La Vulnerabilidad de Chile a la Crisis China

0
299

Aun cuando el terremoto tuvo a Shanghai como epicentro, las réplicas se sintieron en todo el mundo y no sin fuerza en Santiago, con impactos en varios de sus principales mercados. De partida, la Bolsa de Santiago cerró con una pérdida diaria del 2,7 por ciento, el peso sufría una nueva devaluación respecto a un dólar que se empinó sobre los 700 pesos en tanto el cobre, el principal producto de exportación, caía más del tres por ciento. Una jornada que ratificaba las malas señales sobre la economía nacional, ya presentes hace varios meses pero agudizadas desde unas semanas.

 

En China, el índice de Shanghai cayó este lunes más de un ocho por ciento, el que arrastró a los mercados europeos y americanos. Otro índice chino, el Hang Seng cayó 5,4 por ciento y el Nikkei, de Tokio, más de un cuatro por ciento. Este desplome en China se suma a otras caídas durante las últimas semanas, lo que ha dejado a estos índices en números rojos.

La Bolsa de Santiago, por su parte, perdía más de un dos por ciento durante la mañana y Sao Paulo un cinco por ciento. El Dow Jones de Wall Street caía más de un tres por ciento, en tanto la Bolsa de París llegó a disminuir un 7,5 por ciento durante esta mañana. Durante la jornada, todos los grandes mercados europeos cerraron con descensos superiores a un cinco por ciento.

 Uno de los factores que ha llevado a la violenta caída de los indicadores de las bolsas chinas han sido las cifras sobre desaceleración económica, las cuales prevén una disminución en la demanda de materias primas. Este es el caso de hoy, con fuertes contracciones en el precio del petróleo, que cayó bajo los 40 dólares en EE.UU., y el cobre, con un descenso del tres por ciento. Este descenso diario es el mayor del 2015 y se ubica a un nivel del 2009. Según analistas citados por el portal DF, el metal rojo está ya por debajo del costo promedio de producción

El precio del cobre, el principal ingreso de exportaciones de Chile, ha venido cayendo con fuerza desde inicios de la década. Desde inicios del 2011, con un precio de casi 4,5 dólares la libra, ha bajado de manera persistente  hasta llegar al valor actual de 2,28 dólares, afectando de manera directa los ingresos de Codelco y sus  transferencias al Fisco. Se estima que este año los aportes de la minera al fisco caerían a la mitad de lo aportado el año pasado.

A comienzos de la semana pasada el presidente del Banco Central de Chile, Rodrigo Vergara, se refirió a los principales riesgos de la economía chilena, entre los cuales está la situación de China, en franca inestabilidad. Vergara también apuntó al problema cambiario y la depreciación del peso respecto al dólar, caída impulsada por la especulación  sobre un alza de las tasas de interés en Estados Unidos. Otro factor de riesgo para la economía chilena es el debilitamiento de la economía regional, en cuanto es un importante mercado de exportación.

En este escenario, hay analistas que prevén una inminente crisis financiera similar o mayor a la del 2008.

Las pensiones se tambalean

Más allá del efecto en las pensiones, diversos bancos de inversión han advertido que Chile es uno de los países más expuestos a los vaivenes de China, dada la apertura al comercio exterior.

Los fondos de pensiones administrados por las AFP acumulan, con datos a julio, US$ 161.359 millones. De ese monto, cerca de 2,9% está invertido en China. Es decir, unos US$ 4.680 millones se encuentran en el gigante oriental. Y al ampliar la zona geográfica a toda el Asia emergente, el guarismo llega al 8,6% -en agosto se ha reducido 2,3%-, llegando a unos US$ 13.877 millones.

El desplome observado ayer en los mercados internacionales, especialmente de China, podría generar un eventual impacto negativo en el valor de los fondos de pensiones, que corresponden a los ahorros de los chilenos para su jubilación. No obstante, la Superintendencia de Pensiones (SP) explicó que esas posibles pérdidas pueden ser atenuadas por el mayor valor del dólar, que acumula un alza de $ 30,15 en lo que va de agosto y de $ 95,5 en el año.

De hecho, China es el principal socio comercial de Chile y el mayor demandante de cobre de nuestro país, por lo que si su economía tambalea también lo hacen los envíos locales de dicho producto, que a su vez se han visto resentido en sus precios.

La SP indicó que mantiene una particular vigilancia de los mercados asiáticos y de las economías estadounidense y europea, a fin de “evaluar posibles efectos de contagio”. Ese monitoreo consiste en contactos diarios con las AFP y coordinación con las otras superintendencias financieras, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda.

Aunque Rodrigo Pérez, presidente de la Asociación de AFP, dijo que los fondos que manejan las administradoras “no están inmunes” a las vicisitudes de los mercados, hizo un llamado a la tranquilidad:

“Gracias a la política de diversificación de inversiones, por países, instrumentos y moneda, la rentabilidad de los fondos ha sido muy buena. Por ejemplo, al viernes (21 de agosto) tenían una rentabilidad de 7% en el año y de 8,7% en doce meses”.

Los indicadores económicos apuntan a la crisis definitiva

Por todo el mundo los bancos centrales han perdido el control de la situación y la economía mundial está a punto de paralizarse. Pronto los mercados de valores colapsarán bajo el peso de sus elevadas expectativas y valoraciones récord, opinan los expertos económicos de The Telegraph en su artículo ‘Falta un minuto en el reloj del juicio final para el apocalipsis económico mundial’, que cita datos oficiales.

China fue el gran salvador de la economía mundial en 2008 con el lanzamiento de un paquete de estímulos sin precedentes que provocó un auge de la inversión en infraestructura. Sin embargo, actualmente el crecimiento económico del país ha descendido un 7% por primera vez en un cuarto de siglo, lejos del 10 por ciento de las tres décadas anteriores.

Tras una serie de medidas dirigidas a estabilizar el descenso de la economía, el Banco Popular de China utilizó como última opción la devaluación de la moneda nacional, algo que ha sacudido los mercados internacionales.

La reducción de la demanda de las materias primas en China ha influido en el mercado de estos productos a nivel mundial. El precio de 22 materias primas cayó a niveles vistos por última vez a principios de este siglo.

El precio del petróleo —que es el barómetro más claro del crecimiento mundial ya que es el combustible que mueve casi todos los sectores industriales y la producción en todo el mundo— ha empezado a caer otra vez tras un breve repunte a principios de año. El mineral de hierro es una materia prima esencial que se necesita para alimentar las fábricas de acero de China y como tal es un buen indicador del ritmo de la construcción. Su precio ha caído a 56 dólares por tonelada, mientras que en enero de 2014 costaba 140 dólares.

Miles de millones de dólares en préstamos fueron invertidos en los mercados mundiales para financiar nuevas minas y la exploración de petróleo, pero solo algunos de los yacimientos resultaron ser rentables en el contexto del colapso de precios.

“En ninguna parte esto se ha dejado sentir con más intensidad que en la extracción de petróleo y gas de esquisto en EE.UU. La caída de los precios del crudo exprimió las finanzas de los perforadores de EE.UU.

Dos de los mayores emisores de los ‘bonos basura’ en los últimos cinco años, Chesapeake y California Resources, vieron caer el valor de sus títulos cuando a los mercados de capitales les entró el pánico”, escribe el diario.

El efecto dominó de la desaceleración China
Los grandes pilares de la economía mundial están empezando a caer. Mientras que China sufre una desaceleración económica y EE.UU. experimenta una situación parecida a la anterior a la Gran Depresión, los mercados emergentes se están paralizando. Los bancos centrales están perdiendo rápidamente el control. Los mercados de valores en Grecia están en crisis ya que la economía se paralizó y el país coquetea con la salida de la eurozona.

Dado que los bancos centrales han perdido el control de la situación, los mercados de crédito están tratando desesperadamente de cambiar el precio del riesgo. El Libor (‘London InterBank Offered Rate’), una tasa de referencia diaria en el mercado interbancario basada en la tasa de interés a la cual los bancos ofrecen fondos no asegurados a otros bancos, ha ido en aumento durante los últimos 12 meses.

Parte de este proceso es un saludable retorno a los precios normales del riesgo después de seis años de un extraordinario estímulo monetario. Sin embargo, es muy posible que los seis años de dependencia del Banco Central británico de los fondos hayan influido negativamente en el sistema en general.

Las tasas de interés se han mantenido en mínimos de emergencia en el Reino Unido y EE.UU. durante seis años. Se espera que las tasas crezcan hasta un 0,25% en EE.UU. para el final del año. La subida de los tipos de interés en el Reino Unido sucederá poco después.

El mercado de valores del Reino Unido experimenta su 77.º mes consecutivo al alza, una tendencia que se inició en marzo de 2009. En solo dos ocasiones en la historia un mercado ha mantenido el crecimiento durante más tiempo: en el periodo previo al crack del 29 en EE.UU. y antes del estallido de la burbuja de las empresas ‘punto com’ a principios del 2000.

En EE.UU., la relación precio/ganancias cíclicamente ajustada del profesor Robert Shiller (conocida como ‘Shiller CAPE’) se ha situado en el nivel de 27,2, un 64% por encima de su promedio histórico (16,6). Solo en tres ocasiones desde 1882 este índice ha sido mayor que el actual: en 1929, 2000 y 2007.

DEJA UNA RESPUESTA