violación del derecho internacional contra un país sudamericano, y en particular contra el Convenio Internacional sobre el derecho de las inmunidades jurisdiccionales de los Estados y de sus bienes, conocido como el Convenio de Viena, precisamente. Es el mundo del revés, como en la canción de María Elena Walsh.

Bolivia va a promover el tema ante el Consejo de Seguridad de la ONU y su Consejo de DDHH, al tiempo que convocará a los embajadores de España, Francia e Italia y al cónsul de Portugal para reclamar explicaciones. Las que brindó el gobierno francés fueron fútiles en máximo grado: el presidente alegó que no sabía que se había revocado la autorización de sobrevuelo del territorio, y que al enterarse anuló la última resolución, pero a esa altura el avión estaba de vuelta en Viena.

La otra derivación es que tanto el gobierno de Bolivia como el de Ecuador y el de Venezuela, cada uno por su lado, se manifestaron dispuestos a conceder el asilo a Edward Snowden. Mientras tanto, éste permanece en el aeropuerto Sheremetievo de Moscú, en un hotel 5 estrellas situado en el área internacional, hasta decidirse por un país de asilo, presumiblemente en América Latina.

El presidente ruso Vladimir Putin declaró que de ninguna manera lo extraditará a EEUU, como fue solicitado por las autoridades estadounidenses, las mismas que se han dirigido, también sin éxito, a los gobiernos latinoamericanos reclamando que no otorguen asilo a Snowden. El mismo fracaso en todos los frentes.

Se destaca la actitud del presidente ecuatoriano Rafael Correa, ya que rechazó el chantaje que intentó imponerle el gobierno yanki amenazándolo con retirar el acuerdo de preferencias arancelarias con Ecuador si éste asilaba a Snowden. Correa renunció a éste por anticipado y los mandó a paseo. En el Parlamento Europeo, los 58 diputados ecologistas instaron a la apertura de una investigación sobre las actividades de espionaje de EEUU y estimaron que para los europeos es un deber otorgar asilo a quien reveló esas prácticas.

El revés de la trama, o las revelaciones de Snowden

Estados Unidos quiere capturar y silenciar de cualquier manera a Edward Snowden porque no puede tolerar que este ex asistente técnico de la CIA, que últimamente trabajaba para la empresa privada Booz Allen Hamilton, subcontratada por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), revelara ante el mundo, a través de The Guardian de Londres y del Washington Post, la existencia de programas secretos que permiten el espionaje de las comunicaciones de millones de ciudadanos de todo el mundo por parte del gobierno de EEUU. Éste es el revés de la trama.

Tal cual lo señalamos en nuestra nota “Consejo de guerra y espionaje planetario”, un primer programa entró en vigor en 2006, y consiste en espiar todas las comunicaciones telefónicas que se efectúan a través de la empresa Verizon dentro de EEUU y las que se realizan desde allí hacia el extranjero. Posteriormente se sumaron a la lista las dos mayores empresas telefónicas, AT&T y Sprint.

Otro programa, denominado Prism y puesto en marcha en 2008 implica la recolección de todos los datos enviados por Internet: correos electrónicos, fotos, videos, chats, redes sociales y tarjetas de crédito en una serie de países a través de 9 grandes redes sociales: Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, Pal Talk, You Tube, Skype, AOL y Apple. La NSA y el FBI pueden acceder a los servidores de estas 9 empresas. La única y notable excepción es Twitter.

Hace un mes, el 8 de junio, The Guardian informó la existencia de otro programa que permite a la NSA clasificar los datos que recopila en función del origen de la información, una práctica orientada al ciberespionaje en el exterior que permitió recopilar, en el mes de marzo pasado, unos 3 mil millones de datos de ordenadores en EEUU. Y en las dos semanas posteriores, The Guardian y The Washington Post reseñaron otros programas de ciberespionaje y vigilancia de las comunicaciones en diversos países.

Esto también es fruto de las revelaciones de Snowden, quien ha  declarado que “la NSA ha construido una infraestructura  que le permite interceptar prácticamente cualquier tipo de comunicación. Con estas técnicas, la mayoría de las comunicaciones humanas se almacenen para servir en algún momento a un objetivo determinado”.

Esto es lo que se propuso denunciar públicamente, y lo sigue haciendo. En su declaración de principios, manifestó: “No puedo, en mi alma y mi conciencia, permitir al gobierno de EEUU que destruya  la vida privada, la libertad de Internet y las libertades fundamentales de todo el mundo con este enorme sistema de monitoreo que se está llevando a cabo secretamente”. Por eso se la tienen jurada desde el gobierno de Washington.

Según un estudio sobre este tema “la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), cuyo cuartel general se halla en Fort Meade (Maryland, el lugar donde están juzgando en secreto al soldado Bradley Manning) controla la mayor parte del presupuesto destinado a los servicios de inteligencia y produce más de cincuenta toneladas de material clasificado al día.

Ella opera el grueso de los sistemas estadounidenses de recogida secreta de material de inteligencia desde una red mundial de satélites hasta las decenas de puestos de escucha, miles de ordenadores y los masivos bosques de antenas situados en las colinas de Virginia Occidental. Durante la guerra de las Malvinas (1982), la NSA descifró el código secreto de los servicios de inteligencia argentinos haciendo así posible la transmisión de información crucial a los británicos sobre las fuerzas argentinas.

Todo el sistema de interceptación de la NSA puede captar discretamente cualquier e-mail, cualquier consulta de internet o conversación internacional. El conjunto total de comunicaciones interceptadas y descifradas por la NSA constituye la principal fuente de información clandestina del gobierno estadounidense”.

Y más adelante: “Los servicios de inteligencia constatan que ya hay más de 2.000 millones de usuarios de Internet en el mundo y que casi mil millones más utilizan Facebook de forma habitual. Por eso se han fijado como objetivo, trasgrediendo leyes y principios éticos, controlar todo lo que circula por Internet”.

Snowden ha expuesto sus impactantes revelaciones cuando comenzaba el juicio al soldado Manning, acusado de filtrar información secreta que WikiLeaks ha divulgado ampliamente y referida a los crímenes de guerra de EEUU en diversas latitudes, al régimen de torturas en Guantánamo, en la cárcel de Abu Ghraib y otras prisiones secretas de la CIA.

Y cuando Julian Assange, acaba de cumplir un año refugiado en la embajada de Ecuador en Londres (donde, según acaba de revelar el canciller Ricardo Patiño, también se descubrieron micrófonos ocultos). Además la NSA practicaba escuchas secretas a 38 legaciones diplomáticas en EEUU. El estudio citado estima que “Snowden, Manning, Assange son paladines de la libertad de expresión, luchadores en beneficio de la democracia y de los intereses de todos los habitantes del planeta”.

Y cita en conclusión esta reflexión de Snowden: “Cuando te das cuenta de que el mundo que ayudaste a crear va a ser peor para la próxima generación y para las siguientes, y que se extienden las capacidades de esa arquitectura de opresión, comprendes que es necesario aceptar cualquier riesgo. Sin que te importen las consecuencias”.

Fuente: Barómetro Latinoamericano

DEJA UNA RESPUESTA