Filtración de Cuentas en Paraísos Fiscales del HSBC Dejó la Tembladera

0
310

El inicio de año ha sido intenso para los agentes del mundo tributario, no solo en Chile sino a nivel global. A inicios de febrero se dio a conocer la denominada «lista Falciani», que daba cuenta de la existencia de 130.000 clientes que habrían mantenido cuentas en la filial suiza del banco HSBC con el fin de evadir impuestos o mantener dineros ocultos en paraísos fiscales, entre los cuales se encontraban 428 chilenos. Estos, ni cortos ni perezosos, evalúan acogerse a la ventana única para regularizar inversiones ubicadas en el exterior a una tasa preferencial de 8%, incorporada en la Reforma Tributaria. Linda manera de sacar ventaja hasta de sus trampas. No por nada llegaron a ricos.

 

El hecho no pasó inadvertido para los estudios de abogados y las auditoras en Chile. Y no solo por la publicación de nombres de nacionales en la lista filtrada por un informático del banco a las autoridades tributarias, sino por el impacto que la noticia generó en los contribuyentes que hoy analizan someterse a una de las ventanas transitorias más polémicas de la reforma tributaria: la repatriación de capitales.

En el mercado coinciden en señalar que el escándalo generó un «punto de inflexión» y un «cambio de ánimo» de parte de los contribuyentes respecto a acogerse a la ventana única para regularizar inversiones ubicadas en el exterior a una tasa preferencial de 8%, proceso que se extenderá de manera voluntaria durante todo 2015 y que es supervisado por el Servicio de Impuestos Internos (SII), el Banco Central y la Unidad de Análisis Financiero (UAF).

El socio de Tax & Legal de KPMG, Francisco Lyon, señala que la auditora creó un grupo especializado para atender los requerimientos de información de los clientes sobre este tema. «Revisando la experiencia de otros países, cómo queda la normativa y reglamentación interna en la materia, entendemos que serán bastantes los inversionistas que finalmente se acogerán».

El abogado de Brent Abogados, Pedro Troncoso, señala que conoce casos de inversionistas que ya han comenzado a solicitar antecedentes a sus respectivos bancos para conocer el detalle de los orígenes y la trazabilidad de los fondos ubicados fuera del país.

«Si bien la repatriación de capitales genera algunas suspicacias en algunas personas, la gente ya está juntando documentación para tener lista una decisión. Yo soy un entusiasta de que se haga la declaración ya que el mundo está migrando hacia la transparencia de estas inversiones, más aún luego del escándalo del HSBC, que es un incentivo para que la gente haga la declaración», plantea.

El socio de Tax & Legal de BDO, Rodrigo Benítez, argumenta que la posibilidad de exponerse a futuras multas o sanciones producto de una filtración similar a la del HSBC ha llevado a los contribuyentes a reconsiderar la ventana otorgada por el SII.

«Veo a los clientes más convencidos de acogerse a este sistema, principalmente porque se han dado cuenta que el intercambio de información entre las autoridades tributarias mundiales es muy alto. Un ejemplo claro es la publicación de la lista Falciani, lo que hace pensar que un futuro próximo el SII podría tener acceso a mucha más información», señala.

Patricio Gana, de AK Contadors, en tanto, señala que los clientes han manifestado «preocupación» respecto a la repatriación a propósito de la filtración de información del banco británico.

«Si bien no hay clientes aún que hayan entrado en pánico y tomado ya la decisión de acogerse a la repatriación, sí hay nerviosismo a propósito de lo que se ha publicado en la prensa internacional», afirma.
   
Las complicaciones

Si bien varios contribuyentes verían con buenos ojos acogerse al régimen voluntario , la burocracia no se los permitiría.

 Así lo advierte la socia de Recabarren & Asociados, Soledad Recabarren, quien señala que luego de la publicación de la resolución del SII el 2 de enero que regula la declaración (ver recuadro), la capacidad de conseguir toda la documentación necesaria sería acotada.

«Como la norma dice que se debe acreditar el origen y la trazabilidad de las inversiones, hay contribuyentes que no pueden acreditarlo simplemente por la antigüedad. El problema no es si quieran o no acogerse, sino que algunos no pueden. Imagínate que en algunos bancos los clientes pueden acceder a hasta 5 años de antecedentes de sus inversiones», advierte.

Similar opinión tiene Benítez: «Es un poco difícil para algunos contribuyentes conseguir toda la documentación para acreditar el origen y la trazabilidad de los fondos. Recordemos que hay personas que hace más de 40 años que sacaron sus dineros al exterior».

El socio de Tax de Deloitte, Hugo Hurtado, señala que aún hay muchos puntos de «incertidumbre» sobre cómo acogerse al proceso. «Nuestra recomendación es hacer un esfuerzo extraordinario para lograr recopilar toda la información que podría ser pertinente ante el SII».

Pablo Greiber, socio líder de Consultoría Tributaria de EY, es más positivo. «Luego de las instrucciones impartidas por el SII, se han disipado y aclarado varias dudas. Creo, por lo tanto, que para muchas personas será una solución interesante y atractiva».

La resolución del SII

El pasado 2 de enero, el Servicio de Impuestos Internos (SII) publicó la esperada resolución para normar el proceso de declaración de capitales en el exterior.
    
En el documento de tres páginas, el organismo detalla que los contribuyentes deberán llenar un cuestionario (el formulario N° 1920) con una serie de antecedentes sobre los dineros a declarar, la cual deberá ser acompañada por un inventario y descripción detallada de todos los bienes a su valor de mercado y rentas que sean objeto de la misma.
    
Además, se deberá acompañar la documentación que dé cuenta del origen y la trazabilidad (capacidad para reconstruir el historial de la utilización o la localización de los dineros) de los bienes y rentas que se acojan al sistema voluntario. «Dicha información debe ser suficientemente precisa para poder obtener la trazabilidad de los fondos durante el período anterior a la declaración», dice el texto.
    
Asimismo, el SII aclara que una vez presentada la declaración ante la entidad, dentro de los próximos cinco días hábiles cobrará el impuesto único del 8% del valor de los capitales declarados.

Fuente: con información de Diario Financiero

 

DEJA UNA RESPUESTA