Derechos de Agua en la Patagonia: la Turbia Historia con las Aguas más Limpias del Mundo

0
352

Aunque los ayseninos como que no se dan por enterados, “sus” aguas, o sea aquellas que corren por esta región, casi todas tienen dueño o están en vías a tenerlo. “Derechos de Aguas” se llaman y si bien las aguas de Chile son un bien público, durante la dictadura vía “Código del Agua” fueron convertidas en mercancía y la Constitución del 82 asegura su propiedad. Derechos de agua consuntivos (consumo en bebida, agricultura, etc.) o no consuntivos (hidroeléctricas que la devuelven tras utilizarla por ej.).


Hace algunos años, 96% de los derechos de agua no consuntivos otorgados en Aisén eran monopolio de Endesa, aunque algunos de ellos los ha vendido (como aquellos del Río Ibáñez a Isidoro Quiroga). Y si el porcentaje es tan alto es porque el caudal de sus derechos sobre el Pascua y Baker es el mayor del país.

Esos derechos fueron otorgados por resoluciones de la Dirección General de Aguas del MOP Nºs 39 y 53 del 12.1.1990 (630 m3/seg. en Pascua 1 y 1.075 m3 en Baker 2), Nº 56 del 15.1.1990 (220 m3/seg. Ibáñez), Nºs 159 y 164 del 1.3.1990 (680 m3/seg. Pascua 2 y 717 m3/seg. Baker 1). Como se apreciará, son fechas de bajada de cortina del régimen del General Pinochet.

Paralelamente, la estratégica Empresa Nacional de Electricidad de todos los chilenos, creada por CORFO en 1946 (controlaba el 60 % de la generación eléctrica del país, el 55% de la distribución y la casi totalidad de los derechos de agua aprovechables para el sector hidroeléctrico), había sido privatizada en un polémico y nunca aclarado proceso denominado “el saqueo de los grupos económicos al estado de Chile” (Monckeberg; M.O., 2001).

Según informe de la Contraloría General de la República, esta privatización habría significado al Estado de Chile alrededor de mil millones de dólares en pérdidas. Otro estudio posterior de un grupo de profesionales, concluyó en que en ésta hubo un subsidio implícito de 2.818 mil UF, sin considerar las filiales.

En este proceso incitado por los “Chicago boys” durante el régimen militar, aparecen connotados personeros como Hernán Büchi, Bruno Phillipi, José Piñera E., Andrés Concha, Ernesto y J. Andrés Fontaine, Ernesto Silva Bafalluy, Martín Costabal y José Yuraszeck.

Este último, quién de seremi de SERPLAC XI Región (donde pasó Edelaysen a CORFO para su privatización) llegó a convertirse en Gerente de Chilectra, (luego Chilmetro), y junto a otros ejecutivos como Marco Zylberberg, se privatizaron junto con la segunda empresa de energía del país, para constituir luego ENERSIS y desde ahí llegar a controlar también a ENDESA a través de “Inversiones Civiles Chispitas” y los fondos de las AFP, con plenos poderes de administración.

Para llevar a cabo la privatización se vendieron acciones a los trabajadores, en la mayoría de los casos con anticipos de sus indemnizaciones, acciones que estos luego vendieron en la Bolsa. Acto seguido, se despidió a 434 de esos trabajadores (…sin tener que pagarles indemnizaciones).

Después de convertirse en el “Zar de la electricidad” del continente, Yuraszeck y sus cercanos deciden hacer “el negocio (o escándalo) del siglo” al vender sus acciones de la privilegiada serie B de Enersis a Endesa España a un precio muy superior a las demás y que le reportó, solo a Yuraszeck, un ingreso por más de cien millones de dólares.

Tras un accidentado proceso, finalmente Endesa España tomo el control de Enersis y ENDESA en 1998, pagando casi tres mil millones y medio de dólares.

Cuando el Fiscal Antimonopolios objetó esa trasferencia por razones obvias, Endesa España amenazó con armar un escándalo internacional denunciando que en Chile se impedía la inversión extranjera, consiguiendo que el Gobierno rápidamente alinease a su Fiscal.

En el 2009 Endesa España es absorbida por la italiana ENEL, convirtiéndose en una de las tres mayores eléctricas mundiales. Con esto el destino de las aguas del Baker y Pascua pasó a ser decidido en Roma.

Tema no menor si se considera que 99,93% de los derechos de agua no consuntivos y 99,84 de los caudales, de toda la cuenca del Baker son propiedad de empresas eléctricas y 89% son de Hidroaysén (51% Endesa que aporta a la sociedad el capital de sus derechos de agua). Así resulta que según el Diagnóstico de la Cuenca del Baker, ENGICH, CONAMA, DGA, 2009:

“Existe una alta concentración en derechos no consuntivos (grandes derechos en manos de pocos titulares” y “98% de los derechos no consuntivos nunca han sido utilizados” y “las restricciones que generan los grandes derechos no consuntivos tienen como consecuencia que los derechos consuntivos no pueden ser otorgados en las condiciones de ejercicio que se requieren (permanente y continuo, consumo humano y animal; permanente y discontinuo para riego”.

Esto vale para aproximadamente 80% de la segunda cuenca hidrográfica en tamaño del país y seguro pasa lo mismo con aquella del Pascua, al encontrase la concentración de derechos otorgados en su parte media a inferior. Además, para remate, según ese mismo diagnóstico, las aguas del Baker tienen una “calidad excepcional”, o sea, son de alto valor.

Como puede deducirse, esta realidad indudablemente constituye una traba al desarrollo de cualquier actividad que requiera consumir agua en esas cuencas y con eso por cierto también afecta al derecho humano al agua consagrado por la ONU en el 2010.

(*) Director CODEFF Aysén; Coordinador Coalición Aysén Reserva de Vida

DEJA UNA RESPUESTA