CUT Cuestiona Ausencia de Propuestas Laborales en Programas de Candidatos Presidenciales

0
237

La presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, cuestionó la falta de propuestas concretas de los candidatos presidenciales respecto a materias laborales y advirtió que la multisindical no se ha comprometido ni se va a comprometer con ningún abanderado. “Como nuestras organizaciones no dependen de un ciclo electoral, tenemos un margen para construir un diálogo, lo que no supone que hay coincidencias plenas. Desde los actores sindicales como desde el mundo empresarial se reconoce que es necesario avanzar en ciertas reformas, y eso no ha sido bien leído por los comandos. En eso han tenido una tremenda debilidad”, explicó.

“Desaprovecharon una tremenda oportunidad. Es una crítica generalizada a todos los comandos. Lo que vimos fueron generalidades. En materia de propuestas fue muy deficiente”. Con estas palabras la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, calificó la exposición en materia laboral de los representantes de los presidenciables.

Las ponencias se realizaron ayer en el ex Congreso de Santiago, durante el seminario “Políticas laborales, bases del próximo ciclo político”, organizado por la Fundación Instituto de Estudios Laborales (Fiel) y la Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Y si bien al evento estaban convocados los nueve comandos, en el ex Congreso Nacional solo se presentaron seis representantes de los equipos laborales de cada candidato: Luis Mesina, del abanderado del Partido Humanista, Marcel Claude; Raúl Requena, en representación de Marco Enríquez-Ominami (PRO); Vicky Bravo, por la abanderada Roxana Miranda (Partido Igualdad); Roberto Godoy, por Michelle Bachelet (Nueva Mayoría); Silvia Leiva, por Evelyn Matthei (Alianza); y Cristián Jorquera por Tomás Jocelyn-Holt (Independiente).

Mientras que los postulantes Franco Parisi (Indep), Ricardo Israel (PRI) y Alfredo Sfeir (Partido Ecologista) no enviaron a sus respectivos equipos. Para la actividad, además, se convocó a Figueroa y al presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Andrés Santa Cruz, quienes expusieron en el panel “Institucionalidad laboral en el marco de la gran empresa”.

En su intervención, ambos concordaron en la necesidad de avanzar en perfeccionamientos al sistema laboral:

“El desafío es ver cómo podemos plasmar en acuerdos más micro los temas que ya hemos planteado, como seguridad laboral, multi-rut, salas cuna, negociaciones colectivas, seguros de cesantía, entre otros. Pero más importante es reiterar la voluntad de seguir trabajando juntos”, dijo Santa Cruz. “La posibilidad de diálogo y de reformas en nuestro país es efectiva. Estamos entrando en una nueva etapa. Esto tiene que ver con el agotamiento de un modelo, que exige profundas reformas”, complementó Figueroa.

Las ponencias presidenciales

Tras las exposiciones de Figueroa y Santa Cruz, fue el turno de los representantes de los abanderados, los que en su mayoría se caracterizaron por enfocarse en un diagnóstico de la situación más que dar a conocer propuestas concretas.

“Cuando tenían la posibilidad de plantear a los trabajadores sus propuestas más concretas, no lo hicieron, y eso es lamentable. Excepto en el caso del comando de Marco Enríquez Ominami, que enfatizó cuál es su línea programática”, dijo Figueroa.

Durante la ponencia, el representante de Michelle Bachelet, Roberto Godoy, reconoció que “los temas laborales son complejos”, sin embargo no entregó mayores detalles del programa de la abanderada de la Nueva Mayoría.

Figueroa dijo que “la posibilidad de diálogo y de reformas en nuestro país es efectiva. Estamos entrando en una nueva etapa. Esto tiene que ver con el agotamiento de un modelo, que exige profundas reformas”.

Sin embargo, lo que molestó a la dirigenta fue que los representantes de los candidatos se enfocaron en un diagnóstico de la situación más que en dar a conocer propuestas concretas.

Además, en entrevista a El Mercurio, dejó en claro su distanciamiento con la candidatura de Michelle Bachelet, afirmando que la CUT no se ha comprometido ni se comprometerá con ningún abanderado:

“Como nuestras organizaciones no dependen de un ciclo electoral, tenemos un margen para construir un diálogo, lo que no supone que hay coincidencias plenas. Desde los actores sindicales como desde el mundo empresarial se reconoce que es necesario avanzar en ciertas reformas, y eso no ha sido bien leído por los comandos. En eso han tenido una tremenda debilidad”, explicó.

Respecto a cómo la CUT logrará ser contraparte de un eventual gobierno de Bachelet si el PC, partido en el que milita, es parte de la Nueva Mayoría, Figueroa precisa que “entiendo la relación de la multisindical con el Gobierno como una relación de contrapartes, lo que no implica que seamos a priori una oposición. Cada uno desde su rol tendrá que hacer lo que le compete, pero evidentemente nosotros tenemos una voz autorizada para hablar de los temas laborales; no somos los técnicos, no somos los equipos auxiliares; somos una voz representativa de los intereses de los trabajadores. Incluso en el marco de debate presidencial nosotros no nos hemos comprometido ni nos vamos a comprometer con ningún candidato, porque entendemos que nuestro rol pasa por incidir desde nuestras posiciones”.

Además, la dirigenta máxima de la multisindical se refirió a los problemas que ha tenido la organización en poder colocar en el debate de los presidenciable los temas laborales, explicando que esto se debe a que “es un debate que tensiona, que tiene que ver no sólo con la distribución del ingreso, sino con la distribución del poder. Pese a todo, hoy hemos visto que este tema ha empezado a tener ciertas señales. Sin duda que el tema laboral no se va a discutir con toda la fuerza que nosotros quisiéramos. Es lamentable, pero tampoco nos abruma, porque de todas formas va a ser un tema para los próximos cuatro años”.

“Hay políticas públicas en que se está poniendo en tela de juicio el rol del Estado, y una de esas áreas es educación, pero por cierto que salud, las políticas redistributivas y los temas laborales deben estar en ese mismo marco. Eso no sólo exige énfasis, sino que también que los actores sociales seamos objeto de opinión”, agregó.

Sobre el seminario, las expectativas eran grandes, principalmente porque se esperaban definiciones concretas desde el comando de Bachelet. Pero la decepción de los trabajadores y dirigentes fue total. “Insuficiente la presentación, faltó abordar en profundidad las propuestas”, “fue un guitarreo en el aire”, “se perdieron la oportunidad”, son algunos de los comentarios que se escuchaban al final del encuentro y que recogió El Mostrador.

En una presentación “plana” y “sin novedades” Roberto Godoy (representante de Bachelet) planteó cuatro puntos en materia laboral: mantener el crecimiento del empleo; que éstos sean de calidad, con protección social y salarios adecuados; fortalecer la negociación colectiva y el mundo sindical; y un sistema que asegure el cumplimiento de la ley laboral para poner fin a los abusos y fraudes como el multirut.

Para los asistentes, la propuesta de bacheletismo “no tuvo nada nuevo” y quedaron a la espera de definiciones concretas sobre el Código del Trabajo y el sistema de previsión. Para algunas fuentes del mundo laboral, Godoy asistió al seminario con la misión única de usar un termómetro. “Lo mandaron para que midiera la temperatura del ambiente sobre el tema, pero no para que se la jugara y definiera propuestas concretas”.

Y justamente al final del seminario el ambiente comenzó a hervir, con varios trabajadores y dirigentes sindicales que pedían la palabra y emplazaban directamente a los representantes de los comandos a que fueran más concretos en sus propuestas. El cierre fue abultado, con varios que pedían la palabra y bajo consignas que exclamaban “que hablen los trabajadores”.

DEJA UNA RESPUESTA