La Sospechosa Pesca que Busca el Fiscal Ayala al Revolver el Río del Ministerio Público

0
147

Un nuevo y oscuro episodio en el Ministerio Público, que lleva adelante investigaciónes de considerable calado político y gran impacto de opinión pública, generó la inquina personal y/o profesional, o ambas, del Fiscal Jefe de la Zona Oriente Alberto Ayala, en contra del Fiscal Carlos Gajardo, de la unidad de investigaciones de delitos de alta complejidad, de esa misma fiscalía. Mediante una alambicada argumentación, lo separó de la investigación de la arista Corpesca, derivada de los casos Penta y Soquimich. Pero Gajardo no se achicó. Acudió al Fiscal Nacional para informarlo, según dijo, de la existencia nexos entre los casos SQM y Corpesca, y manifestó su esperanza de continuar en dicha investigación. Si con esa maniobra Ayala esperaba forzarlo a renunciar, en rigor le salió el tiro por la culata. Si el Fiscal Nacional, Sabas Chauán, confirma a Gajardo en la investigación de Corpesca, es Ayala el que queda en situación insostenible.

 

Sin perjuicio del dudoso propósito que haya podido movilizar a Ayala para apartar a Gajardo de la arista de Corpesca, empresa que probadamente financió a políticos mientras se tramitaba la Ley de Pesca, la forma en que procedió es torpe, abusiva y atentatoria contra la honra de un colega de trabajo.

Alberto Ayala justificó la marginación de Gajardo de un modo oblícuo:

“Todas las investigaciones deben tener un debido proceso y cuando yo veo permanentemente que elementos de una investigación están en los diarios y medios, yo como Fiscal Regional tengo que tomar las medidas del caso”, sin perjucio de añadir a reglón seguido:

“No tengo cómo imputar nada a nadie, sería una infamia de mi parte hacerlo, pero tengo que tomar las medidas. Tuve muchas personas afectadas, por esto abrimos investigaciones respecto a filtraciones. De muchas otras causas ustedes se acogieron al legítimo derecho de guardar sus fuentes y yo debo resguardar el debido proceso”.

Pero, en una tercera vuelta de carnero al hilo, al separar a Gajardo, lo que hizo en los hechos, es responsabilizarlo de esas filtraciones, y adicionalmente sin pruebas, como el mismo reconoce.

Este es el segundo intento de sacar a Gajardo del caso Penta y derivados. El primero fracasó cuando designó en su reemplazo al Fiscal Andrés Montes en febrero pasado, maniobra que fracasó cuando el Fiscal Nacional asumió personalmente las investigaciones, con Carlos Gajardo dentro de su equipo.

Sie embargo, Gajardo, al igual que en la primera oportunidad, no se achicó. Solicitó una reunión con el Fiscal Nacional, a la salida de la cual declaró que no ha pensado en renunciar.

Fiscal Carlos Gajardo: “No he renunciado ni he pensado en renunciar”

El fiscal jefe de Unidad de Alta Complejidad Oriente Carlos Gajardo, quien ha cobrado notoriedad pública durante los últimos meses al encabezar las investigaciondes de los casos Penta y SQM, negó este miércoles haber “renunciado o pensado en renunciar” al Ministerio Público.

Desde la jornada de ayer trascendió que existía una fuerte “molestia” en Gajardo ante la decisión del fiscal metropolitano oriente, Alberto Ayala, de sacarlo de la investigación del caso Corpesca, que indaga el presunto delito de cohecho por pagos de la empresa a parlamentarios como Jaime Orpis y Marta Isasi mientras se tramitaba la Ley de Pesca, aprobada por el Congreso en diciembre de 2012.

Gajardo se reunió este mediodía con el fiscal nacional, tras lo cual salió a negar, ante los medios de comunicación, que haya dimitido:

“La reunión que tuve hoy con el fiscal Chahuán no fue para presentarle mi renuncia. Lo desmiento. No he renunciado ni he pensado en renunciar. Esta investigación es demasiado importante como para que haya un problema de egos. A la Fiscalía lo que le interesa es que esta investigación avance”.

Consultado por su supuesta molestia al haber sido marginado de diligencias relevantes en el caso SQM, como el interrogatorio al operador político Giorgio Martelli, respondió:

“No tengo inconveniente de no haber participado en esa diligencia, como en otras”.

Pero, aunque en pocas palabras, dijo mucho más:

“Yo no he salido de la causa Penta, no he salido de la causa Soquimich y tengo esperanza de no salir de la causa Corpesca. Esto es algo que según me manifestó el Fiscal Nacional, es una decisión que se está evaluando”.

Gajardo señaló que en su opinión el caso Corpesca debería ser también investigado por el fiscal Chahuán, quien desde febrero conduce las causas Penta y SQM con un equipo de apoyo del cual él forma parte, junto con los fiscales Pablo Norambuena, Emiliano Arias y Carmen Gloria Segura:

“Cuando me enteré por un oficio de mi marginación del caso Corpesca fue que yo pedí una reunión al fiscal nacional, porque me parecía que habían antecedentes que era importante que estuvieran en consideración para una mejor solución de esa decisión. Esos antecedentes, lo ha dicho previamente el fiscal nacional, dicen relación con que hay en esa investigación boletas también relativas a la empresa Soquimich, que por lo tanto puede generar algún tipo de inhabilidad en el fiscal Ayla, como es de público conocimiento”.

En cuanto a los dichos del propio Ayala, quien justificó su salida de la indagatoria como una medida para frenar las filtraciones, señaló:

“Las filtraciones que se producen en una causa son inconvenientes para el desarrollo de una correcta investigación. Eso es algo que yo he dicho desde la primera vez que me refería a esta causa en el mes de septiembre del año 2014. Coincido que es malo para una investigación que haya filtraciones. El propio fiscal Ayala ha aclarado que sería una infamia siquiera sugerir que esas filtraciones puedan provenir de mí o de algún otro miembro del equipo de investigadores. Eso no es así y hay investigaciones penales abiertas en curso, por lo tanto si alguien tiene alguna información relevante respecto de dónde se producen algunas filtraciones, es importante que las aporte en esa investigación”.

El propio Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, aseguró en relación con los rumores de las últimas horas que no hay petición de renuncia ni ofrecimiento de renuncia:

“No vino a renunciar el fiscal Gajardo (…) Sigue en el equipo”, insistió Chahuán, precisando que la reunión solicitada por su subordinado tenía por objeto dar cuenta de “algunos antecedentes de la causa Corpesca que pueden tener vínculo con el caso SQM”.

“Habría, tal vez, algunas boletas emitidas a la sociedad SQM que podrían ser similares a la investigación que llevo yo”, explicó

Lo anterior implicaría algunas complejidades, puesto que Alberto Ayala -que nominó para hacerse cargo de la causa Corpesca al fiscal Marcelo Acuña- tiene una inhabilidad por haber trabajado durante 12 años como abogado de SQM.

El impasse de las últimas horas recordó los rumores de renuncia que ya se produjeron durante febrero, cuando la fiscal nacional subrogante, Solange Huerta, decidió dividir las aristas de la investigación del caso Penta, y se habló ya de tensiones entre Gajardo y Ayala, algo que Sabas Chahuán hoy negó

“Es falso que haya molestia, ¿cómo va a haber molestia, si el jefe de la investigación soy yo?”, señaló, aclarando además que Alberto Ayala “las filtraciones (de la investigación a la prensa) no se las achacó al fiscal Carlos Gajardo”.

“Cuenta con mi respaldo el fiscal Ayala, cuenta con mi respaldo el fiscal Gajardo (…) La Fiscalía investiga, no hay ningún corrupto trabajando en la Fiscalía. Yo no soy corrupto, el fiscal Ayala no es corrupto, el fiscal Gajardo no es corrupto. Si tengo que formalizar a alguien lo voy a formalizar”, sentenció enfático Chahuán.

DEJA UNA RESPUESTA