“Digo que Sí, Foto que No”

0
281

Fue en otros tiempos: un diputado del sur, honorable y de cepa alemana (por eso “foto” por “voto”), se hizo famoso porque en una ocasión en que debía votar un proyecto de ley pronunció la frase que inaugura esta nota: “Digo que sí, foto que no”. Salvaba así tanto la disciplina partidaria como su conciencia.

¿Por qué esta referencia? Porque hace algunos días, y por televisión, la candidata presidencial UDI, Evelyn Mattei, sorprendió a todo el mundo al sostener que en el plebiscito de 1988 ella votó por el “Sí” aunque sus deseos y convicciones más íntimas le hacían preferir el triunfo del “No”.

Como aquel diputado de  nuestra breve historia, aunque a la inversa: “Digo que no, foto que sí”.

De creerle a la ex diputada, ex senadora y ex ministra, dos cosas y muy distintas son para ella las convicciones y los actos.
¿Cuándo es la auténtica Evelyn Mattei la que actúa?: ¿cuando dice que sí y vota que no, o cuando dice que no y vota que sí?

Delicada encrucijada, sobre todo si se tiene en cuenta el peligro, aunque remoto, de que sea la próxima presidenta de la república.
Para conocer la verdad de sus intenciones y propósitos, ¿habría que recurrir a algún médium, un vidente u otros especialistas en ciencias ocultas?

¿O será que, como en el cacho, cada vez que la señora Mattei diga algo habrá que “pedir por abajo”?

No es un detalle el que hayan pasado casi 25 años para que el país conociera las verdades de Evelyn Mattei. ¿Por qué calló tanto tiempo?

¿Por qué esperó que los del Sí la hubieran proclamado su candidata para decirles a los del No que en realidad sólo quería evitar una derrota demasiado abrumadora del dictador? ¿Que su respaldo a la continuidad de Pinochet en La Moneda había sido una inteligente decisión táctica y que, al final de cuentas, había que reconocer que, “gobierno militar” o “dictadura”, por lo menos “democrático no había sido”?

¿Qué debe entenderse de las palabras de la candidata de la derecha cuando habla de los derechos de los trabajadores?: ¿que dice que sí pero vota (y actúa) que no? ¿O viceversa?

Y lo mismo vale para los otros “temas” que preocupan y agobian a la mayoría del país. Educación pública y lucro: ¿digo que no pero pienso que sí? Salud pública y privatización: ¿digo que no pero pienso que sí?

Y es que el “pienso”, cuando se trata de quien ocuparía la presidenta de la república –por remoto, ya lo dijimos, que sea el riesgo para el país- es algo verdaderamente importante.

¿Ocurre lo mismo cuando la candidata nos regala su desde ahora omnipresente sonrisa?: ¿que sonríe que sí pero piensa que no?

¿Estaríamos ante una lograda expresión de tartufismo, esa suma de la falsedad y de la hipocresía que con tanto esmero nos pintara el viejo Molière?

Pienso que sí, y digo que sí.

(*) Editorial Semanario El Siglo, edición Nº 1674

DEJA UNA RESPUESTA