El Paro Nacional y el Tiempo de los Trabajadores

0
532

 

No sólo los estudiantes. También los trabajadores demostraron su gran capacidad de convocatoria y movilización para reivindicar sus derechos. Ello quedó constatado en el Paro Nacional del 11 de julio, donde se logró, de acuerdo a las cifras entregadas por organizaciones sindicales de todo el país, la participación de a lo menos 500 mil trabajadores en actividades de movilización, tales como paralización, marchas y protestas. Vea el video del balance de la jornada, realizado por la Presidenta de la CUT.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) reportó la asistencia de 200 mil asalariados a las dos marchas efectuadas en la capital chilena; la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) informó que paró el 90% de los cien mil funcionarios del sector público; provinciales de la CUT y organizaciones sindicales regionales hablaron de 17 mil movilizados en Valparaíso, 8 mil en Valdivia, dos mil en Talca, mil 500 en San Antonio y varios miles en Calama, Antofagasta, Puerto Montt, Concepción, Rancagua, Arica, Iquique, Quillota.

Una de las características del Paro Nacional del 11 de julio fue su extensión territorial, alcanzado prácticamente a todo el país.

También el nivel de participación, ya que adhirieron medio centenar de confederaciones, federaciones, sindicatos y organizaciones sociales del país.

Los medios chilenos y extranjeros destacaron “la masividad” de la movilización. Se reportó la protesta en zonas mineras de Calama y Rancagua, en el Aeropuerto Internacional de Santiago, en las oficinas públicas y los cacerolazos en varias ciudades y comunas.

“Cuando los trabajadores se movilizan, la tierra tiembla”, declaró Bárbara Figueroa, presidenta de la multisindical quien además destacó el compromiso de las y los trabajadores con la movilización.

La dirigente destacó que la agenda del mundo del trabajo está instalada en el ámbito político nacional y que es parte esencial de lo que será la carrera presidencial.

Varios medios de prensa y analista hablaron de un logro de la estrategia de la CUT para instalar las demandas laborales, como el sueldo mínimo de 250 mil pesos, el fin de las AFP y el sistema privado de pensiones, educación pública y gratuita, sindicalización automática, respeto al derecho de huelga sin contratación de “rompe-huelgas”, cumplimiento real del derecho a negociación colectiva, nuevo Código del Trabajo dejando atrás la normativa impuesta por la dictadura y pensiones dignas para lo jubilados.

Desde tempranas horas del 11 de julio se vio una capital chilena a media marcha, con muchas calles prácticamente vacías. En varios puntos de ciudades, grupos de trabajadores y pobladores realizaron cortes de calle y manifestaciones pacíficas respaldando el Paro y las reivindicaciones laborales.

El gobierno, como se esperaba, apuntó a minimizar la jornada, llegando a decir que, por ejemplo, sólo paró un poco más del 5% de los empleados públicos. Colocó el énfasis en hechos de violencia que fueron generados por grupos ajenos a la CUT y los trabajadores, según denunciaron dirigentes de la multisindical.

Raúl de la Puente, presidente de la ANEF, dijo a la prensa que el gobierno de Sebastián Piñera “aun no sabe leer lo que ocurre en este país, la realidad social”.

En medio de las marchas en Santiago, la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, agradeció a todas las organizaciones “hacer posible que esta manifestación tenga la contundencia que ha tenido” y reiteró que “ha llegado el tiempo de las y los trabajadores” y que por eso “le hemos dicho a las autoridades que escuchen nuestra voz, escuchen nuestras propuestas; el mundo sindical (en Chile) clama por cambios profundos”.

Figueroa acusó la “posición indolente y autoritaria del gobierno” y de hecho no dejó pasar que durante la jornada de Paro Nacional estuvo ausente la vocería y preocupación de la Ministra del Trabajo, Evelyn Matthei.

En ese marco la presidenta de la multisindical dijo que “se ha cerrado el diálogo con los trabajadores” por parte del gobierno de Sebastián Piñera.

La dirigente sostuvo que “hemos iniciado una nueva etapa, los trabajadores vamos a expresarnos con fuerza y vamos a presionar por cambios desde la calle. Se inicia un ciclo de nuevas oportunidades y seremos protagonistas” enfatizó la presidenta de la CUT.-

CUT: satisfacción con paro nacional

La Central Unitaria de Trabajadores manifestó satisfacción por el nivel de participación ciudadana en el paro nacional y las marchas del jueves, que consideró una jornada histórica de protesta.

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, resaltó que las manifestaciones se replicaron en todo el país:

«Esto ha tenido una expresión nacional, de diversas formas, y nosotros lo dijimos, que tendría diversas dinámicas por cada una de las organizaciones, pero lo que nadie podrá decir es que los trabajadores no nos movilizamos».

Figueroa consideró que las protestas fueron contundentes, y se mostró satisfecha por los numerosos gremios y organizaciones sociales que respondieron al llamado de la multisindical.

A las manifestaciones no solo acudieron «organizaciones afiliadas a la CUT, sino también dirigentes y sindicatos que sin pertenecer a la Central se sintieron convocados por las demandas, y eso lo reconocemos y lo saludamos tremendamente», subrayó.

Al hacer un balance ante los medios de comunicación, la presidenta de la CUT dijo que medio millón de personas fueron parte del paro y las marchas en todo el país. En Santiago, si bien al concluir la marcha la dirigente manifestó que fueron 150 mil los participantes, en el resumen precisó que fueron 200 mil.

La central obrera calculó que un 95 por ciento del sector público estuvo involucrad en el paro, y el ministro del Interior, Andrés Chadwick, en un balance diferente, dijo que solo el 6,4 por ciento de los empleados de ese sector se sumó a la movilización.

Las marchas en Santiago se realizaron de manera pacífica, con gran colorido, ataviadas con banderas, carteles, y animadas con bandas de música, pero al término de las mismas entraron en acción Fuerzas Especiales de la Policía de Carabineros con carros lanza agua y gases lacrimógenos, en enfrentamientos con jóvenes encapuchados.

Un amplio despliegue de uniformados colmó las inmediaciones del Mercado Central y la Estación Cultural Mapocho, que al igual que el sector de la emblemática Alameda, frente a la Casa Central de la Universidad de Chile, se convirtieron en escenarios violencia.

La policía de Carabineros informó que 67 personas fueron detenidas en la jornada, 26 de ellos en horas de la mañana, en que Santiago amaneció con barricadas en una veintena de puntos, mientras jóvenes encapuchados atacaron una sucursal bancaria y quemaron un ómnibus de transporte urbano.

En las manifestaciones, la CUT demandó una nueva institucionalidad laboral, para los trabajadores del mundo público y privado, con derecho a negociación colectiva real y derecho a huelga.

También reclamó el fin de las Administradoras de Fondos de Pensiones, cuyas ganancias crecen por año, mientras los fondos que van a los trabajadores se desvanecen, según ha denunciado el gremio.

Además hizo un llamado a luchar para echar abajo la gran desigualdad existente en el país, a través de grandes reformas en materia social, que mejoren la educación, la salud y en general fomenten una vida de trabajo digna.

Discurso de la Presidenta de la CUT en la marcha central en Paro Nacional 11 de Julio

Estimados trabajadores y trabajadoras, trabajadores del sector público, a honorarios, a contrata, que ponen en riesgo su fuente laboral para estar acá. A los trabajadores de planta, aquellos que han vivido las practicas antisindicales, aquellos que hemos vivido el abuso patronal, a todos ellos en primer lugar muchas gracias.

Muchas gracias por hacer posible que esta manifestación tenga la contundencia que ha tenido, con más de 150 mil trabajadores solo en la Región Metropolitana manifestándonos.

Lo dijimos el 1º de Mayo: ha llegado el tiempo de los trabajadores y las trabajadoras, y ese no es un slogan, hemos estado disponibles al debate, hemos dicho a las autoridades “escuchen nuestra voz, escuchen nuestras propuestas, el mundo sindical clama por cambios profundos”, pero no hemos encontrado con una posición indolente, autoritaria y displicente por parte de las autoridades.

Esta actitud la ha demostrado la Intendencia. No nos creyó cuando le dijimos que íbamos a haber cientos de miles en las calles, creyó que estábamos mintiendo, que los trabajadores no íbamos a ser capaces y aqui estamos. Yo demando que el Intendente responda hoy día por no habernos permitido un acto con todas las garantías a los trabajadores de Chile.

Pero no sólo tenemos un Intendente incapaz, también tenemos un Gobierno que no ha querido entenderse con las organizaciones. Hemos retrocedido años luz en este Gobierno, no hemos avanzado nada, no han cumplido ni siquiera las promesas de campaña. Pero además, lo peor de todo, es que se ha cerrado el diálogo con las organizaciones. No se ha querido escuchar a los trabajadores en la justa y legítima demanda no inferior a $250.000, que justeza de demanda hemos puesto en la calle y sin embargo, el Gobierno no nos ha querido escuchar.

Pero hoy se marca un nuevo momento, iniciamos una nueva etapa, los trabajadores de Chile lo dijimos “vamos a expresarnos con fuerza”, porque no vamos a aceptar que la única presión que se enfrente no solo el Gobierno de hoy, sino que también el de mañana, sea la presión del empresariado y los grande poderes económicos, nosotros también vamos a presionar y lo vamos a hacer en la calle, vamos a estar en cada espacio demandando, no les vamos a dar un milímetro a los que pretendan mantener las políticas de mercado y el abuso contra los trabajadores.

Chile no resiste más, quiere cambios profundos, se inicia un nuevo ciclo lleno de oportunidades y nosotros vamos a ser actores protagónicos en eso.

Vamos a seguir exigiendo en las calles, en el Parlamento, una nueva institucionalidad laboral para los trabajadores del mundo público y privado, un derecho a negociación colectiva real, con derecho a huelga, devolverle el poder a los trabajadores, que se nos devuelva el poder a negociar.

No estamos pidiendo ningún regalo, no estamos pidiendo ningún bono al Gobierno, sino que queremos que se nos devuelvan nuestras legítimas herramientas para negociar y demandar lo justo.

Vamos a seguir insistiendo, hasta el cansancio, por el fin a las AFP; porque este sistema no resiste más.

Necesitamos una reforma tributaria, que financie un sistema nacional de educación pública, y también de salud pública, porque tenemos un sistema de salud que no resiste más, que requiere médicos, medicamentos, atención vital por la inmensa mayoría de la población y por nuestros niños.

No es posible que Chile siga creciendo a costa de los trabajadores. Es indignante ver algunos piensen, como el Gobierno, que Chile solo puede crecer a costa de la explotación nuestra, si somos nosotros los que estamos produciendo la riqueza del país, no podemos seguir permitiendo estos abusos.

También demandamos la recuperación de nuestros recursos naturales y de un recurso esencial, que es el agua. No se puede seguir lucrando con elementos fundamentales. Se debe permitir que el país crezca pero de la mano de todos.

El 25% de los trabajadores en Chile no gana más de $199.000 y el 50% no recibimos más de $307.000. Para superar la desigualdad sin duda necesitamos muchas reformas en materia social. Necesitamos mejor educación y mejor salud, pero también una vida de trabajo digna, 40 años en el servicio, oficio y profesión no pueden ser compensados con estos sueldos de miseria. Porque creemos que es posible y que Chile tiene una oportunidad, es que nosotros estamos a disposición de esos cambios.

Esta es una convocatoria del movimiento sindical y del movimiento social y agradezco a todos los actores que se han querido sumar.

Vendrán tiempos duros, porque los poderes económicos no van a permitir que los cambios avancen como nosotros queremos, por eso hay que fortalecer esta unidad. Hoy tenemos la oportunidad de permitirle a nuestro país el ser un país más justo, un país donde todos podamos desarrollarnos y en eso no vamos a ser actores ausentes, el movimiento sindical va a incidir, desde su trinchera, para lograr esos cambios profundos. Ese es el compromiso de la CUT, de las organizaciones que estamos acá y vamos a luchar por eso, hoy, mañana y siempre, tengan esa certeza.

Vea el discurso de la Presidenta de la CUT en el acto central, en Santiago
Vea el balance de la Presidenta de la CUT, ante los medios de prensa

 

DEJA UNA RESPUESTA