El Embajador en la ONU que Desapareció a los Desaparecidos: El Discurso que Condenó a Sergio Diez

0
75

El 1 de diciembre de 1977, el entonces embajador de la dictadura ante la ONU negó la existencia de detenidos desaparecidos, a pesar de los centenares de recursos de amparo interpuestos ante los tribunales, y los numerosos antecedentes que ventilaba la prensa internacional. El episodio fue olvidado por su sector político a la hora de las condolencias, pero en las redes sociales las expresiones de condena fueron mayoritarias e indicadoras de que los chilenos no olvidan. El hecho marcó la carrera de Diez al punto que en 2004 hizo un mea culpa, asegurando que “engañado”. Ninguna novedad, porque fue fue la conducta típica de la derecha de entonces, partiendo por Pinochet, para quien todas las acusaciones de violación de derechos humanos eran invenciones del “marzismo lininista”; así como también sigue siendo la conducta de hoy, ejemplo de lo cual son las pueriles excusas de los políticos de la UDI sorprendidos en flagrantes actos de corrupción, para quienes son apenas “equivocaciones”. o “errores involuntarios”.

 

DDHH: El discurso en la ONU que “penó” a Sergio Diez

Samuel Romo

Mientras en la derecha las condolencias por la muerte de Sergio Diez fueron unánimes, en Twitter muchos optaron por poner el foco en su faceta como embajador de la dictadura de Augusto Pinochet ante las Naciones Unidas, más que en su rol como ex presidente de RN y ex presidente del Senado.

Fue en ese rol, el 1 de diciembre de 1977, cuando Diez planteó ante la Comisión de Derechos Humanos del organismo multilateral que en Chile no existían detenidos desaparecidos.

Ese día, según reseña el libro “La historia oculta del régimen milutar” de Ascanio Cavallo, a Diez le correspondió contestar un duro informe por la situación de DD.HH. en el país que había presentado el relator para Chile, el pakistaní Alí Allana. Y pese a su intervención, la dictadura fue condenada por la Asamblea, el 7 de diciembre, con 98 votos a favor, entre ellos el de Estados Unidos.

En 1977, Diez además de plantear en la Asamblea General que las acusaciones por desapariciones eran falsas, presentó una lista de 70 denuncias por secuestro que serían personas inexistentes. En la nómina estaba el cineasta y miembro del MIR Jorge Hernán Müller Silva. Debido a que éste tenía nacionalidad alemana, la embajada germana en Santiago pidió explicaciones al régimen de Pinochet, que contestó que la inclusión del cineasta en el documento había sido un error lamentable.

A Diez siempre le penó esta actuación en la ONU, donde negó el drama de las violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, en 2004 intentó un mea culpa, y aseguró que fue “engañado” por la Cancillería de esa época.

“Todas las intervenciones que yo hice en Naciones Unidas fueron informaciones que proporcionó el Gobierno (…) Generalmente, cuando a uno le dan instrucciones, uno cree en su Gobierno, y eso fue lo que pasó”, sostuvo el ex senador en ese entonces, asegurando que no tenía cómo confirmar los datos que le entregaban las autoridades de la época.

“Evidentemente, yo no tenía ninguna forma de imponerme. En muchos casos fui yo engañado, fueron los tribunales, la opinión pública engañada “, dijo Diez en su mea culpa.

Fuente: La Nación

 Sergio Diez afirma que fue engañado

El ex senador de RN y ex embajador de Chile ante Naciones Unidas durante el gobierno militar, Sergio Diez Urzúa, afirmó ayer que fue “engañado” cuando en 1977 planteó en la Comisión de Derechos Humanos del organismo multilateral que no existían en Chile detenidos desaparecidos. Diez, actual candidato del ala liberal o “piñerista” a la conducción de Renovación para la interna del 17 de abril, se manifestó -asimismo- dispuesto a declarar en los tribunales de justicia.

El lunes 29 el abogado Francisco Bravo pidió al ministro de fuero Juan Guzmán Tapia que llame a testimoniar en calidad de “inculpados”, entre otras personas, a Sergio Diez y al hoy senador de la UDI Sergio Fernández en el caso de la desaparición, el 29 de noviembre de 1974, de la cineasta y militante del MIR Carmen Bueno Cifuentes, arrestada junto con su novio, el también cineasta y miembro del MIR Jorge Hernán Müller Silva.

OPERACIÓN COLOMBO

En julio de 1975 la joven apareció en la “lista de los 119”, una acción de los servicios de seguridad del cono sur, llamada Operación Colombo, que pretendió hacer aparecer como asesinados entre ellos mismos a militantes de izquierda, básicamente chilenos del MIR, que previamente habían sido secuestrados por la DINA.

En 1977 el representante chileno Sergio Diez planteó en la Asamblea General de la ONU que las acusaciones por desapariciones eran falsas e incluso presentó una lista de 70 denuncias por secuestro que serían personas inexistentes. En la nómina estaba Müller Silva. Debido a que éste tenía nacionalidad alemana, la embajada germana en Santiago pidió explicaciones al régimen de Pinochet, que contestó que la inclusión del cineasta en el documento había sido un error lamentable.

Consultado ayer por su intervención del ’77 y la demanda del abogado Bravo, el ex parlamentario RN sostuvo que “no la recuerdo, pero todas las intervenciones que yo hice en Naciones Unidas fueron informaciones que proporcionó el gobierno”.

“Evidentemente, yo no tenía ninguna forma de imponerme. En muchos casos fui yo engañado, fueron los tribunales, la opinión pública engañada, y es bueno que se investigue”, admitió Diez, agregando que “si puedo, voy a colaborar con las investigaciones. No tengo ningún problema con eso”.

“Generalmente, cuando a uno le dan instrucciones, uno cree en su gobierno, y eso fue lo que pasó”, sostuvo el ex senador.

Desde que Diez volvió a la vida partidaria, en 1988 como precandidato presidencial y luego en 1989 como postulante al Senado, en el debate político estuvo su discurso del ’77. La interpelación de otros parlamentarios y de los organismos de derechos humanos se acentuó al asumir Diez la presidencia de la cámara alta en 1996.

LO NUEVO

En todas aquellas ocasiones, Diez insistió en que él sólo había presentado información que recibió de Santiago, pero que no tenía modo de confirmar. En el libro “La historia oculta del régimen militar”, los periodistas Ascanio Cavallo, Manuel Salazar y Oscar Sepúlveda sostienen que “Diez no sabía -no podía saber- que entre los nombres que dio había personas efectivamente arrestadas, pero cuyas cédulas de identidad habían salido de la frontera en manos de otros sujetos”.

La novedad de lo que planteó ayer Diez es que por primera vez habla de que fue “engañado” por la Cancillería, que entonces dirigía el vicealmirante Patricio Carvajal.

La defensa de régimen militar que hizo el embajador Diez se produjo el 1 de diciembre de 1977. Ese día contestó a un duro informe por la situación de DD.HH. en Chile que había presentado el relator para Chile, el pakistaní Alí Allana. La dictadura fue luego condenada, el 7 de diciembre, con 98 votos a favor, entre ellos el de Estados Unidos.

El general Augusto Pinochet utilizó la adversa resolución de Naciones Unidas para convocar a un plebiscito de legitimación, bajo el nombre de consulta nacional, que se efectuó en condiciones absolutamente irregulares de transparencia el 4 de enero de 1978. En el comicio, el sí a Pinochet obtuvo el 75 por ciento y el no el 20,2. Este acto supuso el ascenso de Sergio Fernández a Interior.

Miércoles 31 de marzo de 2004

Fuente: La Nación

 

DEJA UNA RESPUESTA