Confirman que Restos Encontrados en Convento Corresponden a Cervantes

0
272

Científicos españoles confirmaron que los huesos encontrados en la iglesia de las Trinitarias de Madrid pertenecen al famoso escritor Miguel de Cervantes y a su esposa, Catalina de Salazar. Los historiadores Fernando de Prado y Francisco Marín Perelló, el investigador Luís Avial y el antropólogo forense Francisco Etxeberría presentaron un informe acerca del trabajo que han estado realizando en la cripta de la iglesia de Las Trinitarias desde el pasado 24 de enero.

 

No encontraron el esqueleto entero, sino restos en un estado muy deteriorado junto con material óseo de varios adultos más en uno de los nichos de la cripta, lejos del lugar donde el escritor fue sepultado en 1616.

Los investigadores han localizado parte de los restos del escritor en el suelo de la cripta.

Francisco José Martín, archivero y bibliotecario del Ayuntamiento de Madrid, explica que los restos de Cervantes y de su mujer fueron trasladados entre 1698 y 1730, en plena reforma de la iglesia conventual de San Ildefonso.

Según explicaron los investigadores, en la búsqueda aparecieron restos muy descompuestos asociados al escritor de Don Quijote de la Mancha, a su esposa y a las primeras personas enterradas en la iglesia primitiva, que estaba ubicada en un punto distinto al actual.

Esos restos fueron inhumados entre 1612 y 1630 de la iglesia primitiva de las Trinitarias, ubicada al contrario de lo que se pensaba hasta ahora en un lugar distinto al actual, y que fueron trasladados juntos a la cripta entre 1698 y 1730, en el momento en que estaban terminando las obras de construcción del convento.

Según la antropóloga Almudena García Cid, concretamente hay restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (de ellos cuatro masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos), lo que se corresponde con los 17 enterramientos documentados en la iglesia inicial.

No se han practicado pruebas de ADN porque, según informó el forense Francisco Etxeberria, solamente podría contrastarse con el de una hermana del padre de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, cuyos restos están en un osario común de un convento de Alcalá de Henares, a las afueras de Madrid.

Los restos estaban en el subsuelo, en el conjunto que los investigadores nombraron con el número 32, y aparecieron junto con elementos y ropajes que permitieron datarlos con los del siglo XVII y contrastarlos con la documentación histórica.

DEJA UNA RESPUESTA