El Gran Colisionador de Hadrones pone en Duda la Teoría del Big Bang

0
50

Los científicos del CERN vuelven a poner en marcha el Gran Colisionador de Hadrones (GCH). El aparato, que ya encontró el bosón de Higgs en el año 2013, ahora servirá para localizar microagujeros negros que no solo podrán revelar universos paralelos, sino también poner en duda la famosa teoría del Big Bang.

 

El descubrimiento de dichos microagujeros a cierto nivel de energía es un paso adelante para probar la teoría de ‘la gravedad arco iris’, según la cual nunca ha existido nada parecido a un punto determinado del comienzo del universo, y que, en realidad, el universo se mueve hacia atrás en el tiempo de manera indefinida.

La teoría de ‘gravedad arco iris’ se basa en la suposición de que el efecto de la gravedad sobre el cosmos puede sentirse de forma diferente en relación a la longitud de las ondas de luz.

En cierta medida esta teoría busca conciliar la teoría general de la relatividad de Einstein y la mecánica cuántica.

“Hemos calculado la energía con que esperamos detectar estos microagujeros negros en la ‘gravedad arco iris’. Si los detectamos, será cierto que ambos (gravedad arco iris y las otras dimensiones) existen”, explica a Phys.org el doctor Mir Faizal, profesor de la Universidad de Waterloo.

“Suponemos que la gravedad es capaz de filtrarse en otras dimensiones. Si es así, podremos producir agujeros negros en el GCH”, añade el científico.

Esta vez en el CERN se proponen doblar la energía de colisión después de una profunda mejora de las instalaciones realizada durante los dos últimos años. Con el nuevo experimento los científicos esperan encontrar la primera prueba de la existencia de otra realidad fuera de nuestro universo.

¿Qué hay detrás del relanzamiento del Gran Colisionador de Hadrones?

Hace dos años el acelerador de partículas más grande y potente del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), fue parado para un reacondicionamiento técnico. Esta semana ha sido probado y está listo para su reactivación. Su ciclo anterior culminó con el histórico hallazgo del bosón de Higgs. ¿Y ahora qué hay detrás de su relanzamiento?

“El LHC se está preparando para su segundo ciclo de tres años. Toda la máquina superconductora de 27 kilómetros de largo está ahora casi enfriada a su temperatura nominal de funcionamiento de 1,9 grados sobre el cero absoluto. El 9 de diciembre los imanes de una octava parte del anillo del LHC fueron accionados con éxito al nivel necesario”, reza el comunicado oficial de la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN), responsable de su construcción.
. CERN

El Gran Colisionador volverá a ponerse en marcha en marzo del 2015, a fin de producir colisiones a 13 teralectronvoltios (TeV), una energía jamás alcanzada por ningún acelerador en el pasado. “Con este nuevo nivel de energía, el LHC abrirá nuevos horizontes de la física y de futuros descubrimientos”, dice el director general del CERN, Rolf Heuer, en el comunicado.

“La consecuencia de funcionar a una energía mayor es que aumenta el potencial de hacer un descubrimiento, de encontrar nuevas partículas más pesadas que las que se producían cuando la máquina tenía 7 u 8 TeV. Porque cada nueva partícula que descubramos, puede abrir la puerta hacia el universo oscuro”, puntualizó Heuer, aunque advirtió que llevará muchos años obtener los resultados. Encontrar partículas nuevas con una masa mayor que el bosón de Higgs supondría entrar en el 95% del cosmos del que aún la humanidad no sabe nada, según los expertos.

Fuente: RT

DEJA UNA RESPUESTA