El Emergente Liderazgo de Bárbara Figueroa

0
303

Estaba asumido, tanto por ella como por su entorno inmediato, que la jornada de movilización convocada para el día de ayer, constituía el desafío más importante de Bárbara Figueroa, en su breve pero ascendente trayectoria como líder sindical. Evidentemente, las cifras de participación indican que pasó airosamente la prueba. Pero también conducen a lo mismo profusas versiones de prensa sobre el mismo tema, que reproducimos de modo textual, sin perjuicio de algunas afirmaciones y conclusiones de su autores, que este medio no comparte.

 

Presidenta de la CUT se instala como la nueva líder de los trabajadores tras exitosa convocatoria a paro nacional

Por Paulina Acuña

Bárbara Figueroa es profesora y como tal cuando emprende una tarea se organiza para cumplir sus deberes en forma correcta y eficiente. La paralización del pasado jueves demostró que la primera mujer en presidir la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, aplica su experiencia en las aulas cuando debe convocar a su dirigidos a protestar en la calle por sus reivindicaciones.

La vice presidenta de la ANEF, Nury Benítez, dijo a Cambio21 que «Bárbara Figueroa logró algo que es importante: ordenó sus demandas, priorizándolas e incluso están siendo consideradas por los candidatos presidenciales.

Figueroa en el momento de hacer el llamado a la paralización según detalla la web de la entidad, afirmó que convocaba para «batallar contra la desigualdad tanto en la educación como en el mundo del trabajo, ya que las leyes están hechas a la medida de los empleadores, que tienen subyugados a los trabajadores, algunos se desempeñan en condiciones de precariedad y se ven afectados por la desprotección».

En su momento, prometió que «iba a ser una jornada, marcada por el sello de los trabajadores, que es un actor que hasta ahora solo ha solidarizado con las demandas de los otros actores y que hoy día asume un rol protagónico», agregó la dirigenta.

La vice presidenta de la ANEF, Nury Benítez, dijo a Cambio21 que «Bárbara Figueroa logró algo que es importante: ordenó sus demandas, priorizándolas e incluso están siendo consideradas por los candidatos presidenciales en sus propuestas, y con ella se debate sobre lo que nos interesa a todos los trabajadores».

Finalizó diciendo la vicepresidenta de la Anef que «en el sector público en tres años en el gobierno de Piñera van 11 mil despidos, lo que es sólo comparable con la exoneración masiva que hizo en dictadura Pinochet y por eso los trabajadores apoyaron el llamado de la CUT a movilizarse a lo largo del país».

Al respecto, la vicepresidenta de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Nuri Benítez, dijo que «la movilización tuvo una convocatoria por sobre el  90%, y que paralizó en todo el país: el Registro Civil, la Tesorería General de la República, el Servicio Nacional del Consumidor, Impuestos Internos, el Serviu, las corporaciones de Atención Judicial, y por primera vez se unió la Dirección del Trabajo, el ministerio de Relaciones Exteriores, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), la Aeronaútica Civil y el servicio de Aduanas paralizaron completamente a nivel nacional».

En conversación con Cambio21 el periodista y analista, Libardo Buitrago, afirmó que «la CUT como movimiento entendió que es un actor que puede convocar, puede ser un referente y un ente activo ante temas sociales».

El periodista agregó que «el viejo liderazgo de la CUT estaba agotado, Bárbara apareció mucho más proactiva, ella puede debatir con empresarios, autoridades de gobierno y sin odio, para así avanzar en temas que le interesan a todos».

Figueroa, según el analista, «logró darle dinamismo al movimiento sindical, y poner en la palestra noticiosa los temas que importan a amplios sectores; en resumen, está logrando que se debata y movilicen para lograr una mejora  a la vida de los trabajadores y sean escuchados ellos además de los estudiantes».

Para Buitriago, sin duda «la mujer que dirige la multisindical entiende el momento actual y por sobre todo logró abrirse un espacio para que la entidad se pueda manifestar».

CUT Revitalizada

Una vez concluida la convocatoria, Bárbara Figueroa la calificó «como un éxito»  afirmando que el paro nacional y las movilizaciones que se produjeron en todo el país reunieron a más de un millón de personas a lo largo de Chile, y 200 mil en Santiago».

Figueroa dijo que «cuando los trabajadores se movilizan, Chile entero tiembla». Eso explica el temor que le generaba al gobiermo, y en particular a la Intendencia, la masividad de esta jornada».

«El problema no es que nosotros no queramos debatir, el problema es que el Gobierno no quiere escuchar a ningún actor social, ni a los estudiantes, ni al movimiento sindical organizado», criticó la dirigenta.

Fuente: Cambio 21

El primer gallito de Bárbara Figueroa

por Marcela Jiménez y Bastián Fernández

Fue la primera prueba a cargo de la CUT y la evaluación es positiva. Bárbara Figueroa (PC) se posicionó como dirigente y dejó en buen pie las demandas de los trabajadores. Una carrera que es también contra el tiempo: será más fácil para el Partido Comunista pelear con los trabajadores en la calle mientras la Alianza siga en el gobierno. Con Bachelet en La Moneda, ya no será igual.

Una jornada positiva y con balances opuestos. Así fue el Paro Nacional, convocado por la CUT, ayer jueves. La evaluación de los dirigentes que convocaron fue positiva: 90 % de adhesión a nivel país y 150 mil personas en la marcha de Santiago. Un balance que contrasta con el del gobierno, que cifró en un 5,8 % la adhesión al paro, 30 mil manifestantes y concentró sus esfuerzos en destacar los focos de violencia ocurridos durante la jornada.

La certeza en la CUT era que el éxito estaba determinado por el nivel de paralización de los empleados públicos más que por la convocatoria de la movilización. “Eso es lo relevante en términos de paro real”, afirman desde la sindical. Por ello, según las cifras que manejan, la jornada fue un éxito.

Las principales demandas de los trabajadores quedan en buen pie para enfrentar lo que resta del año después de la movilización. La reforma al sistema de AFP y el aumento del salario mínimo a un piso de 250 mil pesos, son los ejes principales de las demandas.

LAS FICHAS DEL PC

La importancia de la paralización de ayer no estaba sólo en las demandas sectoriales. En juego había un aspecto de mayor importancia relacionado con el posicionamiento de Bárbara Figueroa como dirigente sindical.

Es por esto que desde el mundo sindical se hablaba de que ayer “era el paro de Bárbara”, la primera gran prueba desde que asumió la directiva en agosto del año pasado. El PC, donde Figueroa milita, habría puesto varias fichas, en términos de difusión, para que la jornada fuera “lo más exitosa posible”, apostando así a posicionar definitivamente a Bárbara como vocera y referente de los trabajadores.

Al interior de la sindical se reconoce que Figueroa “trata de hacer las cosas bien, tiene una voluntad real”. Se reconoce también que al ser la primera mujer a la cabeza de CUT tiene una nueva imagen. Sin embargo, hay quienes ven una excesiva presencia del PC en la Central, por “el fuerte aparataje partidario que la tiene horquillada”.

Una fuente al interior del organismo sostiene que al ser militante comunista, se le observa muy “presa” del PC. En este sentido, afirman que en algunas ocasiones ella ha querido saltarse ciertas “dinámicas internas” del partido, favoreciendo el mejor desempeño de la CUT por sobre los intereses del PC. Algo que, según comentan, le ha costado más de un roce con la directiva del partido.

En la misma línea, otra fuente vinculada a los sindicatos, sostiene que Bárbara “es un cuadro muy político y de repente se confunden las posturas del PC con las del mundo sindical. Muchas veces uno no sabe si habla como presidenta de la CUT o miembro del comité central del PC”.

HABILIDAD POLÍTICA

Su habilidad para establecer lazos con los distintos actores, asociaciones gremiales, estudiantes y parlamentarios, es reconocida positivamente. De hecho, las reuniones con diversos sectores marcaron la tónica en los días previos a la movilización y evidenciaron una clara diferencia con su antecesor, Arturo Martínez.

Una de las evaluaciones positivas que existe al interior de la CUT es que ha puesto el acento, en un trabajo más coordinado con la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF). Esto, según comentan, ha sido positivo y ha permitido restablecer los puentes, lo que termina expresándose en el éxito del paro de ayer.

Y en los días previos a la manifestación, Figueroa concretó una reunión con el presidente del senado, Jorge Pizarro (DC). El objetivo era dar conocer las demandas y argumentos de la CUT y de la ANEF.

“Esto refleja una mirada política que trasciende la movilización”, comenta una fuente del mundo sindical.

A comienzos de semana asimismo tuvo un encuentro con Andrés Fielbaum, presidente de la FECh, y Diego Vela, presidente de la FEUC. El hecho no es menor, considerando que durante el 2011 el movimiento estudiantil criticaba la dirigencia de Arturo Martínez en la CUT, sin darle el apoyo al paro de ese año.

“Es evidente que el señor Martínez nunca tuvo voluntad de movilizar al mundo del trabajo. De todos modos nosotros hemos sido transparentes y creemos que hay trabas en la democracia interna de la CUT, pero Bárbara lleva poco tiempo y no se le puede achacar aún. Entendemos que una central fuerte es importante para el movimiento social”, sostiene un dirigente estudiantil.

Bárbara es reconocida como una interlocutora válida. “No genera los anticuerpos que generaba Martínez, se le valora su capacidad oratoria. Tiene buen desempeño en las entrevistas, explica bien los puntos. Por eso tiene reconocimiento como interlocutor válido”, comenta una fuente ligada a la multisindical.

A diferencia de Martínez, Bárbara tiene una trayectoria “limpia” sin los errores que se le criticaban a éste. Prueba de ello es la confianza que genera, lo que le ha permitido no quedar aislada y entablar vínculos con los diversos sectores.

LA ESTRATEGIA DE LA MONEDA

En La Moneda la apuesta ha sido, desde hace un tiempo, que las manifestaciones sigan su curso y que las “las cosas caigan por su propio peso”. La lectura del gobierno es que la gente apoya las demandas, pero que está cansada y aburrida de las movilizaciones y de los disturbios que ocurren en el marco de éstas.

Para los dirigentes sindicales esto es un reflejo de que La Moneda “no tiene sintonía con los trabajadores y está distante de la ciudadanía”.

Siguiendo la estrategia del Ejecutivo, no es un hecho aislado la reunión de este miércoles entre el intendente de Santiago, Juan Antonio Peribonio, y los locatarios de La Alameda, en la que estos últimos solicitaron un cambio de recorrido. Fuentes de La Moneda indican que “es ahí donde se ha puesto el énfasis en las últimas manifestaciones, en mostrar la otra cara de las marchas”.

A esto se suma el proyecto de ley, que firmó este miércoles el Presidente Sebastián Piñera, que establece un control preventivo de identidad por parte de Carabineros y de la Policía de Investigaciones (PDI).

Este ha sido calificado como una forma moderna de la detención por sospecha, ya que permite el control de identidad preventivo “en ciertos lugares y en ciertas circunstancias, cuando las personas se encuentren en cercanías a lugares sensibles como hospitales u otros bienes públicos”.

Algo que no ha pasado inadvertido es el rol que podría jugar la CUT y, en particular, Bárbara Figueroa con miras al próximo gobierno. Si Michelle Bachelet gana las elecciones de noviembre, y el PC se integra a su gobierno, el margen de acción de Figueroa se verá notablemente reducido.

Fuente: El Mostrador

DEJA UNA RESPUESTA