Aún Podemos Impedirlo El Acuerdo Trans Pacífico Atraviesa por Etapas Decisivas

0
250

Mientras en Singapur se realiza una nueva ronda de negociaciones, casi un centenar de parlamentarios, entre ellos varios de derecha, y representantes de la sociedad civil llamaron al Gobierno a detener y transparentar los términos del tratado. A fines de este año deberían concluir las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP, por sus siglas en inglés), que Chile desarrolla con Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, Perú y México.

El plazo fue impuesto por los propios negociadores, pero es difícil que pueda cumplirse. Este domingo se inició una reunión interministerial en Singapur, cuyo principal objetivo es acelerar las tratativas y cerrar los acuerdos, mientras las dificultades asoman en distintos países. En Estados Unidos, representantes republicanos y demócratas anunciaron en noviembre que no darían su respaldo a la vía rápida o fast track para el tratado, como lo había proyectado el presidente estadounidense Barack Obama.

Paralelamente, surgen una serie cuestionamientos, debido a que los términos del tratado no han sido informados oficialmente. En Chile, 34 diputados y 15 senadores en ejercicio, más tres parlamentarios electos y casi 50 representantes de la sociedad civil, dieron a conocer una declaración pública que pide al Presidente Sebastián Piñera que las negociaciones se detengan y transparenten.

La oposición ha sido liderada por la organización Derechos Digitales, que ha recalcado que el acuerdo establece regulaciones perjudiciales en temas como agricultura, acceso al conocimiento, inversiones, normas medioambientales y trabajo, entre otros.

Asimismo, la entidad subrayó que Chile ya tiene tratados comerciales con diez de los once países que integran el acuerdo. Así, en la práctica, estaría renegociando puntos ya establecidos sobre flexibilidades regulatorias y propiedad intelectual, por ejemplo.

Aunque los contenidos no han sido informados, durante el proceso ha habido distintas filtraciones. A mediados de noviembre, Wikileaks dio a conocer un borrador del capítulo sobre propiedad intelectual, uno de los que genera mayor controversia.

Según el vicepresidente de Derechos Digitales, Francisco Vera, los contenidos informados ratificaron sus temores:

“Sabemos cuáles son los intereses que dominan esta negociación, especialmente en países como Estados Unidos, que tienen una postura muy fuerte. Más que cambiar radicalmente el escenario, esto vino a confirmar lo que veníamos diciendo: que el acuerdo tendría una serie de aspectos muy perjudiciales para nuestros derechos en internet, el acceso a medicamentos genéricos, el acceso al conocimiento y la libertad de expresión. En ese sentido, al menos el capítulo de propiedad intelectual, es sumamente pernicioso para los intereses públicos involucrados en estas discusiones, y está más bien guiado por los intereses de industrias que ni siquiera son chilenas”.

En ese sentido, el abogado insistió en que el Gobierno debe detener la negociación y abrir el debate:

“Más allá de que uno esté a favor o en contra del libre comercio, el problema es más profundo. Es un acuerdo que se hace llamar de libre comercio y termina regulando temas como la agricultura, la posibilidad de tener empresas estatales, la forma de resolver conflictos entre inversionistas y el Estado, la libertad en internet. Todos esos temas son sumamente importantes y un grupo de técnicos negociando en una sala cerrada en Singapur no están en condiciones de decidir eso para nuestro país”.

Entre los diputados electos que respaldaron la declaración se encuentra Gabriel Boric, quien consideró que “están tratando de pasarnos un gol para varios años más, sin que la gente sepa, especialmente, en un período de elecciones”.

En ese sentido, el ex presidente de la FECH anticipó que ya ha conversado con Giorgio Jackson -otro de los firmantes de la declaración- para impulsar acciones conjuntas desde marzo, cuando ambos lleguen a la Cámara de Diputados: “A mí me interesa integrar la comisión de Ciencia y Tecnología y que, incluso antes de su carácter, haya debate. Eso es lo mínimo que debería suceder en cualquier democracia y es lo que está negando el Gobierno. Es un tema por el cual vamos a presionar y ocupar todas las herramientas que nos dé la ley y la posibilidad de movilizarnos con diferentes actores de la sociedad civil para transparentar esta discusión”, indicó.

Según los opositores, el TPP restringe además las funciones legislativas y debe ser discutido en forma democrática y transparente. El senador independiente Carlos Cantero, también adherente de la declaración, explicó que “el llamado que se ha hecho es muy simple: cuando se trata de temas tan relevantes para la convivencia del país y sus relaciones en el mercado internacional, se deben establecer todos los mecanismos de información con la más amplia participación. Particularmente, en poderes generados democráticamente, como el Parlamento. De ahí es que surge la fuerza de este llamado: autoridades generadas democráticamente creemos que esta reflexión y decisión tan trascendente debe hacerse con pleno conocimiento de la opinión pública”.

34 diputados y 15 senadores piden al Gobierno chileno detener la negociación del TPP

A continuación, transcribimos la declaración pública suscrita por 34 diputados y 15 senadores de la nación que piden detener y transparentar el TPP. Ésta también fue firmada por los diputados electos Gabriel Boric, Maya Fernández y Giorgio Jackson; además de premios nacionales como la periodista Faride Zerán, el sociólogo Manuel Antonio Garretón, el artista Gonzalo Díaz y el poeta Raúl Zurita, entre otros múltiples representantes del mundo académico y de organizaciones de la sociedad civil.

¡Firma tú también esta petición acá!

Declaración pública: Chile debe transparentar la negociación del TPP

1. El Acuerdo Trans-Pacífico de Libre Comercio –o TPP por sus siglas en inglés– es el tratado comercial que negocian Estados Unidos, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y los latinoamericanos México, Perú y Chile, que busca crear un área de libre comercio en el Asia Pacífico, incorporando regulaciones específicas en temas tan amplios como servicios, agricultura, propiedad intelectual, empresas del Estado, inversiones, reglas de origen, competencia, trabajo y estándares medioambientales.

2. Pese a la importancia del TPP, el Gobierno ha mantenido bajo reserva los textos que se negocian y no ha explicitado los efectos políticos y económicos que podría tener para el país. Esta situación, que ha provocado reacciones desde la academia, la industria, el Congreso Nacional y la sociedad civil, merece ser revisada. El Gobierno debe transparentar la negociación e informar sobre los impactos específicos del TPP.

3. Chile ya ha suscrito tratados de libre comercio con todos los países que son parte de la negociación del TPP, lo que permite suponer que los beneficios comerciales serán nulos o marginales. Además, en los hechos, Chile está renegociando los beneficios ya obtenidos a través de otros tratados comerciales, como por ejemplo las flexibilidades regulatorias o las disposiciones sobre propiedad intelectual contempladas en el TLC con Estados Unidos.

4. El texto del capítulo sobre propiedad intelectual, filtrado por Wikileaks hace algunas semanas, muestra que los costos para Chile distan de ser marginales y nos obligarían a reabrir asuntos sobre los cuales el Congreso Nacional se ha pronunciado recientemente. Tal es el caso, por ejemplo, tratándose de las normas sobre propiedad intelectual relativas a Internet, excepciones y limitaciones al derecho de autor, derechos de los consumidores, propiedad industrial farmacéutica, etcétera.

5. El desarrollo de cualquier política pública en materia de trabajo, medio ambiente, salud, medicamentos, propiedad intelectual, Internet, libre competencia, inversiones, entre otras cubiertas por el TPP, debe ser discutido abiertamente bajo estándares de deliberación democrática y transparencia que esta negociación no tiene y debe considerarse siempre la realidad y diversidad social, cultural y económica de nuestro país.

6. El Gobierno de Chile debe respetar la división de poderes del Estado y, en ningún caso, debe ceder, cercenar ni restringir el ejercicio de la función legislativa a organismos nacionales de otros países, como proponen las normas de implementación del TPP.

7. Por último, un tratado de la magnitud del TPP debe negociarse sin apuros, con la máxima discusión pública posible y revisando exhaustivamente sus alcances e implicaciones, valorando los costos y beneficios a largo plazo, de manera de resguardar los intereses nacionales, los procesos de integración regional y las relaciones internacionales con otros socios comerciales como China, India o Brasil, que no son parte del TPP.

8. Por ello, nos sumamos al llamado que hiciera el Senado de la República en agosto de este año y solicitamos al Presidente de la República que detenga y transparente la negociación del TPP, y abra un debate público, técnico y político sobre las implicancias que dicho acuerdo podría tener para Chile.

Suscriben:

Senadores: Isabel Allende (PS), Carlos Cantero (Ind), Francisco Chahuán (RN), Camilo Escalona (PS), Guido Girardi (PPD), José Antonio Gómez (PRSD), Antonio Horvath (RN), Ricardo Lagos Weber (PPD), Juan Pablo Letelier (PS), Pedro Muñoz (PS), Alejandro Navarro (MAS), Jorge Pizarro (DC), Ximena Rincón (DC), Fulvio Rossi (PS) y Eugenio Tuma (PPD).

Diputados: Enrique Accorsi (PPD), Sergio Aguiló (IC), René Alinco
(Ind), Osvaldo Andrade (PS), Cristián Campos (PPD), Lautaro Carmona
(PC), Juan Luis Castro (PS), Eduardo Cerda (DC), Guillermo Ceroni (PPD), Alfonso De Urresti (PS), Marcelo Díaz (PS), Marcos Espinosa (PRSD), Fidel Espinoza (PS), Ramón Farías (PPD), Carolina Goic (DC), Rodrigo González (PPD), Hugo Gutiérrez (PC), Enrique Jaramillo (PPD), Carlos Abel Jarpa (PRSD), Tucapel Jiménez (PPD), Luis Lemus (PS), Fernando Meza (PRSD), Manuel Monsalve (PS), Carlos Montes (PS), Adriana Muñoz (PPD), Clemira Pacheco (PS), Denise Pascal (PS), José Pérez (PRSD), Ricardo Rincón (DC), Alberto Robles (PRSD), Marcelo Schilling (PS), Guillermo Teillier (PC), Patricio Vallespín (DC) y Ximena Vidal (PPD).

Diputados electos: Gabriel Boric (Ind), Maya Fernández (PS) y Giorgio Jackson (RD).

Sociedad civil: Enzo Abbagliati, Silvia Aguilera, Daniel Álvarez, Michael Álvarez, Manuel Baquedano, Alejandro Barros, José Luis Cárdenas, Hernán Calderón, Alberto Cerda, Miguel Crispi, Pablo Contreras, Sebastián Depolo, Álvaro Díaz, Gonzalo Díaz, Carlos Furche, Manuel Antonio Garretón, Andrea Gutiérrez, Jorge Heine, Felipe Heusser, José Huerta, Claudia Lagos, Juan Carlos Lara, Sara Larraín, Flavia Liberona, Luis Maira, Carlos Mladinic, Juan Pablo Mañalich, Salvador Millaleo, Carlos Moffat, Mané Nett, Juan Pablo Orrego, Marcela Ortiz, Patricia Peña, Paz Peña, Nicolás Rebolledo, Pablo Rodríguez Arias, Andrés Romero, Claudio Ruiz, Wilson Sanhueza, Javier Sánchez, Carolina Sepúlveda, Paulo Slachevsky, José Ignacio Stark, Mauricio Tapia, Juan Trímboli, Francisco Vera, Verónica Vukasovic, Faride Zerán, Raúl Zurita.

Francisco Chahuán (RN): es necesario que el Gobierno informe al Congreso sobre el TPP

Gran revuelo han provocado los textos que se negocian en secreto respecto al avance del Tratado Trans-Pacífico Libre Comercio, TPP, donde participa nuestro país y cuyo objetivo busca crear un área de libre comercio entre las naciones.

El pasado domingo, parlamentarios y miembros de la sociedad civil solicitaron al Gobierno transparentar la información para dar a conocer qué aspectos negocia el país.

El ex director de Relaciones Económicas Internacionales de la cancillería, Carlos Furche, afirmó en Expreso Bío Bío que el TTP implica ceder derechos de propiedad intelectual y restringe la libertad de información de internet.

Agregó que también está en riesgo la regulación y funcionamiento del Estado, nuevas aperturas y flexibilizaciones del flujo financiero, puntos que Chile ya abordó previamente con Estados Unidos en 2002, y aseguró que la negociación supondría beneficios muy marginales para el país.

El TPP, que ha sido duramente criticado en otros países del mundo como Australia e incluso Estados Unidos, tiene una dimensión política que, de acuerdo a Furche, busca posicionar a Estados Unidos en la cuenca del Asia Pacífico para contrarrestar la presencia de China.

El senador de Renovación Nacional Francisco Chahuán fue uno de los dos miembros del oficialismo, junto al senador Antonio Horvath, en solicitar al presidente Sebastián Piñera transparentar la negociación.

Chahuán señaló que pidió al Gobierno informar a la Comisión de Relaciones Exteriores de ambas Cámaras el tenor del tratado.

La próxima semana las autoridades de Gobierno se reunirán en Estados Unidos junto a las otras naciones restantes para continuar las negociaciones del Tratado Trans-Pacífico Libre Comercio.

Diez razones por las que el Gobierno de Chile debe detener las negociaciones del TPP

El Acuerdo de Asociación Transpacífico, más conocido como TPP, es un tratado de libre comercio que Chile está negociando junto a 12 países del área Pacífico. El pasado 14 de noviembre, Wikileaks filtró el capítulo de propiedad intelectual de este acuerdo, donde se confirma lo que hace años venimos diciendo: el TPP amenaza nuestros derechos.

Pero a pesar de la creciente oposición local y mundial a este tratado, el Gobierno de Sebastián Piñera está empeñado en firmarlo, dejando la tarea de ratificación (sin enmiendas) al Congreso y, si es que lo aprueba, la implementación sería responsabilidad del próximo Gobierno.

Aquí presentamos diez razones por las cuales nuestro Gobierno debería detener las negociaciones del TPP y abrir a un debate público e informado, con la participación de la sociedad civil, el sector privado y los expertos en la materia.

1. El acuerdo se está negociando de manera secreta

Salvo por algunos documentos filtrados de forma no oficial, el acuerdo se mantiene en absoluto secreto para la ciudadanía. No sabemos con seguridad qué es lo que se está negociando, ni cuáles son las posiciones que sostiene nuestro país, ni ninguno de los otros miembros.

2. El TPP amenaza nuestra nuestro derecho a la salud

No es mucho lo que se sabe sobre el TPP, pero gracias a la filtración realizada por Wikileaks, nos hemos enterado que se están discutiendo aspectos que afectarían gravemente nuestro acceso a medicamentos, haciéndolos caros y hasta potencialmente inaccesibles.

3. El TPP trae la ley SOPA a Chile

Hace un par de años, en Estados Unidos se detuvo la ley SOPA, que buscaba alterar el funcionamiento de Internet en pos de la propiedad intelectual, dándole al Gobierno de dicho país el derecho de incautar nombres de dominio, cortar medios de pago y remover contenidos de la red de manera discrecional y sin control. Ese proyecto nunca se convirtió en ley. Sin embargo, los mismos intereses que originaron SOPA persisten en el TPP.

4. Amenaza nuestro derecho a comprar e importar bienes culturales en el extranjero

En el TPP se discute implementar un nuevo “derecho de importación”, que hará imposible traer libros o bienes protegidos por propiedad intelectual desde otro país o comprarlos en alguna plataforma online, ya que estas operaciones requerirán de autorización (léase: pago) del titular de los derechos de autor.

5. Con el TPP no podremos disponer realmente de las tecnologías que compramos

El TPP busca convertir en delito el desbloqueo de los DRM o candados digitales. Si alguna vez te ha pasado que no puedes ver un DVD en tu reproductor, porque no son de la misma zona, o tu tablet no lee el e-book que compraste, es debido a estas tecnologías de control de acceso, usadas por diversas industrias para limitar el uso de dispositivos digitales. Si bien es molesto y limita tus posibilidades como propietario de un bien tecnológico, el TPP obligaría a los países a criminalizar el solo hecho de evadir los DRM.

6. El acuerdo TPP amenaza nuestra privacidad y libertad en Internet

El TPP busca convertir a los prestadores de servicios de Internet en policías de la red, que vigilen y castiguen nuestra actividad, incluso desconectándonos. Esto lo hacen obligando a los intermediarios y prestadores del servicio a colaborar con la industria de la entretención (grandes sellos discográficos y Hollywood) y, en la práctica, dándoles ellos el control de la red.

7. No ha existido real participación ciudadana en las negociaciones

Además del secreto en las negociaciones, tampoco ha existido una genuina participación de la sociedad civil, el sector privado ni de expertos independientes en la discusión. En las rondas de negociación del acuerdo, el Gobierno no ha creado ninguna instancia formal de deliberación o consulta respecto de los delicados temas que se negocian en el TPP.

8. Chile ya tiene acuerdos de libre comercio con todos los países que están negociando el TPP

El propósito principal de firmar un acuerdo de libre comercio es reducir aranceles y facilitar el intercambio comercial entre los países. Nuestro país lleva más de 20 años con una política abierta al comercio exterior y ya tiene tratados de libre comercio con todos los miembros del TPP, por lo que los beneficios de firmar el acuerdo son marginales, en el mejor de los casos. El mejor ejemplo es lo que sacrificaremos de nuestro TLC con Estados Unidos.

9. Los beneficios para el país no están claros ni constan en ninguna parte

El Gobierno no ha sido capaz de presentar un solo informe serio que señale los beneficios concretos que el TPP tiene para el país. Se ha hablado de incrementar cuotas de comercio, reglas que facilitan la acumulación de origen y otros beneficios potenciales, pero los expertos señalan que, en el mejor de los casos, son marginales en comparación a los perjuicios que acarrearía la firma del TPP.

10. Ni dentro de Estados Unidos –el país que empuja el acuerdo– existe consenso para firmar el TPP

Ni siquiera dentro de Estados Unidos existe apoyo transversal al TPP, más allá de las grandes empresas multinacionales. Veintidós senadores republicanos y 151 diputados demócratas enviaron cartas al presidente Barack Obama,  indicándole que no autorizarían una “Vía Rápida” para negociar el acuerdo sin ser consultados previamente. Esto hace muy poco probable que incluso Estados Unidos, el país que presiona los puntos más polémicos del acuerdo, pueda firmar el TPP. ¿Por qué entonces debería firmarlo Chile?

Si estás de acuerdo, firma ahora contra el TPP.

Estamos convencidos que hoy es el momento político para detenerlo.

Campaña de ONG Derechos Digitales: Detengan las negociaciones del TPP y abran el acuerdo al debate público.

La última filtración del TPP confirma todo lo que temíamos: este es un acuerdo que daña nuestros derechos. ¡Firma para detenerlo!

Razones por que el TPP nos afecta:

a) LA NEGOCIACIÓN ES SECRETA

Los términos del acuerdo están siendo llevados en secreto. Las filtraciones del capítulo de propiedad intelectual nos han permitido confirmar que dos años después de la primera filtración de este capítulo el lobby de la industria farmacéutica y del entretenimiento, que siguen dictando los términos del acuerdo, perjudicando nuestros derechos. Infórmate más en TPP Abierto.

b) ATENTA CONTRA NUESTROS DERECHOS CIUDADANOS

Con el TPP se ven afectados derechos como: el acceso a la salud de los ciudadanos, nuestros derechos digitales, nuestro acceso a la cultura como también nuestros derechos como consumidores. Infórmate más en TPP Abierto

c) NO ES UN ACUERDO DE MUTUO BENEFICIO

Tal como está, el TPP es una herramienta de los países más poderosos para imponer condiciones abusivas a los países más pobres de la negociación, como los latinoamericanos. Infórmate más en TPP Abierto

AYÚDANOS A COMPARTIR

Difunde esta campaña a través de redes sociales

Para:

Negociadores del TPP
Las revelaciones hasta ahora sobre el contenido del TPP, un acuerdo que está siendo negociado en secreto por este gobierno, confirman que el mismo afecta nuestros derechos de una manera desproporcionada en favor de diversas industrias e intereses privados.

Frente a ello, escribo para pedir formalmente que se detengan de inmediato las negociaciones del este acuerdo mientras no se realice un debate democrático, abierto y de cara a la ciudadanía y expertos sobre su contenido y alcances.

Atentamente,

[Su nombre]

DEJA UNA RESPUESTA