Aunque Usted No lo Crea: Gobierno le Da la Pasada al Aumento de la Edad de Jubilación

0
271

Las autoridades de gobierno, encabezadas por la Ministra del Trabajo, Javiera Blanco, y la Superintendenta de AFP, Tamara Agnic, reconocieron en un seminario de la Amcham, en septiembre de 2014, que una de las principales propuestas para mejorar el monto de las pensiones en Chile es aumentar la edad legal de jubilación de los trabajadores, “como una manera de compensar las mayores expectativas de vida de la población”. Las cosas por su nombre: en lugar de avanzar en medidas que apunten a la desprivatización del sistema de pensiones, como por ejemplo, rebajar las comisiones de las AFP, lo que se hace es abroquelar la privatización.

 

En un seminario realizado por Amcham, el 2 de septiembre de 2014, Agnic afirmó que: “El hecho de que estemos viviendo más y que está la posibilidad ya casi cierta de que la edad de jubilación se extienda, también hay una responsabilidad de parte de los empleadores al sistema”.

“No sacamos nada con extender la edad de jubilación si no hay trabajos para mujeres mayores de 60 años u hombres mayores de 65. Entonces la responsabilidad no está solo en el sistema de pensiones, quiero insistir, sino que está en el conjunto de la sociedad” agrego.

En ese contexto, la autoridad fiscalizadora reconoció que “estos temas son extremadamente complejos de comprender; a lo mejor en este espacio donde estamos gente que entiende un poco más o hay gente más educada, a lo mejor es más fácil entender cuáles son las exigencias mínimas que le podemos poner al sistema de pensiones , pero para un operario, para una trabajadora de casa particular no es sencillo entender, por ejemplo, el tema de los multifondos, que su pensión va a rentar 4% o 5%, o que está sujeta a los vaivenes de las condiciones internacionales, eso no es fácil de transmitir”.

Minutos antes, al inaugurar las exposiciones en Amcham, la propia Ministra del Trabajo y Previsión Social, Javiera Blanco, reconoció que en el gobierno estaban atentos a las propuestas que realice la comisión de reforma previsional (o Comisión Bravo) en cuanto al “aporte de los empleadores (a los fondos de pensiones), aumentar la cotización (hoy del 10% de la remuneración) y elevar la edad” de jubilación.

“Claramente el hecho de que los chilenos estemos viviendo más y el mundo en general esté viviendo mucho más nos impone un desafío no menor, que es incorporar esa variable en el sistema actualmente vigente”.

En ese plano, Agnic anticipó que la Superintendencia de Pensiones junto con la de Valores y Seguros (SVS) solicitaron asistencia técnica de la OCDE “para un trabajo en conjunto para actualizar las tablas de mortalidad y eso claramente va a tener un impacto en las pensiones”.

Las tablas de mortalidad se utilizan para calcular el monto de las pensiones (rentas vitalicias o retiro programado), por cuanto incorporan las expectativas de vida que tienen hombres y mujeres. Mientras mayores son esas expectativas, sus fondos deben financiar una pensión por más años y ello impacta el monto de dicha jubilación.

Al respecto, Agnic agregó que en Chile ya existe un claro desfase entre la edad legal de jubilación: 60 años las mujeres y 65 años los hombres, por cuanto en la práctica “las mujeres se están pensionando después (…) a los 62 años, lo que es un indicador de que ya hay conciencia que el número de años que han cotizado no es suficiente. En el caso de los hombres, en vez de jubilar a los 65 lo están haciendo a los 66 años”.

En total sintonía con los dueños del capital, es decir, de las AFP, la autoridad encargada de supervisarlas, la misma que le dio la pasada a la tramposa fusión de Cuprum y Argentum, ambas del grupo Principal, que le costó US$ 350 millones al fisco, se permite ironizar con la supuesta ignorancia de un operario o trabajadora de casa particular, acerca de los “beneficios” de los multifondos, que no es otra cosa que aumentar el ahorro forzoso que el Estado obliga a los trabajadores, para abultar la falquitrera de los dueños del capital.

La señora Agnic, una típica tecnócrata neoliberal, se niega sistemáticamente a entrar al fondo del asunto: en un sistema de reparto, el aumento del promedio de edad de las personas, que teóricamente debería ser una bendición del progreso, es del todo irrelevante, porque los trabajadores activos financian a los pasivos; donde a mayor desarrollo, menor problema para financiar el retiro de los que le rindieron una vida al trabajo. No como en el actual ahorro forzoso que se le impone a los trabajadores, que termina alimentando la insaciable acumulación del capital.

A ver si mantiene esa arrogancia con alguien que la supera por lejos, es decir, el Premio Nóbel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, quien le colocó la lápida al sistema de AFP:

“El sistema de AFP genera poca cobertura, mala seguridad en la jubilación y valores mínimos de pensiones”.

“A pesar que toda la sociedad está pagando este enorme costo, aquí el que gana, ciertamente, es el sector financiero. Esto simplemente ha realzado el ingreso al sistema financiero en ese país y esto es un juego con una suma negativa. Esto es una enorme pérdida para la sociedad. Es muy importante alejarse del segundo pilar que se refiere al sistema privado”.

DEJA UNA RESPUESTA