Giuseppe Briganti Arriesga 20 Años de Cárcel: Las Pruebas que Hunden al Asesino

0
490

En la audiencia de formalización, a Giuseppe Briganti se le imputaron los delitos de doble homicidio simple, porte de arma y microtráfico de drogas. En consecuencia, de ser declarado culpable, le corresponde una pena de al menos 20 años de cárcel. Si bien mientras dure el proceso todo imputado goza del derecho de presunción de inocencia, en el caso de Briganti las pruebas son abrumadoras e incontestables: más de una decena de testigos lo reconoce como el autor de los disparos; la propiedad del arma que disparó, encontrada por la PDI en el entretecho de su casa; los primeros peritajes balísticos; sus antecedentes previos de propensión a la violencia; contradicción entre la versión que entregó en el tribunal y las declaraciones de su padre, y finalmente, un video captado por un vecino, que muestra que ambas víctimas no participaban ni del rayado de la muralla de su casa, ni de la ulterior riña, lo cual dificultará el argumento de la defensa propia.

 

La Fiscal asignada al caso, Mónica Arancibia, señaló que hay al menos una decena de testigos que identifican de manera inequívoca a Giuseppe Antonio Briganti Weber como el autor de los disparos que terminaron con la vida de Diego Guzmán Farías (25) y Exequiel Borvarán Salinas (18).

En seguida, informó que en el domicilio del sospechoso se encontró, escondida en un altillo, una pistola CZ, que habría sido usada en el crimen. Si el peritaje balístico lo confirma, la responsabilidad penal de Briganti sería inescapable.

Al respecto, el jefe (s) de la Prefectura Valparaíso de la PDI, Carlos Aguirre, aclaró que los primeros peritajes apuntan a que las balas salieron de la casa de Briganti:

“Hay que hacer los peritajes balísticos para saber de dónde y en qué dirección salieron los disparos, pero, hasta ahora, podemos decir que salieron de la parte inferior del inmueble hacia las personas muertas ayer”. .

El oficial de la PDI agregó:

“El arma fue encontrada en un cuarto piso, en una azotea, en una bodega. Un arduo trabajo permitió encontrarla, porque estaba oculta».

Asimismo, reveló que Briganti tiene antecedentes policiales.

A esto hay que sumarle las inconsistencias entre las declaraciones de padre e hijo. En declaraciones a un canal de televisión, y luego, en su versión entregada al tribunal, Briganti dijo que era inocente, que no disparó, y que lo estaban «cargando».

Las declaraciones de su padre desmienten esa versión. José Briganti aseguró que su hijo actuó para defenderlo de la golpiza que estaba recibiendo a manos de una turba de manifestantes. Reconoció luego que su hijo diparó, pero al aire: «fue una vez y al aire. Sé que hubo un balazo, pero al aire, y yo mismo lo empujé, le dije: ‘Ándate pa’ la casa'».

Enseguida, la versión de padre e hijo, en el sentido de que habrían actuado primero en defensa de su propiedad, que las víctimas habrían estado rayando, y luego en defensa propia, cuando una turba se les viene encima, es inconsistente con los registros grabados en video.

Un video difundido por el noticiero 24 Horas de TVN, muestra el instante en que caen heridos ambos muchachos, sin que hayan participado en ninguna de las acciones impetradas por el acusado y su padre. Por el contrario, demuestran que recibieron los impactos al azar.

El el siguiente video, también se aprecia que no hubo rayados ni papelógrafos en la pared externa de la propiedad, y que la tal trifulca se redujo a un par de forcejeos, tras lo cual Briganti entra a la casa, y se escuchan los diparos.

{youtube}9CaIhYCUxUg |600|450|0{/youtube}

 

Penalidad

Una pena que parte en los 10 años de cárcel por cada uno de los dos homicidios ocurridos en la marcha estudiantil de Valparaíso arriesga Giuseppe Antonio Briganti Weber (20), el hombre que ayer quedó en prisión preventiva como único sospechoso de la muerte de los jóvenes Diego Guzmán Farías (25) y Exequiel Borvarán Salinas (18).

A Braganti se le imputaron los delitos consumados de doble homicidio simple, porte y tenencia ilegal de armas de fuego y microtráfico de drogas. El único detenido por el asesinato de los dos jóvenes deberá permanecer en la cárcel los 90 días fijados por la jueza Cristina Cabello para el desarrollo de la investigación.

En la audiencia de formalización que se extendió por más de tres horas, la fiscal Mónica Arancibia aseguró que tiene antecedentes suficientes para sostener que Briganti fue el autor de los dos disparos que mataron a los estudiantes. Agregó que hay una decena de testigos que lo identifican claramente. Asimismo, sostuvo que en el domicilio del sospechoso se encontró, escondida en un altillo, una pistola CZ, que habría sido usada en el crimen.

El arma, inscrita a nombre de José Deneri, contenía dos proyectiles en su cargador y uno en la recámara. Arancibia precisó que las policías además hallaron $5 millones 552 mil en dinero efectivo y 42,14 gramos de clorhidrato de cocaína.

Cronología

La fiscal Arancibia relató que los hechos ocurrieron en calle Molina, frente a la Plaza Simón Bolívar (contigua a la Plaza de la Victoria) a las 14:30 horas del jueves pasado, cuando al término de la marcha José Domenico Briganti (48), padre del imputado, fue a increpar a un grupo de manifestantes, apuntándolos como los responsables de haber rayado su inmueble.

Según esta versión a Braganti padre le habrían respondido lanzándole una botella.

Después de ese episodio, habría intervenido el sospechoso, quien después de pelearse con los manifestantes habría entrado a su casa para volver con el arma. Entonces, habría jalado el gatillo hacia el grupo donde se encontraban los jóvenes que fallecieron tras ser trasladados al hospital Carlos van Buren.

Sin embargo, como muestran los dos videos reseñados, se trata de una versión que no tiene asidero en la realidad.

En suma, si el juicio transcurre con normalidad, Briganti debería pasar los próximos veinte años de su vida en la cárcel, por un instante de furia incontrolada.

DEJA UNA RESPUESTA